Portal informativo de análisis político y social

LOS HOMBRES DEL PODER | Enrique Ochoa: ¿misión imposible?

LOS HOMBRES DEL PODER | Enrique Ochoa: ¿misión imposible?

Jul 16, 2016

LA LEGITIMIDAD Y EL EMPODERAMIENTO DEL EXDIRECTOR DE LA CFE SE DARÁ CON EL PODER MISMO DE LOS PINOS. LA MALTRECHA IMAGEN DEL PRI SE BUSCARÁ LAVAR CON LOS JUICIOS A CUANDO MENOS DOS GOBERNADORES DEL PRI Y UNO DEL PAN QUE BIEN PODRÍA SER EL EXGOBERNADOR DE SONORA, GUILLERMO PADRÉS.

Qué paquete tiene enfrente el tecnócrata Enrique Ochoa Reza, como nuevo presidente nacional del PRI.

Entendería que su misión es que el Revolucionario Institucional continúe seis años más al frente del gobierno de México para aterrizar y fortalecer las reformas emprendidas por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. Seis años.

De acuerdo al resultado electoral del domingo 5 de junio en 12 estados del país, hay lugar a pensar que la mayoría de los ciudadanos quiere que el PRI deje el gobierno con las derrotas en siete entidades de 12 que cambiaron autoridades locales, lo que nunca antes había sucedido. Las razones de la frustración ciudadana, ya se ha escrito, el voto de castigo es la respuesta a los malos gobiernos y la corrupción como elemento distintivo, principalmente en Veracruz, Quintana Roo y Chihuahua.

Sin embargo, analizando los porcentajes de votación registrados en lo general, el PRI tiene posibilidades de refrendar la Presidencia de la República en las elecciones del 2018, siempre y cuando la elección sea de tercios. El PRI obtuvo el 30% de la votación; el PAN 28%; Morena el 16% y PRD cerca del 8%. Una alianza PAN-PRD puede llevarlos a la victoria en unos comicios cerrados, de allí la relevancia que viene a adquirir el PRD como partido aldaba.

En un escenario de polarización, en el que dos fuerzas se confronten, por un lado el PRI, representando al gobierno y enfrente el anti-PRI, antigobierno que encarnaría Andrés Manuel López Obrador, creo que el Revolucionario Institucional saldría perdiendo. Eso es lo que se pretende evitar.

El que los candidatos del PAN en alianza con el PRD hayan salido con los brazos en alto, impacta el juego de ajedrez político del 2018, que ya inició con las elecciones de este referido 5 de junio, como lo expresa el resurgimiento del PAN que convierte la elección de tercios.

 

¿Un sexenio más o pacto de alternancia?

Después de que uno de los políticos más experimentados y completos de este país, como es el sonorense Manlio Fabio Beltrones, fuera incapaz de evitar la catastrófica derrota del priismo, por lo que decidió renunciar en una actitud de dignidad y mostrar corresponsabilidad en el resultado, que no es muy común en la política mexicana, llega el que podríamos llamar «el anti-Manlio, el anti-político», como es la radiografía de Enrique Ochoa Reza, que carece de currículum partidista, incluso hasta llegó a negar su pertenencia al tricolor cuando pretendió ser consejero del IFE.

Claro está que para ser presidente del PRI no se necesita tener currículum partidista, es suficiente ser amigo del Presidente y ser de confianza del secretario de Hacienda, Luis Videgaray. ¿A qué va Enrique Ochoa al PRI? ¿Realmente hará el esfuerzo para que el PRI gane la elección de tercios?

Su tarea sería preparar el terreno para impulsar la candidatura del secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade, que tiene un currículum sólido y que es una figura conocida tanto en México como en el extranjero, ya fue secretario de Hacienda y secretario de Energía y Minas durante el gobierno del presidente Felipe Calderón; secretario de Relaciones Exteriores y actual secretario de Desarrollo Social (Sedesol) con el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. A juzgar por su trayectoria, lo han formado para ser Presidente de México y lo mismo podría ser priista que panista. ¿Quién mejor preparado que Meade y más en tiempos de la globalización?

En otra oportunidad habremos de profundizar en el análisis sobre su personalidad y trascendencia.

La misión de Ochoa Reza entonces será darle vitalidad al PRI, sin tener cola ni pasado que se le pueda echar en cara, podrá estar en debates frente a políticos jóvenes e inteligentes de la talla del dirigente del PAN, Ricardo Anaya, quien además aspira a ser el abanderado presidencial del blanquiazul.

El empoderamiento del exdirector de la CFE se dará con el poder mismo de Los Pinos. La maltrecha imagen del PRI se buscará lavar con los juicios a cuando menos dos gobernadores del PRI y los más apuntados son Javier Duarte de Veracruz y Roberto Borges de Quintana Roo; para que el PRI no se vaya solo en esta acción «contra la corrupción e impunidad», podría estar en la terna el exgobernador de Sonora, Guillermo Padrés, quien ha sido acusado de actos de corrupción ante la Procuraduría General de la República, y así el discurso de Ricardo Anaya contra la deshonestidad al acusar al PRI como partido corrupto, se le anularía su efecto, porque la corrupción no es monopolio de partido alguno, puede estar en todos lados. Puede pintarse también de azul, amarillo o morado.

A esa misión va Enrique Ochoa al PRI, una estrategia audaz de Luis Videgaray de toma y control del PRI, por un lado, y por la otra fortalecer a su nuevo presidente con golpes contra gobernadores corruptos, atendiendo el gobierno federal y la PGR la demanda del nuevo dirigente partidista, todo en razón del juego de ajedrez del 2018 con la figura de José Antonio Meade.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac
Twitter: bourjack