Portal informativo de análisis político y social

LOS JODIDOS SOMOS LOS CIUDADANOS

LOS JODIDOS SOMOS LOS CIUDADANOS

Jun 19, 2011

No cabe duda que en el Área Metropolitana de Guadalajara, lo que impera es el anarquismo, el valemadrismo, y los políticos aprovechados. Recapitulemos: A pesar de necesitar más agua para cubrir las necesidades del Área Metropolitana, desde el famoso “crédito japonés” en tiempos del ex gobernador Alberto Cárdenas, hasta la fecha, no se ha podido cuajar un proyecto para poder surtir del vital liquido a la urbe, y esto porque los diputados bloquearon los créditos, unos cuantos ciudadanos se niegan a que se construya una presa, los gobernadores (tres han pasado) no han podido convencer con argumentos sólidos a sus detractores, en fin, que es día en que no se puede ejecutar ningún proyecto para surtir agua a Guadalajara.

En materia de vialidad, el secretario (y suspirante a alcalde de Zapopan) Diego Monraz, se ha peleado con los diputados Jesús Casillas (otro suspirante para Zapopan pero por el PRI) y Enrique Aubry, por el tema del transporte público, pues el secretario culpa a los diputados de no querer aprobar el modelo Ruta-Empresa y estos a su vez, acusan que el secretario tiene intereses ocultos. También se subieron al ring, por el tema de la Ley Salvavidas, pues el secretario de Vialidad criticaba que la ley no era completa, pero nunca mencionó que si su personal se corrompe (entiéndase agentes viales y peritos) cualquier ley, por más perfecta que sea, de nada sirve para castigar culpables.

Lo más reciente es que, en Guadalajara vivimos un caos por las obras de repavimentación; la falta de planeación y el retraso en las obras, por parte del ayuntamiento, esto molesta a los ciudadanos. Aquí también el secretario Monraz abrió otro frente, culpando a las constructoras por el maltrato a las líneas de alimentación de los semáforos, en donde se realizan obras. Menciona que se los tienen que entregar como estaban o no recibe las avenidas, y que esos semáforos deteriorados han contribuido al caos vial y afectan la sincronización – ¿Cuántas avenidas en realidad están sincronizadas? – y en un acto vil, Monraz no ha colaborado bien a bien con agentes viales por las avenidas que están en repavimentación, por lo que el tráfico se desquicia y los peatones se encuentran en peligro.

A nivel nacional la lucha antinarco (con sus consabidos daños colaterales), los aumentos a la gasolina, y por ende a todos los insumos básicos, no hacen más que perjudicar a la gente.

Por si fuera poco, en el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana, los Consejeros –todos propuestos por negociaciones entre diputados– se acaban de aumentar sus ya de por sí jugosos sueldos hasta en un 29 por ciento, cuando la inflación es de un 3.5 por ciento y el raquítico salario mínimo lo aumentaron este año en 4 por ciento.

Todas estas ofensivas acciones lastiman. Prevalecen los intereses particulares y muchas veces mezquinos de los políticos que nos gobiernan. Y todo por querer pasar de un puesto a otro, motivo por el cual, andan en campañas anticipadas, se suben a pleitos políticos que en nada ayudan a la sociedad y a final de cuentas sólo están viendo por intereses propios por encima del interés común. Todos bloqueando a todos, y así, el cuento de nunca acabar, en donde los únicos perjudicados, como siempre, somos los ciudadanos, a los que no nos importa si los proyectos o las obras los hace el gobierno azul, rojo o amarillo, lo que nos importa es que se hagan y punto. La pregunta es ¿hasta cuándo permitiremos que estos servidores públicos sigan haciendo de las suyas, pasando por encima de nosotros para lograr sus objetivos personales? Cierro con la frase: “Despierta, pero que ello no te impida seguir soñando. Porque en el sueño se basa la lucha y en la lucha nuestro éxito”.

 

E-mail: tapatio58@hotmail.com

 

*Activista Social