Portal informativo de análisis político y social

Los Hombres del Poder: La grave crisis de seguridad

Los Hombres del Poder: La grave crisis de seguridad

Mar 12, 2018

Por Gabriel Ibarra Bourjac //

La seguridad está muy descompuesta, no sólo en el país, sino también en Jalisco. Los delitos de alto impacto y alta incidencia durante los últimos años están a la alza. La responsabilidad es compartida, tanto del gobierno priísta que encabeza Aristóteles Sandoval, como de los emecesitas cuyo líder es Enrique Alfaro.

En Jalisco y en la mayor parte de las regiones del Estado hay dos gobiernos, uno es el formal, el que eligen los ciudadanos con su voto, y el otro es que se ha impuesto a base de la fuerza de las armas y la violencia.

La intervención en la Policía de San Pedro Tlaquepaque en forma coordinada y conjunta de los gobiernos federal y estatal a través del Ejército- Policía Federal- PGR y Fiscalía General, bajo la sospecha de que existen elementos de la corporación que sirven a los malosos, es un indicador de fuerza y alcance que los otros han alcanzado. O sea, el problema no es sólo de Tecalitlán, Jilotlán de los Dolores, Tala, Ocotlán y otros municipios, el problema está en la ZMG y como este domingo fue la Policía de San Pedro la intervenida, la próxima semana o mes puede ser Tonalá o El Salto, Ixtlahuacán, por qué no.

Y lo peor de todo es que esto sucede a finales de sexenio y de trienio. Aceptación tácita del fracaso de la estrategia que se ha instrumentado, a nivel estatal, como a nivel municipal en materia de seguridad. Argumentos podrá haber de sobra, pero la realidad es contundente. Los números fríos allí están para el análisis, sobre qué fue lo que falló, porqué el fracaso.

LA AUTOCRÍTICA DE ARISTÓTELES

El gobernador Aristóteles Sandoval, inusitado en un político, que no suelen ser proclives a la autocrítica, aceptó la situación de crisis que vive Jalisco, alertando además de que tiende a agudizarse, ante la confrontación que se está registrando entre dos grupos criminales y que de estas acciones y decisiones duras es la de la toma del control de la seguridad en San Pedro Tlaquepaque, con lo que suman 14 policías municipales en ser desarmadas durante el presente sexenio.

Esta acción se prevé que se prolongue por un periodo de cuando menos 30 días, en tanto se hace una revisión a fondo de cómo anda el personal de la corporación.

El municipio de Tlaquepaque se ha convertido en el más violento de la Metrópoli, conforme lo arrojan las estadísticas que da a conocer la Plataforma Semáforo Delictivo en el que el incremento de robo a negocios es del 202% de 2016 a 2017, en tanto que los homicidios han aumentado en un 36%, y el robo a vehículos se ha incrementado un 106%.

Mal momento pasa la alcaldesa de San Pedro, María Elena Limón, que por lo visto en este momento ha perdido los aliados que le quedaban. Por un lado, el gobernador Aristóteles Sandoval que la apuntaló hace más de un año cuando vivió la crudeza de la violencia al ser asesinados tres de sus policías, la Fiscalía entró a apoyarla, pero por lo visto no fue suficiente, ya que la violencia no aminoró durante el 2017. Son ya cuatro comisarios de seguridad que ha nombrado la señora Limón en este ayuntamiento.

EL SILENCIO DE ALFARO Y MC

Ante la intervención de la Policía en San Pedro Tlaquepaque, llama la atención que el candidato a gobernador Enrique Alfaro y la dirigencia de Movimiento Ciudadano, hayan guardado silencio y se hayan reservado el posicionamiento sobre un tema tan delicado. Claro que ser prudente en este tipo de crisis, es una decisión inteligente, hay que ver que elementos se tienen, primero, antes de emitir un juicio de valor.

Lo más pertinente es que más allá de repartirse culpas desde la visión político-partidista, se actúe con sentido de responsabilidad, porque el tema de seguridad es muy serio y al margen de las diferencias políticas que existen, aquí está mucho en juego.

COMPLICACIONES PARA LA SEÑORA LIMÓN

Como estamos viviendo tiempos electorales, lo que sucede en San Pedro Tlaquepaque, no puede desligarse de la lucha política partidista. En el caso de la alcaldesa María Elena Limón, sus diferencias con el líder de Movimiento Ciudadano, Enrique Alfaro son por demás públicas, por no plegarse a sus políticas y decisiones. Y en esta crisis, la podrían dejar morir sola –políticamente hablando- ya que se presenta la oportunidad para bloquearle la posibilidad de buscar la reelección, considerando la polarización que la señora alcaldesa registra entre la gente de San Pedro Tlaquepaque.

Y allí anda muy activa la diputada local Lourdes Martínez Pizano, una mujer más terrenal, que está en el ánimo del gran líder emecista y que no nos sorprenda si al final de cuentas es la postulada para la alcaldía de San Pedro por el partido naranja.

Habrá que ver cómo se ponen de acuerdo y suman capacidades los gobiernos de diversos colores partidistas, si son responsables y se unen para buscar ser menos vulnerables en estos tiempos de guerra entre grupos del crimen organizado, generándose un clima de psicosis y zozobra por lo que está sucediendo cuando los demonios andan sueltos.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com

%d bloggers like this: