Portal informativo de análisis político y social

Los Hombres del Poder: La ruptura en el alfarismo

Los Hombres del Poder: La ruptura en el alfarismo

Feb 7, 2018

Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Gabriel Ibarra Bourjac //

Vaya sacudida política provoca la abrupta salida de Alberto Uribe del Movimiento Alfarista (más que Movimiento Ciudadano) y que pone a esta organización a prueba cuando se disputa la gubernatura de Jalisco que en esta primera etapa de precampañas parecía que todo estaba bajo control con los vientos favorables para Enrique Alfaro.

Algo sucedió entre Alfaro y Uribe que llevó a la ruptura, sin que haya poder humano que los vuelva a unir en un proyecto común, al menos a corto plazo. Hace ocho años se dio una ruptura y choque de trenes entre dos personajes que habían sido aliados: Enrique Alfaro y Raúl Padilla y la forma como lo manejó el entonces alcalde de Tlajomulco fue muy violenta, cuando gritó a los cuatro vientos la Independencia de la República Hermana de Tlajomulco de quien tildaba de cacique. El tiempo lo cura todo y fue la ambición de poder de ambos la que hizo se tragaran los agravios y las heridas que se causaron para volver a unirse.

En aquel paquete rompió también con Padilla Alberto Uribe que había llegado a la planilla perredista que encabezó Alfaro en la posición de síndico municipal. Uribe, pues, se la jugó con el Movimiento Alfarista, que con esa decisión estaban haciendo historia y que vino a posicionar al hoy abanderado naranja a la gubernatura de Jalisco como un político de carácter que se atrevía a enfrentarse y retar al poder fáctico número uno del occidente del país.

Aquel suceso fue el parteaguas y nacimiento del liderazgo de Enrique Alfaro. Vendría el crecimiento. Claro que Alfaro no estaba solo, tenía un grupo de capitanes que lo seguían, lo cuerpeaban dispuestos a dar grandes batallas como Ismael del Toro, Hugo Luna, Clemente Castañeda y el maestro Enrique Ibarra Pedroza que en ese tiempo ya había dado el salto al bajarse de la barca del PRI de Madrazo para integrarse al proyecto de Andrés Manuel López Obrador. Alberto Uribe fue pieza fundamental de este proyecto, dicho por el propio Alfaro, que ambos iniciaron.

LAS GRANDES DECISIONES

Dicen que en la vida el que no arriesga no gana. La vida que está llena de incertidumbres, son las decisiones las que van marcando el derrotero de cada quien. Y algunas llegan a convertirse en rupturas que se vuelven históricas. Enrique Alfaro es ejemplo de ello. Hace seis años tenía la oportunidad de ser senador del PRI –lo habían invitado para integrar la fórmula junto con Arturo Zamora-, había aceptado la invitación, pero un día viaja a la Ciudad de México y se reúne con Andrés Manuel López Obrador, quien lo convence que dejara el PRI para unirse a su Proyecto de Nación. El romper con Padilla y unirse al proyecto de López Obrador fue lo que fundamentalmente marcó a Alfaro.

Después Alfaro dejaría el proyecto del tabasqueño con su visión pragmática de la política de que el fin justifica los medios y se uniría a otros personajes ambiciosos como Ricardo Anaya, Alejandra Barrales en la búsqueda del poder.

¿HACIA DÓNDE VA URIBE?

Alberto Uribe Camacho es un hombre de carácter y de ideas. Esta decisión de bajarse de la barca naranja cuyo timón lo lleva Enrique Alfaro, lo marca y el tiempo dirá si hizo lo correcto. ¿Qué fue lo que lo llevó a romper con su compañero de lucha política a quien le coordinaría su campaña? ¿Fue la actitud autoritaria e impositiva de quien dice que viene a cambiar la historia de Jalisco como afirma la cambió en Guadalajara? ¿Fue el interés económico del desarrollo de Santa Anita Hills que Uribe estuvo obstaculizando? ¿Qué provocó el choque de trenes?

Parte de la historia del guión lo conoceremos este jueves cuando Alberto Uribe salga a rueda de prensa y de a conocer su versión del rompimiento con Alfaro y lo que representa. Uribe dirá también hacia donde dirigirá sus pasos. Todo parece indicar que se integra al Proyecto de Nación de Andrés Manuel López Obrador.

¿Hasta dónde llegará Uribe? La respuesta la dará el tiempo, pero por lo pronto viene a alterar el guión de reescribir la historia de Enrique Alfaro, quien movido por sus impulsos y su temperamento colérico lo ha llevado a agarrar monte, queriéndose comer la liebre antes de tenerla, con confrontaciones que muestran el grado de madurez que lo distingue, cuando las emociones lo gobiernan.

La política es un asunto de sumas y restas. El Grupo de Tlajomulco se resquebraja, cuando uno de sus pilares le dice a su jefe “ya no más autoritarismo…hasta aquí”. Es un duro golpe al proyecto de reescribir la historia de Jalisco, con la decisión de Alberto Uribe no sólo de abandonar al proyecto de Alfaro, sino de combatirlo, de luchar para que éste no se convierta en gobernador.

Hay que escuchar a Uribe, como hace ocho años escuchamos a Alfaro despotricar contra Raúl Padilla.

Este rompimiento en el equipo naranja le viene a quitar lo aburrido a esta contienda que parecía tener un resultado muy predecible. Habrá que ver la capacidad de Uribe para escribir un guión que nos enganche. Por lo pronto se atrevió a escribir su propia historia. Y eso tiene un gran valor.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com


Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
468 ad