Portal informativo de análisis político y social

LOS HOMBRES DEL PODER: La tercera gran reforma educativa

LOS HOMBRES DEL PODER: La tercera gran reforma educativa

Mar 14, 2017

Por Gabriel Ibarra Bourjac /

COREA, ANTES DE IMPULSAR SU REFORMA EDUCATIVA QUE SE CONVIRTIÓ EN EL MOTOR DEL CAMBIO, EN EL ASPECTO SOCIOECONÓMICO ESTABA MÁS ATRASADA QUE LOS PAÍSES DE AMÉRICA LATINA, VENÍA DE HABER LIBRADO UNA GUERRA CON JAPÓN Y SU SISTEMA PRODUCTIVO ESTABA DESTROZADO. CON UNA VISIÓN DE LARGO PLAZO, COREA LOGRÓ SALIR ADELANTE. LA CLAVE SE LLAMA EDUCACIÓN, ALTO VALOR A LA EDUCACIÓN, EL RECONOCIMIENTO AL MAESTRO.

Transformar la educación en México requiere de toda una ingeniería de gran calado, con visión, inteligencia y gran sensibilidad, considerando la realidad social tan contrastante que vive México.

Después de 100 años de que el maestro José Vasconcelos instrumentara cambios y transformaciones a la educación y de que Jaime Torres Bodet tuviera la visión de estadista, atacando problemas de orden estructural de un país en formación, el primero poniendo atención especial en la lucha contra el analfabetismo, lo que a 100 años podemos ver sus resultados, el segundo crear la infraestructura de llevar escuelas a todo el país.

Vendría después la educación para todos, considerando como valor número uno la cantidad y descuidando la calidad.

Y hoy, inmersos en plena globalización, con un mundo de alta competencia, llegamos a un punto en México donde se instrumenta una reforma educativa por el gobierno que encabeza el presidente Enrique Peña Nieto, reforma que enarbola la búsqueda de la calidad educativa con base en los indicadores de la OCDE.

De acuerdo a las transformaciones que vive el mundo con la revolución digital, la educación en México requiere de muchos cambios, no sólo en el modelo educativo, sino que tiene que estar enlazado a los aspectos políticos, económicos y del sistema, que es el pilar que sostiene el sistema educativo.

Ante este panorama, la visión de los educadores debe reconfigurarse para mejorar el presente y construir un mejor futuro de los niños y jóvenes teniendo la educación como el motor.

La lucha es la adecuada formación de los educandos, pero hay un entorno que gravita en el proceso formativo, como los problemas de salud, adicciones, obesidad, falta de atención en las casas.

El entorno socioeconómico es complicado: México poco ha avanzado en la lucha contra la desigualdad y pobreza, pese a que en los últimos 25 años se han destinado cientos de miles de millones de pesos en gasto de desarrollo social, tan sólo entre 2003 y 2013 se pasó de 173 mil millones a 313 mil millones de pesos.

El nuevo modelo que plantea el gobierno federal está en proceso de su instrumentación, en estos dos últimos años se libró una fuerte batalla con las organizaciones sindicales, primero con la SNTE y su lideresa Elba Esther Gordillo, después con la CNTE al rechazar el modelo que se proponía y que en el fondo más que el tema de calidad educativa, obedecía a defender privilegios, donde estos grupos eran los rectores de la educación, ejemplo de ello es Oaxaca, con la Sección 22 de la CNTE.

Para el ciclo escolar del 2018-2019 iniciará el nuevo modelo educativo de México, prácticamente le tocará al nuevo gobierno. Había muchas interrogantes sobre cómo sería el nuevo modelo, se conocían sus aspectos generales, que se traduce en un modelo hecho para la competencia y que lleva a la lucha del estudiante al que se le prepara para disputar con aquellos que se postulan para el mismo trabajo.

LA CONSTRUCCIÓN DE LA NUEVA SOCIEDAD

La reforma camina y avanza, pese a los obstáculos que enfrentó. Su instrumentación fue más complicada de lo que se pensó. La resistencia fue muy superior a lo que previeron los estrategas del gobierno, ya que el tema administrativo y laboral, para recuperar la rectoría del Estado tardó, desde la reforma constitucional, cerca de tres años hasta llegar a este lunes 13 de marzo de 2017 cuando el modelo es presentado.

De entrada ha tenido buen recibimiento en general, falta ir a los detalles donde por cierto dicen que se aparece el diablo. La reforma es de gran calado y su objetivo es la construcción de un nuevo país, teniendo a la educación como el eje central.

Hay países que le han apostado a la educación, a invertir en su capital humano, como Corea del Sur y en cuarenta años logró dejar atrás la pobreza y llegar a estadios de prosperidad, ubicándose en el top ten de la prosperidad.

Corea, antes de impulsar su reforma educativa que se convirtió en el motor del cambio, en el aspecto socioeconómico estaba más atrasada que los países de América Latina, venía de haber librado una guerra con Japón y su sistema productivo estaba destrozado. Con una visión de largo plazo, Corea logró salir adelante. La clave se llama educación, alto valor a la educación, el reconocimiento al maestro.

Los resultados de la reforma educativa los tendremos en 30 años, o sea lo que representa el cambio generacional. La reforma mexicana ha considerado las experiencias exitosas de países que han seguido esta ruta, esperemos que los gobiernos que vienen en el futuro le den continuidad y no lleguen con la visión mezquina de hacer cambios porque fue otro el gobierno que la impulsó, ya que su inicio es en el ciclo escolar 2018-2019.

La educación es el único motor de cambio y transformación. Enhorabuena que por fin el modelo se tenga terminado.

Ojalá sea la generación en el futuro de un nuevo ciudadano, que logre la transformación profunda de nuestro querido México.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com

Twitter: @bourjack