Portal informativo de análisis político y social

Los Hombres del Poder: Anaya: ¿Lengua larga y cola corta?

Los Hombres del Poder: Anaya: ¿Lengua larga y cola corta?

Oct 15, 2017

Por Gabriel Ibarra Bourjac //

Por lo sucesos políticos que se han registrado durante el décimo mes del presente año y que han sacudido la estructura del Partido Acción Nacional, se advierte que el escenario político rumbo a la elección del 2018 no está claro, sino todo lo contrario.

La ruptura total de Margarita Zavala y el calderonismo con el presidente nacional del PAN, Ricardo Anaya, significa un duro golpe para el proyecto del político queretano y el llamado Frente Ciudadano por México que éste creó como plataforma para su proyecto presidencial.

Como estratega político, Ricardo Anaya no tuvo la capacidad de conciliar al interior del PAN. Tal vez no quiso hacerlo y prefirió quedarse con lo que supuso sería todo el pastel. Tal vez la supremacía que logró en el PAN, haciendo a un lado al calderonismo, lo llevó a convertirse en un presidente fuerte, pero también lo llevó a caer en el pecado de la soberbia, muy sobrado, que vino a limitarle la visión del bosque.

¿Será Margarita Zavala la piedra en el zapato que le impida a Ricardo Anaya convertirse en el futuro Presidente de México? ¿Será el error que signifique su gran descalabro político y de paso le ponga freno al frente que se proyectaba como el gran proyecto para derrotar a Andrés Manuel López Obrador en el 2018?

La respuesta aún no la tenemos, pero podemos visualizar que Margarita Zavala, quien era el cuadro mejor posicionado del panismo en el contexto político-electoral nacional, le merma al Partido Acción Nacional si participa como candidata presidencial independiente, proceso que ya está en marcha, porque los puntos que logre Margarita, se los quitará al PAN y al frente, creado para construir la empresa de conquista de la Presidencia de México en el 2018.

LOS AGRAVIOS A CALDERÓN

A la luz de los sucesos que se han venido decantando en el PAN, después de que Felipe Calderón dejó la presidencia de México, son los saldos de la lucha descarnada por el poder, que es lo que vive el PAN.

Por un lado Acción tiene a un dirigente joven, muy pragmático que ha sido muy hábil para tomar su control, con alianzas de coyuntura, siguiendo el consejo de Maquiavelo al Príncipe de que “el fin justifica los medios”. Y en ese proyecto, Anaya se fue empoderando, donde muchos le dieron la mano, lo apoyaron, porque vieron en él a un proyecto político joven, fresco y con una visión moderna de la política. En esa lista están los ex gobernadores panistas Rafael Moreno Valle y Guillermo Padrés, quienes fueron sus financieros.

El propio Felipe Calderón fue de los que le vieron ese talento y lo invitó a formar parte de su gobierno como Subsecretario de Planeación turística de la Secretaría de Turismo del Gobierno Federal y luego lo impulsaría a que formara parte de la lista de candidatos a diputados federales plurinominales de San Lázaro del 2012 al 2015.

ALIANZA CON MADERO

Durante el sexenio que gobernó el país, el Presidente Felipe Calderón, fue también el jefe máximo del PAN. A Manuel Espino lo sacó con excesiva rudeza al obligarlo a renunciar antes de que concluyera el periodo estatutario para el que había sido electo. Y dos calderonistas, dos exsecretarios particulares del Presidente, fueron llevados a dirigir al PAN, los dos paisanos oriundos de Michoacán: Germán Martínez y César Nava.

Nava dejaría la presidencia del PAN y en la renovación sería derrotado el candidato de Calderón, Roberto Gil Zuarth, quien también había sido su secretario particular. El chihuahuense Gustavo Madero le ganó la partida, cuando languidecía el sexenio.

Calderón en su calidad de jefe máximo del panismo se despachó con la cuchara grande en la postulación de candidatos pluris, principalmente en la lista de senadores, así como ayudó a panistas dejó también agravios y se los cobraron en la primera oportunidad. A Felipe le pegaron donde más le dolía y le duele: impedir que Margarita fuera candidata a diputada plurinominal. Madero junto a Anaya que era su secretario general, le cerraron el paso a la esposa del ex presidente a la Cámara de Diputados.

Diríamos que aquello fue una afrenta producto de una rudeza innecesaria. Después Anaya asumiría la presidencia del PAN –cuando Gustavo Madero solicitó licencia para encabezar la lista de candidatos a diputados de representación proporcional de Acción Nacional en las elecciones del 2015- y es la Comisión Permanente del mismo la que lo designa presidente nacional del PAN, quien se desempeñaba como secretario general.

¿ANAYA, SUPERARÁ EL VENDAVAL?

Ricardo Anaya encabeza por decisión propia la guerra de su vida y no es para menos. Está en juego la Presidencia de México y todo lo que ello significa. Muchos y poderosos intereses están en juego y que incidirán en esta disputa política. ¿Hacia qué lado se inclinarán los intereses? ¿Se la jugarán con Anaya y su frente con aliados como La Barrales y Dante Delgado? ¿Les inspira confianza un joven impetuoso y ambicioso como Anaya o será José Antonio Meade su carta?

Porque el capital no estará con López Obrador. Seguramente la guerra será muy cruenta y habrá ver el grado de fortaleza del joven queretano, que ha mostrado tener una lengua muy larga, pero también parece que la cola no la puede esconder.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com