Portal informativo de análisis político y social

Los Hombres del Poder: ¿Llegó la hora de López Obrador?

Los Hombres del Poder: ¿Llegó la hora de López Obrador?

Ene 9, 2018

Por Gabriel Ibarra Bourjac //

Llegamos al 2018 con ímpetu renovado, con nuevos proyectos, con la experiencia que deja un año más de vida y con la actitud abierta de hacer nuestra pequeña aportación al debate sobre los grandes temas de la agenda de Jalisco y de México.

El gran tema que dominará la opinión pública en el 2018 será la lucha por el poder. Se vislumbra una guerra encarnizada por la Presidencia de México, sin tregua.

TRES ALTERNATIVAS

La competencia por la Presidencia de México se ha tornado una competencia de tres. Por un lado el tabasqueño Andrés Manuel López Obrador, convertido en una alternativa para millones de mexicanos que no vislumbran un mejor futuro con un gobierno que no los saca de la situación de pobreza en que están sumergidos y que durante los últimos 25 años el país no ha sido capaz de superar el crecimiento promedio anual del 2% del Producto Interno Bruto.

El político nacido en el sureste mexicano, paradójicamente donde se asienta la mayor pobreza del país, enfrentará a dos rivales que representan al modelo económico que ha estado vigente durante los últimos 25 años: José Antonio Meade, tecnócrata experimentado que tiene la confianza del establishment y cuya mayor fortaleza se entendería es ofrecer estabilidad y continuidad en las políticas de gobierno; el otro es el joven queretano Ricardo Anaya, que ha mostrado ser un político pragmático, muy bueno para el debate, habilidoso para lograr los objetivos que se traza, como fue llegar a la presidencia del PAN, desplazar a sus opositores y después unir a la vieja izquierda negociante a su proyecto presidencial, sin embargo sin experiencia alguna de gobierno. Su ambición por el poder genera desconfianza.

LA LUCHA POR EL SEGUNDO LUGAR

La disputa fuerte en la contienda presidencial será quién de los dos (Maede o Anaya) logra posicionarse en el segundo lugar para ir a la final contra López Obrador. Los estrategas de comunicación de los candidatos en este último mes del 2017 y en las primeras semanas del 2018 van por el segundo lugar. No está aún claro quién de los dos lo tiene.

Del lado del oficialismo se quiere enterrar a Ricardo Anaya, tratando de generar la percepción de que está caído, desdibujado, desaparecido del debate público. Es cierto que el queretano ha tenido que apagar los fuegos que fue dejando en sus guerras dentro del PAN, los daños que ha generado su forma autoritaria de ejercer el poder, ejemplo es la imposición de alianzas que hizo en Jalisco y habrá que ver si el costo es alto o los ciudadanos le restan importancia a lo que ha sucedido dentro de los partidos, como el PAN donde una corriente fuerte del calderonismo representado por Margarita Zavala, está en otra órbita.

A su vez José Antonio Meade tendrá que remar contra corriente y romper la pesada losa que significa la carga negativa del PRI, que se ha convertido en sinónimo de corrupción y que además no ha sido capaz de revertir la problemática de inseguridad y violencia que le heredó el gobierno del Presidente Felipe Calderón, que en vez de disminuir se ha agudizado. Sumados los dos sexenios la guerra contra el narcotráfico sumará casi 300 mil vidas perdidas. Y esto sucede en un país que “no está en guerra”.

LA OPORTUNIDAD DE LÓPEZ OBRADOR

El político de Macuspana, Tabasco, representa el cambio en México. Sus malquerientes y detractores lo estigmatizan señalando que es el cambio de reversa y lo equiparan con “el mesías venezolano” de Hugo Chávez, ya extinto. En el pasado reciente el presidente de Morena fue marcado como “un peligro para México”, pero a la luz de dos gobiernos, preguntamos si habrá un peligro mayor para este país que ha significado el asesinato y/o desaparición de casi 300 mil vidas, como lo encarnan los gobiernos de Calderón y Peña Nieto como resultado de la guerra contra el narcotráfico en atención a hacerle el juego sucio a los gringos con un trabajo de contención para que la droga la puedan consumir con toda la calma del mundo, sin tener que mancharse de sangre, como ha sucedido con México y Colombia que ponen las muertes y sufren el dolor, causado por la demanda de droga de decenas de millones de norteamericanos.

¿ES LA HORA DEL CAMBIO?

Si bien México mantiene estabilidad económica en un mundo convulso, el punto es que no hay crecimiento. No caemos en el caos, pero el país no avanza. Son 56 millones de pobres de una población de 120 millones de habitantes, que no ven un mejor futuro para sus hijos. Los gobiernos neoliberales de Carlos Salinas, pasando por Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto, no han sido capaces de disminuir la desigualdad y generar con sus políticas una mejor distribución de la riqueza, cuando la corrupción, la impunidad, la violencia y la inseguridad campean. ¿No habrá llegado el momento de probar con López Obrador? Hay más de 15 millones de electores que están convencidos que nos iría mejor con López Obrador.

Puede ser. Al tiempo.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourja@gmail.com

%d bloggers like this: