Portal informativo de análisis político y social

Los Hombres del Poder: Los retos de Andrés Manuel y Alfaro

Los Hombres del Poder: Los retos de Andrés Manuel y Alfaro

Jul 5, 2018

Compartir en redes sociales:
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Shares

A propósito de las victorias tan amplias obtenidas tanto en la elección presidencial por Andrés Manuel López Obrador, y en Jalisco por Enrique Alfaro, con sus Movimientos (Morena y el Alfarista), es lo más común que la euforia invada a los triunfadores y la tristeza a los derrotados.

Sin embargo, valga recordar que ni las victorias, ni las derrotas son para siempre. Y vale reflexionar para tratar de entender lo que está sucediendo hoy en esta revolución digital que es la transformación del poder, entre lo vertical, como lo han venido operando los partidos llamemos “tradicionales”, que se olvidaron de la horizontalidad, privilegiando a grupos y camarillas sobre el interés general, para ser los grandes derrotados en esta elección.

El politólogo de la globalización, Moisés Naim, acuñó la frase que nos permite entender con mayor claridad la transformación del poder (…) “El poder ya no es lo que era. El poder como la energía no se crea ni se destruye, pero irremediablemente se disemina entre una multitud de agentes, de micropoderes en cuyas manos acaba degradado”.

Pero hay una frase de Moisés Naim que sin duda sintetiza lo que estamos viviendo: “El poder es cada vez más fácil de obtener, más difícil de usar y más fácil de perder”. Y es cierto. Aunque tanto Andrés Manuel López Obrador como Enrique Alfaro que tienen mucho en común, bien podrían decir, “no ha sido fácil llegar hasta donde hoy estamos” (ganar Presidencia de México y gubernatura de Jalisco), que bien puede ser relativo, porque en la carrera de ambos están los tropiezos y los fracasos.

En efecto, López Obrador tomó decisiones fundamentales en su vida, como fue abandonar el PRI, porque el rumbo que siguió este partido no estaba en sintonía con su cosmovisión del mundo. Y así fue trazando su ruta desde la oposición y por el cambio en México. Lo mismo hizo Alfaro. Pierde como priista la elección a alcalde de Tlajomulco hace 20 años, después renuncia a seguir militando en este partido y se lanza a crear una alternativa política como es El Alfarismo, utilizando para ello los colores naranja de Movimiento Ciudadano.

López Obrador tardó 12 años en ganar la Presidencia de la República desde su primer intento, mientras que a Alfaro fueron 6 años, o sea, periodos muy cortos (más de 20 cuando sufrió su primera derrota) . ¿Fue difícil llegar al poder? Si estos triunfos los comparamos con el trayecto de grandes figuras que crearon movimientos (Mandela en Sudáfrica) o (Lula en Brasil), aquellas fueron luchas mucho más largas, guardando las proporciones.

EL PRI Y SUS 90 AÑOS

Si damos una repasada por estos cambios del poder entre ayer y hoy, simplemente veamos lo que ha acontecido con el PRI tanto en Jalisco como a nivel nacional durante cerca de un siglo de vida. Su génesis fue el Movimiento de la Revolución y en estos 90 años de vida, ha registrado tres importantes transformaciones y cambios de siglas (PNR, 1929; PRM, 1938, y PRI, 1946). Durante 70 años se mantuvo en el poder en forma ininterrumpida. Después Vicente Fox lo saca de Los Pinos con los colores del PAN, sigue Felipe Calderón con el PAN, pero duran en el poder sólo 12 años, para que el PRI regrese a la Presidencia, pero esta vez ha sido sólo un sexenio, sufriendo la peor derrota en sus 90 años, con el 16% de la votación. Sin duda es el gran perdedor.

En Jalisco sucedió algo muy similar. Cuando el PRI y su candidato Eugenio Ruiz Orozco es derrotado en 1995 por Alberto Cárdenas, el PAN permaneció 18 años en el gobierno; vuelve el PRI pero permanece sólo seis años. Los ciudadanos lo botan con el voto.

LOS TRIUNFOS Y LAS DERROTAS

Mi agudo amigo politólogo Gabriel Torres Espinoza me recuerda una frase que le escuché a mi viejo maestro de periodismo José Luis “Chino” García Montoya, que “en política no hay muertos, hay apestados por un tiempo, pero luego cambia (…) Es normal en toda democracia que un partido que es gobierno pase a la oposición y toda oposición pase a ser gobierno, no veo un tema de catástrofe irreversible ni que se escriba a partir de hoy la historia a futuro de estos partidos”.

¿CUÁNTO VAN A DURAR?

En ese encuadre de Gabriel Torres, nos podremos preguntar, cuántos años van a durar estos dos líderes carismáticos en el ejercicio del gobierno. Ellos han generado grandes expectativas de esperanza de cambio, de que la gente viva mejor, de que haya menos desigualdad, menos violencia, menos inseguridad y que la corrupción e impunidad, disminuya drásticamente. ¿Serán capaces de cambiar nuestra realidad tan pesimista y dolorosa para cientos de miles y hasta millones de personas? ¿Cómo se verán en el futuro? ¿Harán un gobierno que gane el aplauso y reconocimiento, cambiando la historia como obsesivamente lo han remarcado en sus discursos (refundación de Alfaro, y cuarta gran trasformación de México de Andrés Manuel)?

Lo cierto es que ambos llegan con muy buen capital político, mucho mayor el de López Obrador con el voto de más del 50 por ciento, tienen las condiciones favorables para intentar cambiar nuestra realidad de desequilibrios, injusticias, inercias y atavismos que son freno del desarrollo de nuestro potencial.

Estos dos trascendentes movimientos basados en el carisma de sus líderes tienen ahora la oportunidad de ir a las transformaciones y cambios de instituciones que sean funcionales. Serán los resultados los que respondan, si son flor de un día, de un buen intento, si realmente tienen la capacidad para cambiar la historia, como lo han expresado.

El tiempo nos dará la respuesta, pero vale tener presente lo que bien remarca Gabriel Torres: “las victorias ni las derrotas son para siempre”.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com


Compartir en redes sociales:
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Shares
468 ad