Portal informativo de análisis político y social

Los Hombres del Poder: Choque de López Obrador con gobernadores

Los Hombres del Poder: Choque de López Obrador con gobernadores

Nov 25, 2018

Compartir en redes sociales:
  • 13
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    13
    Shares

Por Gabriel Ibarra Bourjac //

Lo que no habíamos presenciado hoy se está viviendo, como es el choque de gobernadores con el futuro Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Le reprochan el nombramiento de los llamados “super delegados” y la militarización de la seguridad nacional al decidir mantener al Ejército en las calles por tiempo indefinido, sin tomar en cuenta la voz de los estados y sus municipios.

Desde Jalisco el gobernador electo, Enrique Alfaro, fue el primero en elevar la voz para exigirle a López Obrador respeto a la soberanía del Estado, enarbolando la bandera de defensa del federalismo al dar en este contexto el primer paso para su carrera presidencial del 2024.

Desde la plaza de Los Jaliscienses Ilustres, Alfaro dirigió su primer manifiesto contra las políticas que instrumenta López Obrador, con el respaldo de las fuerzas políticas y empresariales de la localidad (representantes de seis partidos lo acompañaron, incluyendo PAN y PRI), para protestar por la que considera violación al Pacto Federal que se pretende realizar.

Trascendió que Alfaro se adelantó al comunicado de los gobernadores panistas al tener conocimiento un día antes que se publicaría un desplegado en los medios nacionales, para así llevar la voz cantante como el líder regional de un movimiento por el respeto al Federalismo contra las políticas “centralistas e impositivas” de López Obrador que atentan contra el Pacto Federal.

Alfaro de la misma forma hizo hincapié que la figura de “los super delegados” es contraria al Pacto Federal, rechazando el supuesto “perdón y olvido a corruptos” que ofreció López Obrador.

Llama también la atención que en el marco de la inauguración de la FIL Guadalajara 2018 su presidente y jefe del Grupo Universidad, Raúl Padilla López, hizo causa común con Alfaro, al advertir los peligros que supone “el volver a levantar pirámides políticas que tantos años y tanto esfuerzo civil costó echar abajo”, esto es, el autoritarismo.

A López Obrador le critican que pretenda convertirse en un Presidente que impone su voluntad sin considerar la voz y el sentir de las localidades. En el caso de la participación de las Fuerzas Armadas en materia de seguridad, le dicen al tabasqueño que la función de los militares en este campo “no es de primer respondiente, sino el último recurso del Estado para preservarse, pues los primeros en responder son los gobernadores por haber sido votados para velar por la tranquilidad de sus entidades”.

LA RESPUESTA DE LÓPEZ OBRADOR

¿Y cuál es la respuesta a la inconformidad de los gobernadores de López Obrador? Primero fue Yeidckol Polevnsky la que le respondió al Gobernador electo de Jalisco desde Guadalajara al señalarle su desconocimiento del verdadero propósito de los proyectos del próximo Presidente de México, refutando que el nombramiento de los delegados federales vulnere el federalismo, ya que “son delegados federales que dependen de la federación”, y que vienen a sustituir a 50 o 70 que existían anteriormente y que costaba muchísimo dinero, en tanto que los delegados como secretarios técnicos tomarán nota y los acuerdos que se dictaminen en la mesa de seguridad para darle seguimiento a los resultados.

López Obrador sobre las inconformidades de los gobernadores, les dice que son libres de manifestarse, habrá respeto a la legalidad, un auténtico Estado de Derecho, pero que no cederá, no habrá trato especial, ni presupuesto especial para nadie, a cambio de que se queden callados, de que no critiquen al gobierno. “No habrá moches”, les dice, lo que significa que los 20 millones de pesos que recibía cada diputado federal para obras y que significaban 10 mil millones de pesos anuales, se eliminan.

Esta expresión lo dice todo: “No es que ahora los gobernadores estén protestando o presionando para ver si los llamamos, los sentamos a negociar y que tengan ellos presupuestos extraordinarios. No. Eso se acabó. Ya no hay esos acuerdos, esas transas que se hacían. Eso, yo creo que los trae nerviosos, porque no ha habido esos acuerdos, ni los habrá”.

VIENEN TIEMPOS DIFÍCILES

De la confrontación mediática y política entre gobernadores y el Presidente, sigue la lucha jurídica y la controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación. “No me dejaré chantajear por nadie, el amo es el pueblo”, precisó López Obrador y expresa estar de acuerdo en que los inconformes con sus decisiones acudan a los tribunales y será el Poder Judicial el que resuelva y será respetuoso de las decisiones que tome.

Y por si no quedó claro lo que hará, les dice a los gobernadores inconformes: “Es que hay que acostumbrarse a que ya se acabó el régimen antidemocrático, autoritario, se acabó el régimen corrupto, hay que avisarles”.

Y remarcó: “Hay diálogo, pero no voy a ser rehén de nadie, no voy a dejarme chantajear por nadie. Yo nomás tengo un amo y un mandato. El amo es el pueblo de México, el mandato que me dio el pueblo es acabar con la corrupción, y voy a cumplir”.

Vienen, pues, tiempos de confrontación. Hay un juego de vencidas y será la Suprema Corte el árbitro en estas controversias. Son nuevos tiempos. López Obrador no es ni Peña Nieto, ni Calderón ni Fox. Será un Presidente duro que ha decidido enfrentarse al poder de los gobernadores a los que les acotará su poder. Los “super delegados” van, quieran o no los gobernadores.

 


Compartir en redes sociales:
  • 13
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    13
    Shares
468 ad