Portal informativo de análisis político y social

LOS HOMBRES DEL PODER: La detención de “El Chapo”

LOS HOMBRES DEL PODER: La detención de “El Chapo”

Feb 22, 2014

Por Gabriel Ibarra Bourjac —-

¿QUÉ VA A SUCEDER AHORA CON LA DETENCIÓN DE ESTE PERSONAJE YA LEGENDARIO? ¿LO TRASLADARÁN A LOS ESTADOS UNIDOS? ¿LO JUZGARÁ LA JUSTICIA MEXICANA? ¿QUÉ IMPACTO TENDRÁ EN EL ÁMBITO DE LA SEGURIDAD? ¿CRECERÁ LA VIOLENCIA? ¿QUÉ SACUDIDA TENDRÁ EN JALISCO QUE HA SIDO UNA PLAZA BAJO SU DOMINIO?

Es la noticia del año sin duda la detención de Joaquín “El Chapo” Guzmán. Tenía 13 años de huir de la justicia, después de aquel espectacular escape de Puente Grande el 19 de enero del 2001.

Como siempre que ocurre con la detención de un gran capo, sobrarán las especulaciones, sobre el por qué ahora se hace, que es una cortina de humo del gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto, que por eso vino el presidente Obama a México y otras más, de acuerdo a la imaginación sin límites que nos caracteriza a los mexicanos. Que es una entrega pactada…

Y otras más que niegan la detención de “El Chapo”, que la foto conocida con la presentada ayer, no se parecen. Sin embargo, la DEA, ayer al medio día, dio a conocer que sí es “El Chapo”. Y eso es lo que vale.

Lo cierto, lo objetivo es que Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”, ha sido detenido. Y es un trofeo que se adjudica el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto. Lo quiso el gobierno de Felipe Calderón, al menos así lo hicieron sentir, pero no fue posible. Y ahora es una nueva realidad.

Hay que recordar que fue el gobierno del presidente Ernesto Zedillo el que logró por primera vez la detención de “El Chapo” Guzmán, y fue también al gobierno del presidente Vicente Fox Quesada al que se le escapó al salir de “Puerta Grande”, como le llamaron desde entonces a Puente Grande. Así es el imaginario colectivo.

Aunque nunca se aceptará oficialmente, Joaquín Guzmán Loera, conforme lo señalan algunos expertos en el tema, estaba al frente del llamado “cártel oficial” para enfrentar a los otros grupos criminales que se han disputado el control de los territorios, las rutas, principalmente contra Los Zetas y el Cártel del Golfo, estos últimos muy diezmados por la guerra sin cuartel que fue emprendida en su contra desde el gobierno del presidente Felipe Calderón.

El gobierno de Peña Nieto con este golpe toma oxígeno, que vaya lo requiere, después del desgaste registrado por la situación de la economía que crece lentamente y por las resistencias que se han vivido como reacción a las reformas amarradas con el Pacto por México, principalmente la Educativa, la Hacendaria –la que más irritación ha causado– y la Energética, considerada esta última la joya de la corona.

IMPACTO Y TRASCENDENCIA

¿Qué va a suceder ahora con la detención de este personaje ya legendario? ¿Lo trasladarán a los Estados Unidos? ¿Lo juzgará la justicia mexicana? ¿Qué impacto tendrá en el ámbito de la seguridad? ¿Crecerá la violencia?

Refresquemos la memoria de lo que sucedió en Jalisco con la muerte de Ignacio Coronel, que era el hombre de Joaquín Guzmán en el occidente del país. La violencia se disparó. De poco más de 400 muertes dolosas y violentas que se registraban anualmente en el Estado, éstas se dispararon a más de mil asesinatos, superando incluso las mil 400, de acuerdo a las estadísticas no oficiales.

Los diversos grupos criminales enemigos del Cártel de Sinaloa se lanzaron a disputar el control de esta plaza y todo lo que representa, violencia que todavía hoy se vive en estas tierras, como expresión de esos reacomodos.

México durante el pasado sexenio vivió la dolorosa tragedia que representa el tener más de tres mil kilómetros de frontera con Estados Unidos, el mayor mercado consumidor de droga del mundo. El presidente Felipe Calderón decidió convertir como el principal tema de su agenda sexenal la guerra contra el narcotráfico y el resultado fueron más de 70 mil muertes y cerca de 30 mil desaparecidos, sin que esta lucha se manifestara en reducción del tráfico de droga hacia el vecino país o que bajara el promedio de consumo nacional de droga.

No podemos abrigar esperanzas que este asunto de seguridad nacional tienda a mejorar con la detención del jefe del Cártel de Sinaloa, el más poderoso de México y tal vez del mundo, considerando que estos grupos operan como una organización. A corto plazo lo más seguro es que vivamos mayor violencia. El Cártel de Sinaloa no queda descabezado, ya que el otro hombre fuerte es Ismael “Mayo” Zambada, que ha hecho el 1-2 con Joaquín Guzmán.

A los carteles de Los Zetas y del Golfo se les había ido replegando, tanto en Tamaulipas como en Nuevo León, quitándole los espacios que habían ido ganando gracias a la debilidad o complicidad de gobiernos, grupos que se han distinguido por la violencia que suelen mostrar en sus actuaciones.

La detención del narcotraficante más buscado del mundo es un hecho. Por proporcionar información que permitiera su detención los gobiernos de México y Estados Unidos ofrecieron 30 millones de pesos y cinco millones de dólares.

Habrá qué estar expectantes sobre las reacciones a este suceso. Un buen golpe sin duda.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com