Portal informativo de análisis político y social

LOS HOMBRES DEL PODER | El suprapoder del narco

LOS HOMBRES DEL PODER |  El suprapoder del narco

Jul 18, 2015

¡Qué barbaridad!

O cómo llamar a la «segunda escapada» de «El Chapo» Guzmán (por un túnel de mil 500 metros) de los mal llamados «Penales de Alta seguridad», sea Puente Grande, Almoloya o Altiplano.

No sé si realmente Joaquín Guzmán Loera se haya escapado, como ha sido la versión oficial en las dos ocasiones que ha burlado todos los sistemas de control quedando libre. Podría pensarlo que se trata de salidas pactadas, pero no tengo elementos objetivos que me digan todo lo contrario y afirmarlo es especular, pero hay más que motivo para hacerlo.

Hay quienes están convencidos que lo sacan de la cárcel con una tarea específica, por tratarse del «cártel oficial». Claro que en estos asuntos del gran poder, todo puede suceder, todo es posible. Aunque si fuera el caso, difícilmente tendremos la certeza oficial algún día.

 

El daño a las instituciones

Lo cierto es que el hecho de que por segunda ocasión no esté en la cárcel, le hace un grave daño al Estado y sus instituciones. El primero en quedar exhibido es el presidente de México, Enrique Peña Nieto, recordando sus palabras que le expresara al periodista León Krauze: «Ante lo ya ocurrido en el pasado (el escape de Joaquín Guzmán del reclusorio de Puente Grande) sería verdaderamente algo más que lamentable, imperdonable (…) Evidentemente es una responsabilidad que hoy tiene a cuestas el Gobierno de la República, que la fuga que ocurrió hace algunos años nunca más vuelva a ocurrir».

El Gobierno de México, recordemos, se negó a la extradición, como lo pretendieron los norteamericanos. El entonces fiscal de la República, Jesús Murillo Karam, tras ser detenido Guzmán Loera en Mazatlán —sin que se disparara ninguna bala y sin que a nadie se dañara con el operativo— en forma tajante se opuso y hasta ironizó que «El Chapo» podría «extraditarse pero dentro de 300 o 400 años cuando terminara de purgar la sentencia en México por sus delitos cometidos».

Pues sucedió señor Presidente. Y lo pior (pior es pior que peor) es que prácticamente no hay culpables. Bueno, sí hay, pero funcionarios menores. No se advierte que el responsable de la seguridad del país que en este caso es el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong no renuncie, como hubiera sucedido en un país desarrollado.

Y no es que Osorio Chong sea el culpable del escape del narcotraficante, sino por el hecho de que no pudo mantenerlo encerrado, y que el personaje haya doblegado al Estado. Si no hay complicidad, existe incompetencia. Las dos cosas son penosas y graves.

 

Suprapoder

Chapo Fb

Lo más triste es que no avanzamos como país. La narrativa de la lucha contra la corrupción está en el discurso de los megapolíticos, pero en la real politik el monstruo goza de cabal salud. Y en ese sentido, tenemos un Estado débil, con instituciones casi de trapo, como es el caso del sistema de reclusorios, lo más podrido del sistema político mexicano.

Hay que decir también que el cáncer no es propio de un partido político en el gobierno. Es el sistema. Lo mismo le sucedió al PAN-Gobierno con Vicente Fox de presidente cuando Joaquín Guzmán se dice que compró a todo el sistema de seguridad de Puente Grande hace 14 años.

La crítica es mayor a este gobierno, porque con aquel antecedente, como bien señalara el mismo presidente Enrique Peña Nieto, «sería imperdonable que volviera a escapar». Sucedió. Y entonces, la certidumbre en nuestras instituciones se reduce a la mínima expresión, convirtiéndonos en el hazmerreír del mundo.

La gravedad es el suprapoder del narco que aquí se muestra y que evidencia al poder del Presidente de México, como ha acontecido con el caso que nos ocupa. O sea, se detiene a cerca de 100 grandes cabezas del narcotráfico donde se cuenta con la colaboración de la DEA y las agencias de espionaje de los Estados Unidos, pero luego se esfuma el principal.

Nos imaginamos del gran poder de este monstruo de mil cabezas, de sus tentáculos y sus alcances, pero que llegue a estas alturas del partido a superar al Estado mexicano, es desesperanzador, desconsolador, porque en vez de avanzar pareciera que retrocedemos.

 

Los correctivos

En una crisis como la que genera estos hechos, se requiere asestar golpes de timón, para contrarrestar el desaliento de la sociedad que generan este tipo de escándalos provocados por la gran corrupción, pero eso por lo visto no sucederá.

Ahora tienen la gran responsabilidad de detenerlo y pronto, para contrarrestar el daño ocasionado a las instituciones, que viene a generar un mayor divorcio entre sociedad y gobierno, cuando el ciudadano percibe que el Estado carece de la fortaleza para enfrentar a sus enemigos.

Con este tipo de noticias, por supuesto que nos baja la guardia, cuando luchamos por construir un mejor país, pero debemos seguir adelante, picando piedra, porque México no es «El Chapo», hay muchísimos mexicanos de valía, que con su trabajo y esfuerzo permiten que este país siga adelante, a pesar de todo, a pesar de los pesares, a pesar de las barbaridades.

Seguimos.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com