Portal informativo de análisis político y social

Los Hombres del Poder: El cambio de régimen, ¿quién lo puede lograr?

Los Hombres del Poder: El cambio de régimen, ¿quién lo puede lograr?

Mar 5, 2018

Por Gabriel Ibarra Bourjac //

Cómo si regresáramos el reloj a la historia, son los liderazgos y neocaudillajes los que hoy sacuden a las instituciones con un discurso anti-sistema que prometen impulsar cambios y transformaciones del país. Habrá que ver qué cambios son los que prometen y si tienen la capacidad y voluntad de hacerlos realidad, si es cambio de régimen, cambio de modelo económico, que permitan combatir la desigualdad que es el principal problema de México.

Andrés Manuel López Obrador y Enrique Alfaro, encabezan movimientos donde ellos se convierten en el centro y eje sobre los partidos tradicionales. ¿Quién hubiera pensado hace algunos años que el PAN caería estrepitosamente en la preferencia de los votantes después de gobernar 18 años a Jalisco y se convertiría en una tercera o cuarta fuerza marginal?

O que el PRI volvería, después de perder la Presidencia de la República tras 12 años de continuos gobiernos de Acción Nacional, al no lograr cumplir con las expectativas que los ciudadanos esperaban, el tema de la inseguridad y la violencia provocada por el narcotráfico y el crimen organizado se agudizó, la corrupción no disminuyó, la desigualdad siguió igual o peor, entonces el ciudadano volvió a darle la oportunidad a los del PRI.

NEOCAUDILLOS

Andrés Manuel López Obrador encabeza todas las encuestas rumbo a la Presidencia de la República desde hace meses, conforme lo han documentado los diversos medios, mientras que en Jalisco igual sucede con Enrique Alfaro. Ellos tienen la similitud de ejercer fuertes liderazgos donde sus puntos de vista se imponen. La fuerza del movimiento se basa en la credibilidad que se han ganado con sus bases y que impacta a amplios sectores de la sociedad que son contagiados por las simpatías que van ganando.

El tabasqueño López Obrador por tercera ocasión busca la Presidencia de la República hoy con un discurso más moderado, ya no habla de que meterá a la cárcel a quienes forman parte de lo que ha llamado “la mafia del poder”, se refiere a una república amorosa con una Constitución moral y que llevaría a convocar a un nuevo constituyente para cambiar el régimen que nos ha gobernado durante los últimos 30 años.

Enrique Alfaro a su vez ha hablado de cambiar la historia de Jalisco, pero a diferencia del tabasqueño, no ha lanzado una propuesta que nos indique qué hará y el camino a seguir. Habrá que ver qué piensa hacer. Hasta el momento conocemos su retórica. Como alcalde de Guadalajara mostró carácter y firmeza en el ejercicio del gobierno en unos temas como el ordenamiento de los vendedores ambulantes, pero en otros cedió a los intereses inmobiliarios, como lo hizo con la legalización de las llamadas “torres chuecas”, con un procedimiento poco claro y que deja una serie de dudas sobre lo que se pudo recibir por debajo de la mesa de parte de los desarrolladores.

EL CAMBIO DE LÓPEZ OBRADOR

¿Qué cambios de fondo ofrece López Obrador? ¿Qué cambios impulsaría en el país? Alguien podrá señalar que la lucha contra la corrupción, pero en este sexenio con todo y lo que se le pueda cuestionar a Peña Nieto, con o sin su voluntad, son 16 gobernadores que están presos o son perseguidos por corrupción, esto es, existe una línea de lucha contra la corrupción, por presiones de la sociedad y los medios, la acción de la justicia camina. Y eso nadie ya lo podrá parar.

El otro gran tema es el de la violencia e inseguridad, que está muy relacionado con la corrupción y el narcotráfico, pero también ligado con el mercado de consumo de drogas de Estados Unidos. Es un asunto mucho más complejo. Al país en estos últimos 11 años le ha costado en vidas cerca de 300 mil personas y decenas de miles de desaparecidos. Pero habrá que ver las propuestas que tienen los abanderados presidenciables.

El tema de fondo y allí es donde se tiene que ver lo que se pueda y se quiera hacer es el problema de la desigualdad que genera la concentración de riqueza y que es una característica del modelo económico y del regimen. PRI y PAN han apoyado ese modelo que ha sido incapaz de disminuir la desigualdad, porque riqueza hay, el problema es quien se va a animar a tocarlo.

Ricardo Anaya el candidato del frente por México ha hablado de encabezar una guerra contra la corrupción, pero en cuanto a impulsar una transformación de las instituciones y combatir la desigualdad, muy poco le hemos escuchado. ¿Con Anaya habría voluntad para cambiar de régimen, de combatir la desigualdad, tocar la parte tributaria, el IVA y el Impuesto sobre la Renta, que disminuya las utilidades brutas que logra el capital?

Claro que combatir la corrupción es una demanda nacional, el meter a la cárcel a políticos corruptos, juicio a los que dejaron el gobierno federal, como ha sucedido en Guatemala, Brasil y Argentina, que es necesario para que las instituciones tengan credibilidad, pero combatir la desigualdad es tener que jugar vencidas con los empresarios.

López Obrador entiendo que este tema lo tiene claro, ¿pero tendrá la capacidad y la inteligencia para lograrlo?

José Antonio Meade conoce muy bien esta problemática, ¿pero querrá hacerlo? ¿Tendrá la voluntad de enfrentarse al establishment que es el que manda?

¿Quién de las tres alternativas a la Presidencia de la República se animará al cambio de régimen? ¿Anaya, Meade y/o López Obrador?

%d bloggers like this: