Portal informativo de análisis político y social

LECCIONES DE LAS ELECCIONES

LECCIONES DE LAS ELECCIONES

Jul 16, 2011

Pasan ya más de 15 días de las elecciones de los Estados de México, Coahuila, Hidalgo y Nayarit, que dejaron lecciones muy importantes para todos los partidos y para el Gobierno Federal; en estas líneas, de manera rápida, trataré de desmenuzar los puntos que considero más importantes. ¿Quién gana y quién pierde? Parece obvia la pregunta, pero los grandes ganadores sin duda son la dupla Moreira-Peña Nieto, ganando sus respectivas elecciones con alrededor del 60 por ciento de los votos, una mayoría que no veíamos desde los tiempos del partido único en el país; una victoria contundente e irrefutable; por el lado contrario, los grandes perdedores, son en ese orden, el Presidente Calderón, el PAN y el PRD.

 

No se puede dejar fuera de este análisis la figura de Andrés Manuel López Obrador, quien supone que gana ante la estrepitosa derrota del PAN y se asume como la única posibilidad real de enfrentar a Enrique Peña Nieto; grave error el del tabasqueño, que a lo único que se acerca es a una dolorosa derrota en donde en ninguna circunstancia sacará más del 30 por ciento de los votos; sin embargo lo seguiremos escuchando, con la teoría del complot como añejo discurso desde hace cinco años, que más allá de que tenga razón o no, lo lastimoso es que no supere el tema y busque crear consensos en lugar de asumirse como el “salvador” del país.

 

Recuerdo claramente cómo, ufano y soberbio, gritaba a los cuatro vientos que Alejandro Encinas ganaría la elección de Estado de México, cuando por fin logró romper la alianza entre el PAN y el PRD en la que el propio Encinas sería el candidato, y que él era el único responsable si perdían la elección, como de costumbre, se escondió en su repetitivo discurso sin asumir su propia responsabilidad.

 

Nadie puede negar que al día de hoy el PRI, por sí mismo, ronda el 50 por ciento de los posibles votos en casi todo México; vuelven por sus fueros, por las omisiones, y el hasta hoy fracaso de la guerra contra el crimen organizado, que nos deja ya hoy algo así como cincuenta mil muertos con nombre y apellido, sin que se vea a corto plazo la luz al final del túnel; sin duda el PAN corre un gran peligro frente a la siguiente elección, además de no tener de manera clara un precandidato que despunte, así como un partido fraccionado severamente en su interior, en donde al Presidente parece que se le va de las manos la elección del abanderado albiazul.

 

Tarde se vuelven a dar cuenta los Chuchos de la trampa de AMLO y la izquierda vuelve a quedar dividida y confrontada. De tal manera el PRI pavimenta su regreso, y poco hay que reclamar en el tema, más allá de las acusaciones de la elección de Estado, con las actuales reglas y a pesar de los excesos de poder, tienen la mayoría electoral.

 

Pero el regreso del PRI no es lo grave, lo grave es que ante el desgaste del PAN y la división del PRD, éstos sean incapaces de generar una opción consensada para enfrentar la elección presidencial; independientemente de las diferencias ideológicas, lo que la nación necesita urgentemente es un acuerdo que permita enfrentar en lo inmediato los grandes retos; lo ideal sería un acuerdo tripartita, pero en este momento el que es posible sólo puede transitar por las voluntades del PAN y del PRD; hay que atender lo importante y urgente, el tiempo para las diferencias ideológicas podrá venir después, el interés nacional debe de ser primero.

 

Nombres los hay, sin embargo el que creo que menos polarizaría sin duda es el del ex rector de la UNAM, el psiquiatra Juan Ramón de la Fuente; coincidencias de la vida, pero vaya que necesitamos salud mental en este momento. Esta es la real alternativa de competencia que tienen el PAN y el PRD para enfrentar a la aplanadora priísta; nos queda pendiente el análisis sobre los que por diversos motivos no acuden a votar.

 

E-mail: vicente_viveros@mexico.com

@pviveros en twitter