Portal informativo de análisis político y social

LOS HOMBRES DEL PODER | la agenda de Francisco

LOS HOMBRES DEL PODER | la agenda de Francisco

Feb 6, 2016

La visita que inicia esta semana el Papa Francisco a México es un suceso que genera grandes expectativas y emociones en un país que se distingue por ser de los más católicos del mundo, como sucedió hace cerca de cuatro décadas cuando Juan Pablo II «el joven», lleno de energía, pisó estas tierras y sedujo el corazón de nuestro pueblo por su sencillez, su calidez y a la vez calor y fervor que encontró, los mexicanos le dieron esa energía que sólo en su natal Polonia encontraría antes de la caída del comunismo.

¿Cuál será la agenda que tendrá el Sumo Pontífice? ¿Cómo abordará los grandes problemas de México y qué planteamientos o reflexiones nos presentará? Estos personajes que tienen una visión global del mundo nos ayudan a que se realicen ejercicios profundos de reflexión colectiva, dónde estamos, adónde vamos y qué debemos de hacer en conjunto sociedad, gobiernos e iglesia, con todo lo que ello implica y encuadra, porque finalmente todos somos el problema, pero también la solución. No es un asunto único del gobierno, como una buena parte de nuestra gente así lo considera.

 

Entre la oscuridad y la luz

514444_fiestaspatrias

El México de hoy enfrenta grandes y graves problemas, con problemas añejos y otros que se han añadido a nuestra complejidad y que tornan un panorama que por momentos pareciera estamos dentro de un oscuro y largo túnel con una lejana y diminuta luz que genera escepticismo de que podremos tener un mejor mañana.

Hace 40 años la pobreza y la corrupción moral, junto con gobiernos autoritarios, se presentaban como los grandes problemas para México, con la disputa permanente de ideologías que en la misma iglesia impactaban (capitalismo y comunismo) como dilemas del siglo XX que se dirimirían ante el desmoronamiento de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), que fue el gran fracaso del pasado siglo con la caída del «Muro de Berlín» o «Muro de la Ignominia».

Aquello de las ideologías son cosas del pasado. Hoy hay ausencia de este tipo de conceptos de gobierno. Es el mercado el que se impone y al mismo tiempo avasalla su ley que no entiende de democracias, ni de justicia, menos de desigualdades. En ese contexto las condiciones están dadas para que el egoísmo y la mezquindad se arraiguen en campo fértil, cuando el becerro de oro se convierte en ideal de las nuevas generaciones.

Hoy ya no hay banderas, el idealismo es de muy pocos y lo importante es lo mediato, el hoy, con todo el hedonismo que esto implica.

 

El jinete apocalíptico del tercer milenio

papa-francisco

El México de hoy violento y ensangrentado que deja este jinete apocalíptico del tercer milenio como es el narcotráfico, es un tema global y que será interesante como lo aborda el Papa Francisco, así como el otro gran tema de la inmigración, que en este juego mundial de ajedrez político que mueven las naciones, son decenas de millones de seres humanos que sufren las guerras con sus conflictos étnicos y racistas, como sucede con Siria y Turquía, víctimas de la disputa por el petróleo y el gas, el llamado «oro negro» que alguien señaló como creación de satanás por los grandes males que ha ocasionado al mundo.

El tema del narcotráfico va ligado a la corrupción y violencia con el crimen organizado que ello implica y que constituye la gran llaga que vive México, junto con otros países que son productores y que alimentan el gran mercado de consumo del vecino del norte.

La pobreza y la concentración de riqueza es uno de los problemas más complejos de México, de los 117 millones de compatriotas (sin contar los 20 millones que se fueron a Estados Unidos) cerca de la mitad (poco más de 54 millones) viven algún estado de pobreza. México forma parte de las diez grandes economías del mundo, tiene ventas diarias de mil millones de dólares al mercado de Estados Unidos, pero resulta que la lucha contra la pobreza no arroja resultados positivos al paso de los años. Y aquí el problema no es que no se genere riqueza, lo preocupante es que no se tenga un modelo que permita una mejor distribución de la riqueza para combatir la desigualdad.

¿Qué podemos esperar del Papa Francisco? ¿Un mensaje subversivo, como lo han planteado algunos con fuertes críticas al gobierno? ¿Un mensaje de esperanza y de concordia?

El Papa Francisco ha sido muy claro con los mensajes que ha enviado en entrevista que concediera cuando precisa que «no voy como rey mago (…) Ser un instrumento de paz pero con ustedes, todo con ustedes», ha precisado.

Claro que ayuda una visita de esta envergadura, de un apóstol de la paz que se dedica a sembrar concordia y amor, cuyos mensajes y visiones seguramente contribuirán a la reflexión colectiva, que podrá servirnos dentro de ese estado de escepticismo y desconfianza en que estamos inmersos, producto de las desgracias que nos ha tocado vivir con gobiernos erráticos, desprovistos de compromiso y honestidad, que poco contribuyen a construir una mejor sociedad y con empresarios que piensan más en hacerse más ricos que contribuir a la construcción de una sociedad menos desigual.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com