Portal informativo de análisis político y social

LOS HOMBRES DEL PODER: Muertes de la estupidez

LOS HOMBRES DEL PODER: Muertes de la estupidez

Nov 16, 2013

Por Gabriel Ibarra Bourjac —-

AQUÍ EN JALISCO UN 30 POR CIENTO DE LOS ACCIDENTES QUE SE REGISTRAN SON CAUSADOS POR ALCOHOL Y VOLANTE QUE SE CONVIERTEN EN FUNESTOS Y UN ALTO NÚMERO DE VÍCTIMAS SON JÓVENES. ELLOS NO MUEREN DE INFARTOS, DE DIABETES, DE HIPERTENSIÓN O ALGUNA ENFERMEDAD. LOS MATA LA SINRAZÓN.

Una política pública con un fin noble sin duda es el Operativo “Salvando Vidas”, que inició el pasado fin de semana la Secretaría de Movilidad y el Gobierno del Estado, que tiene como objetivo salvar cuando menos el 35 por ciento de las mil 400 o mil 500 personas que pierden la vida cada año en las calles de la metrópoli o en las carreteras de la entidad.
Si se logra el objetivo impacto las vidas que se pueden salvar serían 500 cada año. El objetivo del gobierno que encabeza Aristóteles Sandoval es alcanzarlo al final del sexenio.
“En México se generan 400 mil accidentes cada año, con pérdidas materiales del orden de los 200 mil millones de pesos. Esto es una cantidad importante, pero más importante es el hecho de que se pierdan más de 40 mil vidas al año y 90 mil personas que quedan con una incapacidad”, según lo señaló el presidente de la Comisión de Movilidad del Senado de la República, Jesús Casillas Romero.
El sector más vulnerable en Jalisco, más golpeado en estos accidentes viales, principalmente los que ocasiona el alcohol y el volante son los jóvenes, el que precisamente presenta mayor resistencia a que se establezcan límites en el consumo de alcohol y contra su voluntad –como decía Manuel Clouthier, con ellos o a pesar de ellos– se tienen que instrumentar programas y políticas públicas de gobierno que busque su protección ante la inconciencia.
Si nos echamos un clavado a las redes sociales de jóvenes y de otros ya no tan jóvenes, veremos expresiones que muestran el grado de inconciencia en que se encuentran, que denota simplemente que no creen que puedan convertirse en fría estadística y menos imaginar el gran dolor que dejarán a sus padres con su partida prematura, porque los mayores de esta generación de padres no hemos tenido la capacidad de enseñarles lo que es responsabilidad, cuando al mismo tiempo todos hemos contribuido a que esta metrópoli esté llena de trampas por la combinación funesta de alcohol y volante.
A propósito de esta inconciencia un joven llegó a escribir estas frases y que luego sería aplaudida por decenas de amigos que comparten su criterio y que consideran muy gracioso sus expresiones: “Odio ; en realidad odio el operativo salvando vidas y sus estupidos limites de alcohol . 2 chelas en la cena y ya tienes que pedir taxi a casa ? Haganlo ; pero haganlo ya que tengamos una buena red de camiones k pasen cada hora despues de las 12 como en europa. Estupida ley sin infraestructura . ….perros”.
Traté de entablar comunicación con quien escribió ese texto, porque lo conozco, y si bien me atendió, terminé recibiendo una bofetada cuando de repente me borró de la red de amigos con un mensaje además poco amigable.
Bueno, el punto es que en Jalisco y en México país, las muertes por accidentes viales se han disparado y más las de jóvenes. Como hemos escrito, mata más alcohol y volante que crimen organizado. Aquí en Jalisco un 30 por ciento de los accidentes que se registran son causados por estos elementos que se convierten en funestos y las víctimas son jóvenes. Ellos no mueren de infartos, de diabetes, de hipertensión o alguna enfermedad. Los mata la sinrazón. Ellos podrían tener larga vida, poder volar lejos y alto, pero de repente recibimos una llamada en la madrugada para darnos la fría y dolorosa noticia que un hijo, un hermano o nuestro padre, está herido en la Cruz Roja o en el Hospital Civil. Llegamos y la partida se ha consumado.
Quienes hemos vivido esa tragedia, no queremos que otras familias lo sufran. Y el asunto es que en no pocos casos, los que mueren no son precisamente los que conducen en estado alcoholizado, sino los que vienen en otro vehículo y que no fueron a esa fiesta, vaya, ni consumieron tan solo una gota de alcohol. Sin embargo, les robaron la vida.
Por eso es de aplaudir este programa de la CURVA llamado Operativo “Salvando Vidas” de la Secretaría de Movilidad, que deberá estar acompañado con una intensa, persistente y permanente campaña de concientización y educación para que nuestra juventud no se pierda antes de madurar.
En efecto, se trata de un asunto de cultura y de conciencia, conciencia que es la que falta. Sucede con un buen número de adultos que pareciera se quedaron en la adolescencia, sin madurar mentalmente y que poco valor le dan a la vida.
Con convicción apoyamos este programa “Salvando Vidas”, porque aunque nos ataquen “de moralistas” y nos digan “perros…te odio”, seguiremos adelante, más allá de una prédica o una crítica sobre algo que está mal, que nos golpea, pero que poco, muy poco hacemos para cambiar.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com