Portal informativo de análisis político y social

Los Hombres del Poder: Colapsa el nuevo modelo de Justicia

Los Hombres del Poder: Colapsa el nuevo modelo de Justicia

Abr 29, 2017

Por Gabriel Ibarra Bourjac //

EL TEMA DE LA SEGURIDAD Y DE LA JUSTICIA VAN LIGADOS Y TOMADOS DE LA MANO. DESDE EL 2008 A NIVEL FEDERAL SE INICIÓ EL PROCESO DE TRANSFORMACIÓN DE LA IMPARTICIÓN DE JUSTICIA, CON LA INSTRUMENTACIÓN DE UN NUEVO MODELO ACUSATORIO BASADO EN LA PRESUNCIÓN DE INOCENCIA, QUE VENDRÍA A SUSTITUIR AL VIEJO MODELO DEL SISTEMA INQUISITIVO MIXTO.

El gran reto de la justicia es que esta sea rápida y expedita, porque si no es rápida ni expedita no es justicia.

El nuevo modelo de justicia podría sintetizarse de que «se es inocente hasta que se demuestre lo contrario», no basta, pues, una acusación, sino que se tienen que presentar pruebas, que es precisamente la presunción de inocencia.

En el viejo modelo era común que el ministerio público detuviera para investigar, en vez de investigar para detener, y ello traía por consecuencia que un buen número de personas inocentes estuvieran privados de la libertad por la fabricación de delitos como se podía dar como resultado de venganzas, no tenías que demostrar nada, sólo se acusaba, te detenían y allí podrías estar 9 meses o más tiempo, mientras se desahogaban las pruebas para establecer tu grado de culpabilidad en el delito que te fincaban.

En el nuevo modelo la prisión preventiva es la excepción, sólo cuando se trate de delitos graves, al prevalecer el espíritu de la presunción de inocencia, toda vez que se busca una cultura jurídica de justicia en libertad.

En el sistema acusatorio (juicios orales) las audiencias son públicas, con presencia del juez y de las partes que intervienen en el proceso.

DESDE FELIPE CALDERÓN

Si bien durante el gobierno del presidente Felipe Calderón se impulsó el nuevo sistema de justicia, por ley se determinó que se tendría un plazo de 8 años para su ejecución. Sin embargo, en Jalisco el gobierno que encabezó el frívolo de Emilio González Márquez, simplemente pateó el bote y no se hizo lo que le correspondía, dejando en su sucesor a que hiciera la tarea que a este le tocaba.

Y así el nuevo gobierno que encabezó a partir del 2013 Aristóteles Sandoval se vio en la necesidad de meter el acelerador para que Jalisco cumpliera con el acuerdo nacional y la ley de cambiar su sistema de justicia. Obvio que no es lo mismo construir una casa con sus cimientos, pilares y toda la sustentación que le dé fortaleza, en un plazo de seis meses que de un año, por citar un ejemplo.

Y en esas condiciones el reloj marcó la hora de que se tendría que cambiar de modelo de justicia que sería a mediados de 2016 y la infraestructura que se tuvo ocho años para construir, la falta de responsabilidad del anterior gobierno no permitió que se hubieran cuando menos construido los cimientos de la que sería la nueva casa de la justicia, entonces se tuvo que meterle velocidad y hacer las cosas en el último momento, como es tan característico en nuestro país.

Hoy la queja generalizada es que la delincuencia es la mayor beneficiada con este nuevo modelo adversarial acusatorio que dicen no funciona, porque los delincuentes están libres ya que han bajado drásticamente las acusaciones de presuntos delincuentes ante las autoridades judiciales.

IGNORANCIA Y MEZQUINDAD

A esta problemática de no haber hecho las cosas en tiempo y forma que implicó todo el cambio jurídico, la capacitación de todos los involucrados (policías, ministerios públicos, jueces y funcionarios del Poder Judicial), se ha dado la miseria humana de la mezquindad de algunos actores políticos nefastos que obstaculizan y hacen su aportación para que las cosas empeoren como algunos comisarios enfermos de odio y hambrientos de poder.

El investigador y especialista en estos temas, doctor Guillermo Zepeda Lecuona, ha señalado las inconsistencias que tiene el nuevo modelo de justicia, pero considera que es perfectible, se le deben hacer adecuaciones para que este pueda ser efectivo y cita lo que está sucediendo con el Ministerio Público cuando el primer respondiente, el policía, no está realizando su tarea por una serie de razones y ello provoca que baje el número de denuncias ante el MP, cuando la policía, que es el primer respondiente en este nuevo modelo, prefiere, en no pocos casos, que otras autoridades detengan al supuesto infractor, porque hacerlo ellos implica llenar un formato de ocho cuartillas que requiere entre 4 y 6 horas de tu tiempo, y si detienes a alguien y vas de salida, pues prácticamente te arruina tu descanso.

«Se ha desplomado la capacidad de esclarecimiento con el nuevo sistema, una mezcla de pereza, falta de capacitación y pánico a la sala de audiencias han hecho que el Ministerio Público pase de una de por sí pésima efectividad de 13% al 5%, al 5.9 también de efectividad, solo 5.9 se denuncian, solo 5.9 se resuelven (…) llega entonces el .25 a la sala de audiencias, ahí pareciera que como ha bajado tanto la carga de trabajo podríamos empezar a ver agilidad judicial».

Sin embargo, un punto que ve positivo en este sistema de justicia oral es que tiene la ventaja de que es público. «Yo estoy yendo a observar audiencias y ahí ves bien quién hizo su trabajo y quién no lo hizo, al salir de la audiencia como si fueras saliendo del cine todos comentan: «oye, pues el Ministerio Público no lo hizo bien, el defensor no metió ni las manos», «oye, el Juez parecía que quería tener derecho a una llamada porque no sabía qué hacer», es decir, ahí se ve quién, y en general ya en la sala de audiencias parece que ahí puede resolver mejor, los veo con mayor solvencia pero tiene mucho que ver que las consignaciones bajaron un 80%».

Así las cosas, es preciso ponerle atención a este nuevo modelo de justicia, capacitar no sólo a los policías y servidores públicos, sino también contar con abogados mejor preparados, así como la misma ciudadanía que esté enterada de qué se trata. Por supuesto que se requiere hacer ajustes, como suele pasar cuando se registra un cambio de fondo.

El modelo puede funcionar, si hay voluntad.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com

%d bloggers like this: