Portal informativo de análisis político y social

LOS HOMBRES DEL PODER | ¿Quién al PRI Jalisco?

LOS HOMBRES DEL PODER | ¿Quién al PRI Jalisco?

Ago 15, 2015

EL GOBERNADOR, COMO JEFE POLÍTICO EN ESTA NUEVA OPORTUNIDAD DE REARTICULAR AL PRIISMO Y UNIRLO, NO SE PUEDE EQUIVOCAR. TIENE QUE ACTUAR CON UNA VISIÓN DE ESTADISTA, DE BUSCAR EL MEJOR CUADRO POLÍTICO DE ACUERDO A LA CIRCUNSTANCIA QUE HOY VIVE JALISCO, MÁS ALLÁ SI FORMA PARTE DE SU CÍRCULO CERCANO.

Será hasta después de octubre cuando se proceda al cambio de la presidencia estatal del PRI, conforme a la determinación asumida por los dirigentes de los sectores y organizaciones que conforman el Revolucionario Institucional, ya que se trata de tomar una decisión que sea resultado de un consenso, aceptando que se le reconoce al gobernador Aristóteles Sandoval su liderazgo político, pero el que resulte candidato tendrá qué contar con la aceptación generalizada.

Aristóteles no quiere que el tema de cambio de dirigencia se le vaya de las manos y por eso estuvo de acuerdo con los sectores de meter freno a ese movimiento para que la decisión quien se convierta en presidente pueda contar con consenso y aceptación general.

¿Quiere decir que el gobernador no podrá decidir como jefe político el nombre del futuro dirigente como lo hizo con los candidatos a las alcaldías de Zapopan y Guadalajara, derrotados en las urnas?

¿Se podrá cumplir con este objetivo? ¿Hay alguien que tenga la capacidad de unificar al priismo jalisciense como lo logró en el CEN del PRI el político sonorense Manlio Fabio Beltrones? ¿Hay alguien en Jalisco que se le acerque al paisano de Plutarco Elías Calles?

¿Qué injerencia tendrá el futuro presidente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, en el nombramiento del futuro dirigente en Jalisco?

Buscando respuesta a la primera interrogante, sobre si el gobernador decidirá el nombre del dirigente que vendrá a sustituir a Hugo Contreras, me explico: seguramente tendrá mano en la propuesta, pero tendrá que contar con la objetividad y seriedad de seleccionar un perfil que sea aceptado por todos o casi todos, más allá de empatías o que forme parte de su círculo de confianza.

Si bien es cierto que en la democracia se compite y lo mismo se gana o se pierde, el gobernador ejerciendo esa potestad que le permite ser el jefe político, en el proceso electoral de junio pasado, apoyó a dos perfiles de candidatos que formaban parte de su equipo de gobierno (Ricardo Villanueva y Salvador Rizo) y perdieron. Se equivocó a juzgar por los resultados y sus asesores erraron. Eso es lo que sucedió en la realidad.

El gobernador, como jefe político en esta nueva oportunidad de rearticular al priismo y unirlo, no se puede equivocar. Tiene que actuar con una visión de estadista, de buscar el mejor cuadro político de acuerdo a la circunstancia que hoy vive Jalisco, más allá si forma parte de su círculo cercano. Puede voltear a otros perfiles, con mayor experiencia, probados, que tengan el compromiso y esa inteligencia o sensibilidad social que parece han perdido los políticos de hoy que primero ven qué van a ganar ellos, antes del compromiso de servir, es servirse. Son pragmáticos, sin mística, sin ideología: ligths.

Sobre si hay alguien en Jalisco como Beltrones que pueda unificar al priismo, si bien cada quien es irrepetible, pero fuera del círculo del gobernador hay cuadros políticos valiosos que forman parte de otras generaciones.

Este no deja de ser un dilema para el líder o ¿se puede pensar en alguien de otra generación diferente a la del gobernador?

En cuanto a la injerencia de Beltrones en el cambio de presidente del PRI, se advierte que en Jalisco tiene amigos y tiene intereses, como son el senador Arturo Zamora, los diputados federales Abel Salgado, Leobardo Alcalá y Claudia Delgadillo. Pero no creo que pretenda intervenir. Seguramente dejará que el gobernador conduzca el proceso, esperando que haya la inteligencia y oficio político para que escojan al mejor perfil conforme a la nueva circunstancia.

 

Un Gobernador abierto

Aristóteles se tomará su tiempo para que la decisión sea la más acertada y ayude a rearticular al PRI, principalmente al de la Zona Metropolitana que es donde existe un mayor alejamiento. Más allá de partir de prejuicios, tiene que estar con su cabeza muy fría, con la actitud del sabio de escuchar a todos los actores políticos que puedan hacer una aportación y con esa visión de la película, proceder en consecuencia. Y creo que ha entrado a esa sintonía. Incluso, se podría reunir con Rubén Vázquez esta semana, quien se ha distinguido por su discurso crítico que han tocado al mismo gobernador.

El jefe político debe de orientar una buena decisión, fuera de cualquier círculo que le pueda contaminar. Esta oportunidad de reconciliarse con el priismo es única, no volverá a repetirse. Su inteligencia política estará en cuanto a tomar la decisión más acertada para Jalisco y para su mismo partido que debe redundar en su propio proyecto. Lo ideal, creo, es que combine la experiencia con la juventud. En la presidencia un político experimentado y con la aprobación de grupos y sectores, y en la Secretaría General a una mujer con hambre de trascender, dispuesta al trabajo y a la entrega sin temor a convivir con la gente de abajo.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com