Portal informativo de análisis político y social

Los Hombres del Poder: La lealtad de Pizano al poder

Los Hombres del Poder: La lealtad de Pizano al poder

Oct 11, 2018

Compartir en redes sociales:
  • 11
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    11
    Shares

Por Gabriel Ibarra Bourjac //

Una decisión que le cambia completamente la vida ha tomado el abogado y político de profesión Héctor Pizano. Se requiere ser muy valiente para hacerlo y poder aguantar la embestida de aquellos compañeros del Partido Revolucionario Institucional que lo ven como un malagradecido.

Los más dolidos son los compadres que fueron fundamentales en su carrera política. Jorge Aristóteles Sandoval que le otorgó la confianza desde el Ayuntamiento de Guadalajara al invitarlo en su planilla como síndico y Alfredo Barba Mariscal que mucho influyó para que su hermano fuera magistrado en el Poder Judicial.

A Pizano siempre se le cuestionó su cercanía con Enrique Alfaro, decían que era el alfarista más priista de Jalisco. Incluso, hubo líderes críticos como Rubén Vázquez que alertó hace dos años que hacerlo presidente del PRI era entregarle el partido a Alfaro. Finalmente el tiempo le dio la razón al laguense.

A Pizano le falló el timing político. La decisión de unirse al proyecto de refundación de Enrique Alfaro puede ser muy válida, pero como bien decía el maestro Reyes Heroles, la forma es fondo. Durante los últimos nueve años la carrera política de Héctor fue paralela a la de Aristóteles y no se entienden las posiciones relevantes obtenidas por Pizano sin su apoyo y confianza.

ME DEFINE LA PALABRA LEALTAD”

Hace algunos meses entrevisté a Héctor. Y le formulé la pregunta directa:

¿Por qué Aristóteles sí y Alfaro no? Y me respondió: “El tema particularmente de las convicciones. Yo milito y hago trabajo político en el PRI. Mi amigo y aliado durante muchos años en la política Jorge Aristóteles Sandoval con el que he transitado, particularmente en procesos interesantes y asambleas de partido, el tema de la recuperación en Guadalajara, un trabajo en el Congreso. La recuperación de Jalisco y hoy un proyecto muy importante del Partido Revolucionario Institucional”.

¿Hay de amigos a amigos, qué tan amigo eres de Aristóteles?

Muy amigo. De hecho tengo la fortuna de compartir una responsabilidad que me distinguió como padrino de su hija”.

¿Cuál es la principal fortaleza de Héctor Pizano?

Me definiría como un hombre de trabajo que busca tener resultados, que trabajo con honestidad y sobre todo me define una palabra que se llama lealtad”.

LA DESERCIÓN MÁS DOLOROSA

De todas las deserciones que ha vivido el PRI en estos últimos meses y en muchos años en Jalisco, la más dolosa sin duda es la de Pizano. Los defensores de Héctor, queriéndolo ayudar, justifican su separación del PRI, recordando las partidas de Claudia Delgadillo, Sergio Chávez y otros ex priistas que decidieron subirse al proyecto de Morena o Alfarista y que no recibieron tantas críticas.

Sin embargo, la de Héctor Pizano tiene mayor impacto porque había sido recientemente el presidente estatal del PRI y será diputado plurinominal, esto es, diputado de partido, que se obtiene por la gracia divina de un gran elector, o sea, basta un voto para quedar en el primero o segundo lugar de la lista de partido. No se la debe a los ciudadanos. Se la debe a Aristóteles.

GANANDO PIERDE

Cada quien es libre de tomar las decisiones de su vida y ésta seguramente Héctor fue resultado de una honda reflexión. El punto es que no se la compartió a su amigo y compadre con quien compartió en estos nueve años las mieles del poder. Y cuando éste tiende a perder intensidad, se sube a la nave del otro amigo que ahora conducirá.

Argumenta que no lo hizo porque su compadre estaba fuera, pero con los adelantos tecnológicos, las distancias se acortan, qué pena debió ser para Aristóteles enterarse por boca de Alfaro que éste lo había abandonado cuando el nopal había dejado de tener tunas.

LA ÉTICA POLÍTICA

He señalado que la política no tiene ética. Los políticos son hombres de poder. Su lógica no es la moral, son amorales. Las decisiones las toman con frialdad. Más allá de la amistad están los intereses. Héctor Pizano, como hombre del poder actuó con esa lógica.

Si realmente existiera ética e importara el nombre, mucho hubiera enaltecido a este político profesional haber anunciado su separación del PRI para apoyar la refundación de Alfaro, pero al mismo tiempo haber renunciado a la diputación que por honestidad no la podía aceptar, para estar en sintonía con lo que declaró en Tela de juicio a Becky Reynoso: “Siempre he sido congruente y he tratado de no quedarme con lo que no es mío, fui crítico, defensor de lo que creíamos dentro del PRI, hoy veo gran beligerancia, los felicito, ojalá no les fallen”.

En fin, a los políticos no hay que juzgarlos por sus palabras. Son los hechos los que hablan. Lo más difícil en la vida es vivir la congruencia.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com


Compartir en redes sociales:
  • 11
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    11
    Shares
468 ad