Portal informativo de análisis político y social

Los Hombres del Poder: ¿Morirán los pluris y el financiamiento a partidos?

Los Hombres del Poder: ¿Morirán los pluris y el financiamiento a partidos?

Sep 30, 2017

Por Gabriel Ibarra Bourjac //

¿Son diferentes los partidos políticos en México? ¿Qué diferencia marcaría usted entre Enrique Ochoa Reza, Dante Delgado, Ricardo Anaya y Andrés Manuel López Obrador?

Lo preguntó porque en el contexto de la ayuda a los damnificados se ha dado una fuerte competencia entre los priístas y los integrantes del llamado Frente Ciudadano por México para mostrarse ante a los ciudadanos como muy generosos y reformistas.

Pero más allá de las competencias, advierto que estamos ante un cambio que vendrá a sacudir al sistema político mexicano en un punto que es el modelo de financiamiento a los partidos políticos, que representa una demanda de muchos años de los ciudadanos que consideran es un despilfarro y exceso lo que estas instituciones reciben de subsidio.

Simplemente la sociedad no está de acuerdo en que se subsidie a los partidos políticos y está convencida que sean los militantes y simpatizantes los que los sostengan, que aquellos funcionarios llevados a los puestos públicos por los partidos sean los que con su cuota paguen los gastos que el sostenimiento de los mismos implica.

Fuera del círculo rojo he escuchado a familiares, amigos y voces diversas que están fuera de los espacios del poder y de los partidos, quienes exigen, y no de buena forma, que se acabe con el financiamiento, incluso lo hacen con palabras altisonantes.

Y reclaman que se haga ya, que si se requiere reforma legal, constitucional o como se le quiera llamar, pero sea ya y no para el 2021 o 2025.

Otra demanda de los ciudadanos es que se acabe también con los senadores, diputados federales y locales plurinominales, que son los privilegios que tiene la clase política.

EL FINANCIMIENTO PRIVADO

Hay mucha rabia en los ciudadanos, mucho odio hacia los partidos políticos y sus integrantes, a quienes los tachan de viles rateros. Nunca como hoy habíamos visto que la actividad política llegara a los niveles tan bajos de desprestigio y rechazo.

Aceptar la demanda popular de poner fin al financiamiento público, nos lleva a que prevalezca el financiamiento privado. Y esto incidirá seguramente en la privatización de la política, toda vez que el que paga manda. Simplemente bastará que gente con poder económico patrocine a grupos y militantes de un partido político. Se dirá que esto de todas formas ya se hace. Puede ser, pero se convertirá en un círculo vicioso, que puede llevar a mayor grado de corrupción (y alguien preguntará ¿más que los Duarte, Borge y Cía.?), porque ya en el gobierno quien gane con el apoyo de sus financiadores, tendrá que pagar los favores recibidos, la inversión que se hizo en su persona para que su proyecto triunfara.

¿Debe ponerse fin en forma absoluta al financiamiento público a los partidos? Tengamos presente que estos son instituciones de interés público. La utilidad que tienen los partidos es la forma menos mala con que contamos para organizar al gobierno. Dejar el gobierno en manos de “ciudadanos independientes” representa salir de Guatemala para entrar a Guatepeor y llegar a un desorden mayor del que estamos inmersos.

LA DESAPARICIÓN DE LOS PLURIS

La desaparición de los pluris es otra demanda ciudadana. Los aborrecen amplios sectores de la sociedad. Los ven también como zánganos, chupadores de sangre, donde son beneficiados los que dominan las partidocracias. El PRI les tomó la palabra y su presidente nacional Enrique Ochoa durante la semana hizo la propuesta de hacer cirugía mayor al sistema político mexicano y de una vez por todas desaparecer a los pluris (senadores, diputados federales, locales), pero aquí la respuesta de los partidos ha sido el silencio.

Ricardo Anaya, Alejandra Barrales y Dante Delgado han evadido el tema y descalifican a Ochoa al llamarlo oportunista. Parece que en esta iniciativa del PRI nadie le entró a competir. Lo dejaron sólo, habrá que ver cómo evoluciona en los próximos días.

Las dos iniciativas (cero financiamiento y fin a los pluris) es una demanda ciudadana. Ignorarla es seguir acrecentando la distancia entre partidos y sociedad. Los partidos y los políticos deben de enviar señales de reconciliación con la sociedad, pero para lograrlo, tienen que ver el mundo con otro cristal e ir de las palabras a los hechos.

El poner fin al financiamiento a los partidos, que tiene el riesgo de entregarlos al poder económico, la gente lo reclama y se le puede dar, pero el otro paso es quitarle la vida a los pluris y allí no he visto ni al Frente Ciudadano ni a Morena decir pio.

El temblor de 1985 provocó que el PRD y Cuauhtémoc Cárdenas llegaran al gobierno de la Ciudad de México. ¿El sismo del 19 de septiembre de 2017 a quién llevará y qué cambios políticos generará? ¿Sólo cambio en el modelo de financiamiento? ¿Golpeará a los pluris? El tiempo nos dará la respuesta.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com