Portal informativo de análisis político y social

LOS HOMBRES DEL PODER | Castañeda y los independientes

LOS HOMBRES DEL PODER | Castañeda y los independientes

Abr 16, 2016

Los escenarios políticos nacionales y la lucha por el poder en el 2018 se torna interesante, sobran las interrogantes y faltan las respuestas, sobre las sorpresas que podríamos vivir, cuando el sistema de partidos estará sometido a prueba ante el accionar de los llamados «candidatos ciudadanos o independientes», cómo se venden estos en sociedad, donde destaca el activismo del siempre hiperactivo Jorge G. Castañeda.

A Castañeda Gutman hay que ponerle atención. Conoce los laberintos del poder y sabe dónde está también su epicentro mundial. A finales del pasado milenio, Castañeda mucho tuvo que ver en la salida del PRI de Los Pinos al convertir a Vicente Fox en el instrumento de esa alternancia política por medio del Grupo San Ángel, donde se aglutinaron grupos y personajes antagónicos al gobierno priista y se unieron en una cruzada nacional que a la postre culminó con la salida del Revolucionario Institucional de Los Pinos con la victoria electoral de Vicente Fox.

Castañeda tuvo sus tres años de miel como canciller que le permitió despachar en la oficina donde su señor padre, Jorge Castañeda de la Rosa, había sido su inquilino en los tiempos del presidente José López Portillo, cuando su hijo servía de interlocutor entre la Cancillería Mexicana y los grupos rebeldes en la construcción de procesos y acuerdos de paz en los conflictos de Centroamérica.

Antes y desde su juventud Castañeda había abrazado las ideas comunistas, fue miembro de aquel partido, pero su extremada independencia y autonomía de criterio chocaron con las mentalidades sectarias y cerradas que tanto abundaban.

Luego Castañeda actuaría como un intelectual crítico del sistema político mexicano, se convertiría en un personaje sumamente controvertido y destacaría por sus libros como el de «La herencia, arqueología de la sucesión presidencial en México», una obra que ayudó a entender cómo eran, cómo piensan y cómo actuaban (y actúan) los políticos del viejo sistema.

Castañeda, junto con Adolfo Aguilar Zínzer (su compañero de lucha con el que rompería cuando llegaron al poder con Vicente Fox), lograron unir un frente común contra el PRI y su sistema, que cuajó. Después de estar dentro del gobierno foxista, se separa e inicia una lucha por ser candidato presidencial por la vía independiente, al margen de los partidos políticos. Aquello no le funcionó. No pudo estar en la boleta electoral del 2006.

 

Por una agenda ciudadana

Ahora recorre el país presentando su libro más reciente «Solo así: por una agenda ciudadana independiente», cuya lucha es unificar a estos aspirantes a la presidencia de México por la vía distinta a la de los partidos políticos. Castañeda ha dicho que en tres meses tomará la decisión si se lanza a la carrera presidencial o apoya a otro candidato que tenga mayores posibilidades de obtener un mejor resultado.

 

Contra el sistema de partidos

Es muy cierto que existe un hartazgo de los ciudadanos hacia los partidos políticos y sus partidocracias dominantes por sus excesos y abusos que cometen desde el control del gobierno, con las complicidades que permiten que la corrupción tenga extraordinaria fortaleza amparados en la impunidad, lo que hace cimbrar el pacto social que le da sustento al Estado, por la ineficacia de los gobiernos frente al accionar del crimen organizado.

Castañeda recorre el país y participa en reuniones con empresarios y académicos de universidades, principalmente, presentando su proyecto de los independientes, declarándole la guerra a los partidos políticos. Si hace 16 años logró que su lucha culminara con la alternancia en el gobierno, qué resultados podemos esperar de este nuevo capítulo político en la vida de Castañeda.

Castañeda es un hombre del poder, formado en sus entrañas. Difícilmente, como lo ha argumentado el periodista Jorge Zepeda Paterson, Castañeda puede ser considerado como «candidato ciudadano», cuando ha pasado por los partidos políticos, al igual que Jaime Rodríguez «El Bronco», Margarita Zavala o Manuel Clouthier Carrillo, quienes han levantado la mano y expresar su deseo de ser candidatos presidenciales.

Sin embargo, Castañeda es un hombre de ideas que a diferencia de la mayor parte de los intelectuales, le gusta ir a la acción, asumiendo este tipo de retos que le producen adrenalina, cuando visita las ciudades y los medios se pelean por publicar sus declaraciones antigobierno, antipartidos y que ahora nos vende como panacea la línea de los independientes y los candidatos ciudadanos que aunque hayan participado en los partidos políticos, por el hecho de separarse, «ya están purificados».

No creo que los independientes sean la solución a los problemas que vive México que es mucho más de fondo, pero cuando menos nos entretendremos con estos personajes que saltan a la palestra y que le ponen sabor a la contienda política.

Los independientes sí tienen mercado, mientras que las partidocracias tienen creciente rechazo entre los ciudadanos, como quedó demostrado con el triunfo de «El Bronco» en Monterrey al noquear a los partidos políticos.

Pienso que aún las condiciones no están dadas en México para que se le quite el control del gobierno a los partidos políticos, pero todo puede suceder. El 2018 ya está cerca y la lucha ha empezado con el activismo de Jorge Castañeda, ave de tempestades.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjqac@gmail.com