Portal informativo de análisis político y social

Los Hombres del Poder: El bien mayor es primero

Los Hombres del Poder: El bien mayor es primero

Jul 2, 2017

Por Gabriel Ibarra Bourjac //

Hace tres años escribí una columna Los Hombres del Poder en Conciencia Pública que titulé “el bien mayor” (http://concienciapublica.com.mx/opinion/los-hombres-del-poder-el-bien-mayor/). Hoy la misma argumentación que presenté en esa ocasión la vuelvo a sustentar, a propósito de la decisión del gobernador Aristóteles Sandoval de que la cortina de la Presa de El Zapotillo  va a 105 metros, y la difícil decisión de inundar los pueblos de Temacapulín, Acasico y Palmarejo que en este momento no pasan de los 400 habitantes.

El gobernador tuvo que tragarse aquel tuit que escribió de que defendería la salvación de Temacapulín, lo hizo, en aquel entonces desde este espacio se le criticó de que un gobernante no podía ser tan ligero, aunque ahora Donald Trump gobierna desde la red del pajarito, con los costos que conlleva tomar decisiones por impulsos y/o ocurrencias, sin que haya una profunda reflexión, en particular cuando se trata de temas de gran calado. (http://concienciapublica.com.mx/opinion/los-hombres-del-poder-aristoteles-cuidado-con-el-twitter/)

Hoy a Aristóteles le dicen mentiroso y el propio Enrique Alfaro, con una actitud populista de cacha votos, señala que Temacapulín se puede salvar. Si los jaliscienses así lo deciden y lo hacen gobernador, me gustaría que refrendara esa posición cuando tenga la máxima responsabilidad de Jefe de Gobierno de Jalisco, cuando se trate de traer agua a un millón o más de habitantes sobre el interés de 400 pobladores, que no es superior a dos cuadras de habitantes de Guadalajara.

Estoy plenamente convencido que el político ni nadie es Dios, nadie es infalible y es de sabios rectificar. Sólo los soberbios no rectifican cuando se equivocan. Aplaudo la decisión de Aristóteles de rectificar y apoyado en el estudio elaborado por la Oficina de Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), que tuvo un costo de 90 millones de pesos, haya tomado una de las decisiones más difíciles como gobernador, lo que viene a mostrar también el lado humilde que lo distingue al poner la cara.

Pero también al tomar la decisión se hacen algunas correcciones, que dejó de lado el anterior gobernador Emilio González Márquez, quien de plano se bajó los pantalones ante el Gobierno Federal y el Gobierno de Guanajuato al no exigir que al tiempo que se construía la infraestructura para llevar agua de El Zapotillo a la ciudad de León,  se hiciera lo mismo hacia Los Altos y la zona metropolitana de Guadalajara.

No sucedió ya que desde el último año de gobierno de González Márquez el Gobierno Federal no programó en su presupuesto de egresos recursos para construir un acueducto o infraestructura para trasladar el vital líquido a Guadalajara y Los Altos.

Otro aspecto importante que destaca del estudio de UNOPS es que del caudal del Río Verde que se almacene en la presa de El Zapotillo, el 76 % para Jalisco y el 24% a León.

Un punto notable del estudio es que no se podrá disponer de 8.6 metros cúbicos de la cuenca del Río Verde que se había considerado se almacenará en El Zapotillo, serán únicamente 7.5 metros cúbicos, lo que viene a mostrar que las decisiones tardías en política hacen un daño que no tienen reversa. Y eso las mentes chiquitas  nunca lo entenderán.  

NO POLITIZAR

Durante los últimos 25 años los jaliscienses han discutido sobre el abastecimiento de agua a la Zona Metropolitana de Guadalajara, sobre de dónde deben traer el agua y la infraestructura que se debe construir (http://concienciapublica.com.mx/opinion/pluma-del-director/los-hombres-del-poder-los-proyectos-fallidos-del-agua/). En esa larga discusión la población ha crecido en la Metrópoli en más de un millón de habitantes y sólo un metro cúbico por segundo se logró aumentar, producto de lo que dejaron hacer al gobierno de don Guillermo Cosío Vidaurri antes de que la perversidad lo sacara de Casa Jalisco.

En ese tránsito de 25 años se han perdido cerca de 20 mil millones de pesos en el tema del agua. Y por lo visto, las mentes diminutas, quieren que así sigan las cosas.

El tema del agua está sobre politizado en Jalisco y como viene temporada de caza de patos, pues esa visión mediocre e irresponsable es la que marca el debate, con la retórica de las medias verdades y mentiras totales, de acuerdo al manejo torcido de las redes sociales, la forma moderna de la manipulación y la distorsión de la realidad.    

Podríamos pedir a los actores políticos mesura y grandeza de miras, pero es ocioso hacerlo, ya que para ellos lo importante es la toma del poder y todo lo que implica a su alrededor, sin importar que en el camino se pierda  a la familia, ya que lo que importa es el poder y el dinero, con todas sus implicaciones. Es el mundo sin valores.

Estoy plenamente convencido que el gobernador Aristóteles Sandoval hizo lo correcto y que los gobernadores ligths de hoy le sacan la vuelta. Es una decisión que se tardó muchos años. Por fin.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com