Portal informativo de análisis político y social

LOS HOMBRES DEL PODER | El porqué del Coco Velázquez

LOS HOMBRES DEL PODER | El porqué del Coco Velázquez

Feb 20, 2016

La decisión en Casa Jalisco de apoyar a José Socorro Velázquez para que asuma la presidencia del PRI, deja un buen número de cuadros políticos con evidente insatisfacción, como lo han expresado en los espacios de opinión pública. Uno de ellos es Rubén Vázquez, quien le pide a este político alteño que explique la denuncia penal de que fue objeto cuando fue director de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal por una compra a sobreprecio.

José Socorro Velázquez es un cuadro experimentado, ha sido dos veces diputado federal, dos ocasiones regidor de Guadalajara, además de haber pasado por el Congreso del Estado. Sus malquerientes lo ven como un político obsoleto y lo menos que le han dicho es que su nombramiento es una especie de «regreso al pasado».

Conozco a José Socorro, es un político capaz, sin duda, y no se le debe descalificar por el solo hecho de que no forma parte de la generación cuarentona que gobierna hoy Jalisco. Su último encargo fue haber formado parte de la Legislatura federal durante la primera etapa del gobierno del presidente Vicente Fox, al término del trienio prácticamente desapareció del escenario político, reapareciendo en el 2008 cuando presentó el libro sobre la vida de quien fue uno de sus principales padrinos políticos, don Javier García Paniagua.

La llegada de este político a la presidencia estatal del PRI, que se le reconoce por su habilidad para conciliar en la construcción de acuerdos, además de ser muy bueno para redactar discursos, sucede en un momento en que el partido requiere de definiciones, después de haber transcurrido ocho meses de la dolorosa derrota que sufriera el equipo del gobernador Aristóteles Sandoval en el campo electoral.

Para su llegada mucho tuvieron que ver el trabajo de cabildeo que hicieron a su favor dos personajes cercanos al gobernador Aristóteles: Rafael González Pimienta, a quien se le escucha con mucha atención y Enrique Aubry, quien además tiene corriente con Paco Ayón y Raúl Padilla. «El Coco» entró con Aubry vía su sobrino, el diputado Omar Hernández, el brazo derecho del dirigente del Partido Verde en Jalisco y al mismo tiempo sería el conducto para que contara con el aval de Paco Ayón.

 

¿Por qué «El Coco» Velázquez?

3144943429_2682623a8c_o

Hay algunos opinólogos que se sorprenden con la llegada de José Socorro Velázquez a la dirigencia del PRI, pues lo ven como un cuadro que corresponde a otra época, sin embargo, las circunstancias le favorecieron para que releve a Hugo Contreras en Calzada del Campesino 222. Primero porque del equipo político del gobernador Aristóteles en realidad pocas alternativas le quedaron para asumir una tarea de esta magnitud. Por ejemplo, Francisco Ayón López bien pudo ser dirigente si así lo hubiera querido, pero su futuro no lo ve en el campo electoral y decidió desde hace un buen tiempo iniciar y terminar en el equipo de gobierno de su amigo el gobernador, atendiendo tareas delicadas y que requieren absoluta confianza.

Una segunda alternativa pudo ser Roberto López Lara, secretario general de Gobierno, donde ha hecho un aceptable trabajo, pero sus problemas de corte familiar le cortaron las alas, concretamente la conducta beligerante de su hijo mayor que al parecer le encantan los problemas, gravitó en su contra y el ubicarlo en una posición partidista hubiera sido un blanco fácil para el golpeteo.

Otra alternativa que reunía el mejor perfil lo representa Eduardo Almaguer, quien le tocó ser presidente del PRI en la campaña a gobernador de Aristóteles, pero ha sido de gran utilidad dentro del Gobierno del Estado, primero al frente de la Secretaría del Trabajo y ahora a la cabeza de la Fiscalía General del Estado, que es un área vital para que el gobierno camine, además de generar confianza en diversos sectores jaliscienses.

El abogado Héctor Pizano Ramos tiene también la capacidad y las ganas para estar al frente del PRI, sin embargo, su relación tan estrecha con el empresario Raymundo Gómez Flores y su amistad con Enrique Alfaro no terminan de convencer a los que mandan en Casa Jalisco de que se le puede confiar el PRI.

Miguel Castro tiene el perfil, pero no lo quisieron mover de la Secretaría de Desarrollo e Integración Social del Estado, donde viene realizando un buen trabajo, desplegando la política social con sus programas a los sectores más necesitados.

Los diversos perfiles y alternativas se fueron analizando, hasta llegar al nombre de José Socorro Velázquez, un político institucional en el que se puede confiar y que además puede construir puentes con los diversos grupos y liderazgos políticos.

Al arandense le tocará demostrar que sus 63 años no son limitantes para ser un buen dirigente y que quienes lo promovieron no se equivocaron. El tiempo será el que mejor responda a estas críticas y dudas de que este ya no es su tiempo, al considerar que se requieren rostros frescos y sangre nueva. Sin embargo, considero que la experiencia es un elemento que tiene su valor y el hecho de ser joven no es garantía de éxito, a veces el ser excesivamente intrépido te puede llevar al despeñadero.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com