Portal informativo de análisis político y social

LOS HOMBRES DEL PODER: UN HOMBRE DE CONVICCIONES

LOS HOMBRES DEL PODER: UN HOMBRE DE CONVICCIONES

Feb 11, 2012

FERGUZ ES LA ANTITÉSIS DEL POLÍTICO FRÍVOLO. SU TRAYECTORIA MUESTRA A UN HOMBRE TENAZ, PERSISTENTE, DE CONVICCIONES FIRMES, APEGADO A LOS VALORES TRADICIONALES DE LA FAMILIA MEXICANA. LLEGA DE CANDIDATO EN UN MOMENTO DIFÍCIL PARA ACCIÓN NACIONAL EN JALISCO, QUE ES EL DESGASTE DE 18 AÑOS DE GOBIERNO.

 

Con la elección de los panistas a favor de Fernando Guzmán para que sea su candidato a gobernador –falta que se desahogue la impugnación presentada por Alfono Petersen, aunque es mínima la posibilidad que venga a cambiar el resultado– se define una competencia entre tres personajes por primera vez en este tipo de confrontaciones por el ejercicio del poder en Jalisco.

 

El enemigo a vencer de acuerdo a las encuestas es el precandidato del PRI, Jorge Aristóteles Sandoval, sin embargo la irrupción del candidato de las izquierdas Enrique Alfaro que se presenta como una propuesta diferente, le da el condimento de que tendremos una competencia muy divertida y emocionante.

 

El Partido Acción Nacional se manifestó a favor de uno de sus cuadros más sólidos y experimentados de que dispone en Jalisco, como es Fernando Guzmán, un hombre de principios sólidos, defensor de los valores familiares y tradicionales que chocan con el modernismo y las modas que nos han impuesto desde el exterior.

 

FerGuz choca con esas elites que ofertan el nuevo orden, quienes se han convertido en sus delirantes críticos, cuando lo tildan como el máximo representante de la derecha católica y peyorativamente lo presentan de visión medieval, por estar a favor de la vida y en contra del aborto, por rechazar los matrimonios o uniones entre personas del mismo sexo.

 

El impulsar el fortalecimiento de los valores familiares y además mostrar congruencia entre el decir y el hacer, sin duda representa una propuesta atractiva para gran parte de la sociedad jalisciense y constituye más que una debilidad, una gran fortaleza del ex secretario General de Gobierno.

 

Su cercanía con la jerarquía católica, especialmente con el cardenal don Juan Sandoval Íñiguez, sin esconder su acendrado catolicismo, como se acostumbró en otros tiempos, es otro rasgo de la personalidad del abanderado panista.

 

Su proyección nacional precisamente la logró con la lucha para que se hiciera justicia en el asesinato en el Aeropuerto Internacional de Guadalajara del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo. Como abogado dio la gran batalla, pero nunca logró acreditar la teoría de la conspiración ante las autoridades de justicia, aunque en la percepción ciudadana esa idea fue la que prevaleció.

 

EL DETERIORO DEL PANISMO

El gran reto para Fernando Guzmán es enfrentarse al cansancio y desgaste que genera el ejercicio del gobierno. Son tres sexenios de Acción Nacional que en forma ininterrumpida han gobernado Jalisco. El primero lo encabezó Alberto Cárdenas Jiménez, quien con todo y sus novatadas hizo un buen gobierno, destacando la creación de empleos que en el sexenio, superó los 200 mil. La imagen fresca y sencilla de Alberto permitió refrescar el ejercicio del gobierno. Eso lo llevó posteriormente a ser secretario de Estados en dos ocasiones, primero al frente de Semarnat y Sagarpa.

 

Después le tocó a Francisco Ramírez Acuña, quien destacó por su firmeza en la aplicación de la ley y la defensa de Jalisco. El tercer gobierno muestra un deterioro del panismo y que se ha agudizado con la frivolidad de Emilio González Márquez, cuyas inconsistencias y contradicciones le restan valor a la autoridad.

 

Guzmán contra ese desgaste tendrá que luchar. No llega precisamente en el mejor momento para buscar el voto de los jaliscienses, pero ese es su reto, el crecerse al castigo. Tendrá que convencer a los jaliscienses de que lo mejor para Jalisco está por venir, pero tiene el pasivo del actual Gobierno.

 

Fernando Guzmán es la antítesis de lo que representa el actual gobernador. No tiene flancos débiles. No ha incurrido en escándalos ni en su vida pública ni en su vida privada. Contra la lectura que le han dado los priístas de que es el candidato más débil que pudo haber postulado Acción Nacional, se equivocan. Guzmán es el candidato más sólido, aunque no tiene el carisma de Alfonso Petersen, es un político de lucha, perseverante, con visión de largo plazo y que en consecuencia le gusta picar piedra todos los días.

 

Así fue como ganó la candidatura de Acción Nacional, contra los pronósticos, contra las encuestas y las críticas de un sector de la prensa, obtuvo una holgada ventaja que lo convierten en el virtual candidato del PAN al Gobierno de Jalisco. Ahora dará la principal batalla política de su vida, convertirse en gobernador de su tierra adoptiva y así poder llevar al ejercicio del gobierno las políticas públicas que permitan construir una sociedad más sana, frente a los virus destructivos que tanto daño nos han causado.

 

E-mail: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com