Portal informativo de análisis político y social

Los Hombres del Poder: Las alianzas del poder

Los Hombres del Poder: Las alianzas del poder

Jul 16, 2017

Por Gabriel Ibarra Bourjac //

Jalisco, política y electoralmente hablando tiene un gran peso nacional y como se vislumbra la elección presidencial del 2018. La entidad conocida también como alma y esencia de México, podría convertirse en la diferencia, como ha acontecido en las últimas tres elecciones presidenciales, con dos triunfos para el PAN y uno para el PRI (2000-2006 y 2012).

La elección en el Estado de México se debe considerar como el gran laboratorio político del 2018. El sistema y el gobierno mismo midieron a Andrés Manuel López Obrador. Pulverizaron el voto y le restaron fuerza. El priismo siguió respirando y sacó boleto para la carrera del 2018, con todo y que de cada 10 votos, 6.7 se ha manifestado en su contra. Ese escenario de Edomex, puede ser el nacional. Una elección de tercios, con los partiditos que pueden servir de bisagra, como lo hizo el Partido Verde y Nueva Alianza en esta elección tan importante y que con los 3 puntos que aportaron, le dieron la vitamina al partido en el gobierno para seguir por seis años más al frente de la administración.

En México son diez estados los que marcan la pauta en una elección por su número de electores: Estado de México, Distrito Federal, Veracruz, Jalisco, Puebla, Guanajuato, Nuevo León, Michoacán, Oaxaca y Chiapas. El Edomex concentra a 11 millones de votantes.

México tiene una población cercana a los 120 millones de habitantes y 16 millones viven en el Estado de México. Las cinco entidades más pobladas de México, de acuerdo a estadísticas del INEGI del 2015 son: 1. Estado de México, 16 millones 187 mil 608 personas. 2. Ciudad de México, 8 millones 918 mil 653 personas. 3. Veracruz, 8 millones 112 mil 505 personas. 4. Jalisco, 7 millones 844 mil 830 personas. 5. Puebla, 6 millones 168 mil 883 personas.

Jalisco, como lo hemos escrito, le otorgó al candidato del PAN, Vicente Fox en el 2000 más de 1 millón 300 mil votos; en el 2006 a Felipe Calderón, también postulado por el PAN, le aportaría más de 1 millón 400 mil votos, mientras que a Enrique Peña Nieto del PRI más de 1 millón 300 mil votos. Los tres ganaron la Presidencia de la República.

En cambio los candidatos de izquierda, como han sido Cuauhtémoc Cárdenas (2000) y Andrés Manuel López Obrador en el 2006 y 2012, la votación en Jalisco apenas han superado los 700 mil votos, que apenas llegaría a la mitad de los sufragados obtenidos por los panistas y poco menos de los obtenidos por Peña Nieto.

Después de las elecciones del Estado de México en las que el PRI logra ganar gracias a la pulverización del voto, principalmente la división en la izquierda mexicana, con el purismo de López Obrador que engloba a todos los partidos, a excepción de Morena que preside, al llamarlos ser la mafia del poder, se reconfigura el ajedrez político nacional con miras a la competencia del 2018.

Un escenario lógico es que se convierta en una elección de tercios, si se repite la historia del Estado de México.

Para el sistema el enemigo a vencer se llama Morena y López Obrador. Y en ese sentido, PRI y PAN, juegan con el sistema, al igual que el PRD.

El gobierno priísta de Enrique Peña Nieto ha sufrido un fuerte desgaste en el ejercicio del gobierno, con la corrupción galopante en los estados de los gobernadores que fueron entronizados como “el nuevo PRI” y que hoy se han convertido en prófugos de la justicia, y la creciente e incontrolable violencia de los grupos criminales, vislumbran escenarios muy complicados para el priísmo. En ese contexto ha revivido el PAN con el triunfo en el 2016 en 7 entidades del país y que le permite conjuntar una poderosa fuerza electoral con 12 estados gobernando.

LA ESTRATEGIA DE RICARDO ANAYA

No tengo duda que el joven queretano Ricardo Anaya será candidato presidencial con o sin alianza. Difícilmente habrá un candidato externo a los partidos políticos como se ha hablado de Juan Ramón de la Fuente. Eso se podría dar sólo en un escenario en el que Morena y López Obrador se dispararan como el gran favorito con una amplia ventaja contra los candidatos de los partidos. Ese crecimiento no se advierte.

Y Anaya avanza en su proyecto de construir alianzas, pero para su proyecto. Por eso en Jalisco su objetivo se llama Enrique Alfaro, porque está convencido que aseguraría cuando menos 1 millón 300 mil votos en la entidad, considerando que el PAN está desfondado.

Para tal fin Anaya requiere vencer la resistencia de los grupos locales panistas, principalmente de dos ex gobernadores que tienen más impacto en la opinión pública que al interior del PAN, como son Alberto Cárdenas y Francisco Ramírez Acuña.

Ese es uno de los objetivos prioritarios de Ricardo Anaya para apuntalar su proyecto político-electoral, que difícilmente se lo tumbará Margarita Zavala dentro del PAN, pero también debe de cuidar que no se salga de Acción Nacional, porque lo que sumaría con alianzas con Enrique Alfaro y MC, las perdería con Margarita fuera.

Los panistas seguramente en los próximos días y semanas empezarán a debatir la seria posibilidad de hacer campaña mano a mano con Enrique Alfaro y hasta llevar su nombre en la boleta.

En la política todo es posible. Los villanos de ayer, hoy pueden ser vistos como almas de la caridad. La política produce mejor alquimia que la química.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com

Twitter: @bourjack