Portal informativo de análisis político y social

LOS HOMBRES DEL PODER: UN HOMBRE QUE DEJA HUELLA

LOS HOMBRES DEL PODER: UN HOMBRE QUE DEJA HUELLA

Dic 10, 2011

Polémico, controvertido, pero claramente definido, ha sido el cardenal Juan Sandoval Íñiguez, quien deja le jefatura del Arzobispado de Guadalajara, después de un periodo de 17 años de la considerada una de las zonas eclesiásticas más importantes y conservadoras del país, para ser sustituido por el también religioso jalisciense José Francisco Robles Ortega (arzobispo de Monterrey, hasta antes del nombramiento determinado por el Papa Benedicto XVI).

 

Es tanta la fuerza del cardenal Juan Sandoval que hasta deja sucesor. Monseñor Robles Ortega fue el preferido del hombre que se va. Su cercanía con Benedicto XVI tiene sus ventajas. La personalidad del orgullo de Mascota se dice que es más austera en todos los órdenes que la de don Juan.

 

Cercano a los 78 años de edad (nació en Yahualica el 28 de marzo de 1933) Sandoval Íñiguez se distinguió por la defensa férrea que ha hecho de la fe como ningún otro prelado en México. Su herencia cristera siempre ha sido muy clara en torno a las posiciones asumidas. Su llegada al Arzobispado de Guadalajara fue producto del vacío que dejó el asesinato de su antecesor cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, cuya versión oficial se trata de un crimen producto de la confusión al confrontarse dos bandas de criminales, pero que en la visión de Sandoval, fue un magnicidio como resultado de una acción premeditada y orquestada por los enemigos de la Iglesia en el gobierno priísta.

 

DEFENSA DE LA IGLESIA

En tiempo de crisis y de valores que envuelve a la sociedad de la globalización con el choque de nuevos paradigmas derivados de una cultura claramente hedonista que adora al becerro de oro, el líder religioso jalisciense se ha hecho notar por su valentía y valor de sustentar y defender la ideología y los preceptos que por siglos le han dado sentido y razón a la Iglesia fundada por Jesucristo.

 

Empero, la Iglesia Católica no ha escapado a esa crisis de valores, como se manifiesta con los escándalos de pederastia y la doble vida que quedó al descubierto del fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, acusado también de hechos abominables, como es el abuso a menores, traicionando la confianza que genera la investidura religiosa.

 

Cuando se escribe o se habla de don Juan Sandoval se suele asumir una actitud maniquea. No es mi caso. He criticado posiciones políticas-partidistas que ha asumido el hombre de Yahualica al defender a un partido político, cuando su condición de líder espiritual, debe ser sumamente cuidadosa, considerando la pluralidad que distingue a los católicos. Eso puede ser parte de los aspectos criticables de este prelado en cuyo periodo precisamente se dio en Jalisco la alternancia política.

 

No es gratuito el que se le relacione con los gobiernos emanados del Partido Acción Nacional por lo que el propio Sandoval ha tenido que pagar un alto costo, como le sucedió con aquella pifia cometida por el gobernador Emilio González Márquez en el llamado “banquete del hambre” y que se llevó en la fiesta alocada, cuya presencia el Cardenal avaló los dislates del amigo provocado por un día de exceso de copas.

 

SIN MEDIAS TINTAS

Dentro de la Iglesia Católica, no se distingue precisamente por su carisma. Su estilo de hablar directo y hasta áspero en diversos temas no le da para ganar concursos de simpatías. Las posiciones asumidas contra el aborto y a favor de la vida, el manifestarse en contra de los matrimonios gays, le han ganado la animosidad de aquellos que se presumen estar a la vanguardia de los cambios y de la modernidad, pero también el apoyo mayoritario de los católicos que no comparten esas visiones de la modernidad. Sin embargo, Juan Sandoval, ha cumplido con un cometido que tiene como jerarca religioso y ser congruente con las posiciones que la Iglesia Católica ha asumido.

 

CHOQUE CON EL PODER

Como ningún otro jerarca, don Juan Sandoval será recordado por sus críticas y confrontaciones con los hombres del César. Su debate con el ex secretario de Gobernación y ex procurador Jorge Carpizo, así como con Marcelo Ebrard, por el rechazo –con el primero- de “la teoría de la confusión”, y con el segundo por avalar los matrimonios gays, lo hacen único y célebre. Por esto y otras cosas más se le extrañará seguramente a este líder religioso cuyo liderazgo trascendió el campo del César y mostró un fuerte liderazgo moral, como nunca antes lo viviera religioso alguno en Jalisco y en México.

 

Agradecemos sus comentarios a: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com

One comment

  1. EPITAFIO:

    AQUÍ YACE UN CARDENAL …
    SE LLAMÓ JUAN SANDOVAL,
    QUE HIZO EL BIEN E HIZO EL MAL;
    EL MAL LO HIZO MUY BIEN,
    Y EL BIEN LO HIZO MUY MAL.