Portal informativo de análisis político y social

LOS HOMBRES DEL PODER | Venta del avión presidencial

LOS HOMBRES DEL PODER |  Venta del avión presidencial

Sep 19, 2015

Analiza la Secretaría de Hacienda vender el nuevo avión presidencial, dio a conocer el periodista Federico Arreola, director del Portal de Internet SDP Noticias, como parte de la entrevista exclusiva que le concedió el presidente Enrique Peña Nieto, la primera que privilegia a un medio digital.

La noticia llama la atención toda vez que se ha gastado mucha tinta y por el que la Presidencia de la República ha sido objeto de numerosos reproches y descalificaciones, echándole en cara su falta de sensibilidad y doble discurso cuando instrumenta un programa de recorte al gasto público provocado por la caída de los ingresos provenientes de la venta de petróleo.

El líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador, es el que ha machacado la necesidad de vender el avión presidencial, como una de las acciones de austeridad a la que debe sujetarse el gobierno federal, dando el ejemplo.

Hemos hablado de la necesidad de tener gobiernos pertinentes con el sentimiento ciudadano y que estos actúen en consecuencia. Dicen que el diablo se aparece en los pequeños detalles, si bien es cierto que la venta de esta aeronave no resolverá el problema financiero del país, sí debe verse como una señal de compromiso por parte del Jefe de la Presidencia.

El avión Boeing 787 Dreamliner fue comprado durante el gobierno del presidente Felipe Calderón y recibido por el actual mandatario Enrique Peña Nieto. El valor de la aeronave fue adquirido en el 2012 a finales del sexenio que encabezó Calderón y Banobras informó que su costo fue de 231 millones de dólares o 3 mil 118.5 millones de pesos, ya que se pagó conforme al tipo de cambio de noviembre del 2012, 13.50 pesos el dólar.

Por otro lado, hay que señalar que en el presupuesto de la Sedena el Boeing 787 Dreamliner está valuado en 6 mil 979 millones de pesos. Pero, ¿en cuántos millones de dólares se vendería en el mercado?

La decisión de la compra

¿Cómo fue que se decidió la compra de este Boeing 787? Recordemos que durante los dos anteriores sexenios murieron tres secretarios de Estado por accidentes aéreos, viajando en naves propiedad del propio gobierno. Se dijo entonces que la flota aérea del gobierno era obsoleta y hoy el propio presidente lo vuelve a insistir, conforme se lo comentó a Arreola al señalar que es necesario renovar la flota presidencial de la Fuerza Aérea Mexicana que es utilizada tanto para auxiliar a la población en casos de desastres como para el traslado del mandatario y los reporteros que suelen acompañarlo en las giras de trabajo.     

La muerte de tres secretarios de estado

El primero de los tres secretarios de Estado que perdiera la vida en accidentes aéreos fue el entonces titular de la Secretaría de Seguridad en la administración del presidente Vicente Fox, Ramón  Martín Huerta, el 21 de septiembre del 2005, al desplomarse el helicóptero en el que viajaba, tipo Bell 412-EP que se estrelló en una zona montañosa del municipio Xonacantan en el Estado de México.

Tres años después muere el secretario de Gobernación de Felipe Calderón, Juan Camilo Mouriño, quien viajaba en un avión Learjet 45 que se estrelló en una zona poblada del poniente de la Ciudad de México que sucedió el 4 de noviembre de 2008.

Tres años después, el 11 de noviembre del 2011, murió Francisco Blake Mora, quien fungía de secretario de Gobernación (el cuarto en el gobierno de Calderón y el segundo titular del llamado Ministerio del Interior en morir en un accidente aéreo).  Junto con el político de origen bajacaliforniano perdieron la vida 6 personas más.

Fue en ese contexto en el que se tomó la decisión de adquirir una nueva nave para la realización de viajes del Presidente de México, considerando la importancia de la seguridad.

Se analiza la venta del avión

El pasado 15 de septiembre, el director de SDP Noticias, Federico Arreola, entrevistó al presidente Enrique Peña Nieto, a quien le informó que su gobierno evalúa el destino del nuevo avión al servicio de la Presidencia de la República. Arreola le preguntó al inquilino de Los Pinos si dentro de ese análisis se contempla la venta del avión y éste le respondió que «se hará un análisis serio y profundo» sobre el valor económico y financiero de la compra.   

Dijo el presidente Peña que en el estudio se incluirá eventualmente la variable de la venta, aclarando que la decisión «no será tomada por arrebato».

Este tipo de decisiones pueden ser necesarias y tener buen recibimiento cuando se realizan en momentos en que la credibilidad está a la baja, pero que deben de ir acompañadas de un programa de recorte de gastos y ahorro real, y no actos de relumbrón para congraciarse con la opinión pública. La medida tendrá poca utilidad si no se instrumenta al mismo tiempo una disminución en los sueldos de la alta burocracia y gastos de viáticos y viajes, de los ministros de la Suprema Corte de Justicia y de los legisladores (senadores, diputados federales) aunque cabe señalar que estos dos poderes son autónomos y en ellos no puede incidir la decisión presidencial. Sería un asunto de conciencia social y de solidaridad de estos hombres y mujeres de la élite del poder de México.           

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com