Portal informativo de análisis político y social

LOS HOMBRES DEL PODER | La encrucijada de Aristóteles

LOS HOMBRES DEL PODER | La encrucijada de Aristóteles

Dic 12, 2015

El retorno del PRI al gobierno de Jalisco, liderado por Aristóteles Sandoval y la salida del PAN del ejercicio de la administración pública, contra lo que pudieran algunos haber pensado, no fue un cheque en blanco y menos transexenal, a juzgar por las derrotas que sufrieran sus candidatos postulados en las pasadas elecciones del primer domingo de junio, principalmente en los municipios de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Cuando aún no transcurría la mitad del gobierno que encabeza Aristóteles Sandoval, vinieron las elecciones de renovación de alcaldes en los 125 municipios de Jalisco y el voto ciudadano decidió dar un vuelco con el voto de castigo presente, toda vez que los habitantes de 65 municipios del Estado votaron por una nueva opción política a la que los venía gobernando y que entraron en vigencia el primero de octubre.

El PRI fue el que mayor castigo recibió en las urnas, tanto en la Zona Metropolitana como en los principales municipios del estado. El triunfo fue contundente del Partido Movimiento Ciudadano, que gobierna el 80 por ciento de la población del estado. El partido del gobernador Aristóteles Sandoval dejó de gobernar cuatro millones 232 mil 319 jaliscienses, de acuerdo a los números registrados por el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Jalisco (IEPC).

Para el PRI la derrota fue doblemente dolorosa, cuando la población de 42 municipios de los 86 que gobernaba en el anterior trienio le retiró la confianza con el voto de castigo al no responder a las expectativas que la gente esperaba de sus gobiernos.El Revolucionario Institucional perdió ante

los naranjas del Partido Movimiento Ciudadano, además de los municipios metropolitanos de Guadalajara, Zapopan y Tlaquepaque que gobernaba, los ayuntamientos de Zapotlanejo, San Juan de los Lagos, Ocotlán, Zapotlán y en los municipios de Tlajomulco y Puerto Vallarta refrendaron a PMC como gobierno.

Todo esto ha sucedido en torno al liderazgo de Enrique Alfaro convertido en el dínamo del Partido de Movimiento Ciudadano, que sin esforzarse mucho camina para entrar al relevo en el 2018 en el Gobierno de Jalisco.

¿O quién del equipo de Aristóteles tiene la fuerza y liderazgo para enfrentarlo? No hay dos Aristóteles y para la gubernatura no hay aún reelección.

El cuadro fuerte que tiene el priismo se llama Arturo Zamora, pero aun cuando se pasea por todos lados y disfruta su senaduría, no se ve claro que le quiera entrar. Tal vez siente que Alfaro es un toro muy bravo y una segunda derrota para gobernador no está dispuesto a vivirla y sufrirla.

 

El perfil del futuro dirigente

El regreso del priismo al gobierno de Jalisco hasta el momento no ha generado los liderazgos suficientes para asumir dos tareas fundamentales donde se advierten titubeos del jefe político de Jalisco: por un lado, ¿quién asumirá la dirigencia del partidazo para encabezar la lucha hacia el 2018? ¿Tiene Aristóteles candidato para gobernador o su gallo será Arturo Zamora, el único que le puede topar a Alfaro?

Aunque estatutariamente Hugo Contreras puede asumir las dos tareas, la de presidente estatal del PRI y de coordinador de la fracción legislativa en el Congreso del Estado, lo cierto es que ambas requieren a alguien de tiempo completo.

Seguramente el próximo año se tomará la decisión de quien va al PRI, pero hasta el momento no existe la definición. En el círculo cercano del gobernador se había pensado que Roberto López Lara podría ser el futuro presidente del Revolucionario Institucional y su lugar será ocupado por Rafael González Pimienta, sin embargo la intentona la abortó el propio Aristóteles.

Un buen dirigente bien podría ser Rubén Vázquez, quien como nadie, ha venido recorriendo el estado, reuniéndose con la base priista, pero por el hecho de no formar parte del círculo del gobernador, se le ha cerrado el paso, pero si se busca a un cuadro legitimado que tiene arraigo en la base se llama Rubén Vázquez, les guste o no al círculo aristotelista.

Hay otros cuadros experimentados como el del alteño José Socorro Velázquez, quien podría entreverar las generaciones que confluyen dentro del priismo; está también Bernardo González Mora, quien tiene un perfil académico y que es respetado dentro del priismo.

Y de la generación de Aristóteles que no son de su grupo, pero que han participado en sus proyectos, están Alfredo Barba Mariscal que es impulsado por la CROC y su padre Alfredo «Güero» Barba, que dice se dedicaría de cuerpo completo a unir y fortalecer al priismo jalisciense; está también Abel Salgado, del Grupo de Zamora y en el ánimo del presidente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones y el otro cuadro es Héctor Robles Peiro, aunque tiene el veto de Héctor Vielma.

Todo dependerá cuál será el juego que decida asumir Aristóteles Sandoval. ¿Zamora será o no su candidato o tiene otro guardado que no se ve en este momento?

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com