Portal informativo de análisis político y social

LAS REDES SOCIALES REVOLUCIONAN AL MUNDO

LAS REDES SOCIALES REVOLUCIONAN AL MUNDO

May 29, 2011

La redes sociales de Internet son un reto para todos los habitantes del planeta, ya que son espacios públicos, vitrinas en las que la gente, gobiernos, empresas y marcas se están exponiendo y mostrando lo bueno o malo que tienen. Se han convertido en espacios para la conversación y el diálogo. Es importante que todos nos demos cuenta del creciente valor social que estos espacios están teniendo (por ejemplo las revueltas en los países árabes y las protestas del 15M en España).

Cada vez más personas ingresan allí a compartir ideas, sentimientos, esperanzas, información, chismes, datos, etcétera. Además, están los movimientos ciudadanos que necesitan protestar y usan esos espacios. En el caso de las empresas las críticas y los comentarios en las redes sociales ayudan a generar un mejor producto, no sólo para presumirlo en los comerciales o a los medios de comunicación, sino una verdadera mejora. Las empresas de servicios generan mucho interés en redes porque la gente siempre quiere tener un mejor servicio.

Algunas compañías ya están respondiendo más rápido las quejas por su Facebook. Cuando se hace algo así, se gana el aprecio de la audiencia. Un error es poner la marca en manos de una persona inexperta en el uso de redes sociales (Twitter, Facebook), con tal de pagar menos, el típico caso del dueño de la empresa que le encarga los asuntos de Internet al hijo o el sobrino. No se dan cuenta de que ponen en juego su prestigio como institución o empresa.

Otro aspecto es que no se respondan los comentarios de la audiencia a las quejas, y se ignore al público. Si se entra en las redes sociales, hay que tener claro que no es sólo para que se luzca lo bueno que se hace. Tienes que conversar y escuchar lo que dicen. La gente quiere pedir y cuestionar más, y hay que estar atentos a ello.

Cada vez más personas ingresan allí a compartir ideas, sentimientos, esperanzas, información, chismes, datos, etcétera

Y como simple ciudadano una persona tiene que entender que las redes sociales son espacios públicos y que todo lo que se publique puede ser usado en su contra. Si coloca información que no es adecuada, va a tener problemas. Hay que ser consciente de lo que va a publicar: que sea algo que puede sustentar.

Si desea convertirse en un usuario confiable y tener éxito, las reglas son relativas. Sin embargo, la comunidad en redes aprecia los contenidos de valor. Si ofreces información importante, confiable, auténtica y útil, entonces te vas a convertir en un usuario de referencia y la gente empieza a entender que eres una persona de fiar. Ya pasó la etapa en que las redes eran simplemente sólo entretenimiento. Ahora se están usando de manera profesional y los profesionales le deben dar ese valor.

 

Las revoluciones populares no las hace Facebook: Mark Zuckerber

El único tipo en camiseta de toda una sala de la reunión del G8 en Francia la semana pasada era él: Mark Zuckerberg, de 27 años, multimillonario, creador de la empresa más exitosa de los últimos tiempos, con más de 500 millones de seguidores.

Horas antes había visitado a Nicolas Sarkozy en el Palacio del Elíseo con traje y corbata, pero después clausuró el congreso que ha reunido en París a destacadas figuras de Internet, el eG-8, como anda siempre, con la camiseta verde y el pantalón de mezclilla, explicando con aparente franqueza que lo único que quería al concebir Facebook era poner en contacto a la gente que tenía alrededor con la gente que tenía cerca.

Zuckerberg cerró dos jornadas de discusión sobre Internet que terminaron con un puñado de conclusiones que los organizadores enviarán a los líderes de los países más poderosos del mundo, el G8 (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Inglaterra, Italia, Japón y Rusia). Entre lo que piden están nuevas medidas de protección a los derechos de propiedad intelectual, para luchar mejor contra la violación de la intimidad o contra la pederastia. Una delegación especial será la encargada de elaborar y hacer llegar estas recomendaciones. Está compuesta, entre otros, por Eric Schmidt, presidente de Google y el propio Zuckerberg.

Él se encargó de cerrar el congreso. La sala se encontraba repleta, todo el mundo quería ver de cerca al inventor de la amistad a distancia. Maurice Lévy, presidente de Publicis, uno de los grupos publicitarios más importantes del mundo y organizador del eG-8, le preguntó: “¿Cuál es el secreto de Facebook?”. A juicio de su creador, la mayor red social del planeta, creada hace siete años, se basa en dos cosas: “La posibilidad de que se pueda compartir cosas con tus amigos y el hecho de que la identidad de la gente que entra en Facebook es real. Hay otros sitios en Internet donde uno puede adquirir una identidad ficticia. Pero el secreto de Facebook es que prima la identidad real”. Zuckerberg insistió varias veces en que “no es biográfico” el retrato áspero que hace de él la reciente y célebre película “La red social”, del director David Fincher. Y se mostró simpático y ocurrente: “Es un honor venir aquí a discutir sobre estas cosas de Internet. Las revoluciones árabes recientes no han existido gracias a Facebook. Pensar eso sería arrogante e irreal. Se han dado porque la gente de allí se ha hecho con las riendas de su destino. Aunque Internet ha ayudado, claro”.

Para explicar el origen de su revolucionaria idea, Zuckerberg recordó que en la universidad cursaba informática y psicología y que Facebook obedece a una mezcla de las dos disciplinas que le interesaban de estudiante. No olvidó su faceta de empresario. Y advirtió a los participantes en la charla, muchos empresarios o aspirantes a empresarios en el mundo digital, que Internet es el feroz campo de la más dura competencia, donde sobrevive sólo el mejor.

 

E-mail: barrosromo@gmail.com