Portal informativo de análisis político y social

Los Hombres del Poder: ¿Fiscalía autónoma o fiscal solitario?

Los Hombres del Poder: ¿Fiscalía autónoma o fiscal solitario?

Sep 17, 2017

Por Gabriel Ibarra Bourjac //

Gobierno y sociedad están a punto de dar un paso fundamental para el futuro de las instituciones en Jalisco, que puede ser para bien y también para mal, si el legislador acierta o se equivoca.

En los arranques del gobierno sexenal que le ha tocado llevar las riendas al joven político Aristóteles Sandoval, el tema de la seguridad y la procuración de justicia formó parte de sus prioridades, cuando ajustaron el marco jurídico para que fuera el traje a la medida para Luis Carlos Nájera, que había sido el secretario de Seguridad con el gobierno saliente.

Con las reformas se le dieron mayores atribuciones a la nueva Fiscalía General que vino a sustituir a la Procuraduría General de Justicia, se pretendió integrar en un solo mando, las fuerzas de la ex Secretaría de Seguridad Pública, la ex Procuraduría General de Justicia del Estado, la Policía Vial, Protección Civil y las Policías Municipales con el Mando Único.

Lo que se planteó en el papel nunca se logró. La Super Secretaría como pretendía que fuera la Fiscalía General no operó como tal, empezando porque el Mando Único no se logró.

Luis Carlos Nájera a mitad de sexenio, con la desconfianza del Gobierno Federal, muy desgastado, tuvo que dejar la Fiscalía General, cuyos resultados esperados no se vieron.

UNA NUEVA ETAPA

Si bien aquello no funcionó, ahora quieren hacer un cambio de 180 grados con el nuevo Sistema Estatal Anticorrupción restarle atribuciones al Fiscal Autónomo y al Fiscal Anticorrupción. Antes de que el Congreso del Estado discuta la iniciativa que presenta el Ejecutivo a fin de crear estas dos nuevas figuras, es necesario la serena reflexión en torno a las herramientas que se les dotará para que puedan ofrecer resultados, si éstas son las adecuadas o si los mandarán a la guerra sin fusil o con muy poco parque.

Se entendería que se pretenden una Fiscalía fuerte para que pueda cumplir con su cometido, que unifique el sistema de seguridad pública y de justicia. Para el funcionamiento adecuado del sistema de justicia en el Estado, se hace necesario la concentración de entes, facultades y atribuciones como lo son la prevención y readaptación Social y actividades periciales a cargo del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses que faciliten la impartición de justicia, cumpliendo con la garantía de seguridad jurídica que debe garantizar el Estado.  

Hasta hoy así ha estado estructurado, producto de la reforma de inicio del presente gobierno, pero ahora en la propuesta del Ejecutivo se manda la señal que para atrás los fielders. ¿Bajo qué criterio se toma esta determinación que muestra una política de zigzag?, cuando se le pretende restar facultades a la Fiscalía.

En la iniciativa del Ejecutivo se pretende revivir la Secretaría de Seguridad Pública, que se encarga del mando y conducción de las fuerzas policiales del Estado, de la misma forma le regresan el control del Sistema de Reinserción Social.

A la Fiscalía General Autónoma le dan como responsabilidades la Procuración de justicia y tendrá a su cargo el ministerio público y la policía investigadora. Tendrá como tarea desarrollar las políticas de procuración de justicia e investigar los delitos a través del ministerio público. 

De la misma forma, se define su atribución el establecer el sistema integral de investigación y fomentar la participación ciudadana.

Le quitan facultades para nombrar a los fiscales especializados así como al titular del Órgano Interno de Control. No se incluye dentro de sus órganos de investigación al Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses.

Sin el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, ¿cómo fundamentarán las investigaciones y darle rigor científico a las averiguaciones? Desaparecen las Fiscalías Regionales y al Fiscal de Derechos Humanos.

UN DOBLE DISCURSO

Con esta iniciativa de ley del Ejecutivo nos dicen una cosa pero en la legislación hay otra distinta, porque han dicho que la sociedad estará participando en el nombramiento y fortalecimiento del nuevo Fiscal General Autónomo, sin embargo, le quitan facultades, lo desmantelan y lo dejan sin poder para enfrentar el crimen y la inseguridad.

La nueva fiscalía necesita tener los instrumentos y poder para enfrentar al crimen organizado. Se está tratando de crear una Fiscalía sin “dientes”, acotada y sin facultades para enfrentar lo que es la preocupación de la sociedad.

La Secretaría de Seguridad es una instancia de prevención. Es una contradicción que sea una Secretaria de Seguridad la que opere una policía y además tenga el control del sistema penitenciario y de reinserción social. La Fiscalía debe ser la encargada de dictar las políticas de reinserción social, de marcar el camino al delincuente que ya está encarcelado. 

La Fiscalía sin los instrumentos científicos que tiene el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) para enfrentar un juicio y sostener las pruebas que del mismo hecho se desprenden, sería inoperante, porque  carecería de los medios suficientes científicos para procurar la justicia y aportar las pruebas sólidas.

La función del IJCF es contribuir con certeza científica a la aplicación y administración de justicia mediante la elaboración de dictámenes especializados en ciencias forenses, es en beneficio de la sociedad el hecho de que pertenezca Fiscalía General y así cubrir la prontitud en la impartición de justicia.

Para que la Fiscalía General sea efectiva debe contar además de la Procuración de Justicia, con la facultad de manejar la Reinserción Social y por ende los Reclusorios, así como el Instituto Jalisciense de Ciencias Forense, pero también debe tener capacidad para nombrar a los fiscales especializados y al de Control Interno a fin de poder tener la fortalece que una figura requiere.

Es de esperarse que el legislador actúe con inteligencia y cabeza fría, porque de lo contrario, estaría cometiendo un grave error de visión y que podría dar al traste con algo novedoso que se convierte en la esperanza y detonador del cambio en el anhelo de ganarle la batalla a la corrupción e impunidad. Para lograrlo se requiere dotar a las instituciones de herramientas y facultades sólidas, de lo contrario no se trata de un Fiscal Autónomo sino de un Fiscal Solitario.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com

%d bloggers like this: