Portal informativo de análisis político y social

LOS PRESIDENCIABLES DE CALDERÓN

LOS PRESIDENCIABLES DE CALDERÓN

Feb 19, 2011

El Presidente Felipe Calderón con la muerte en el avionazo de Juan Camilo Mouriño y con el fracaso de Germán Martínez Cázares en la dirigencia nacional del PAN –cuya derrota electoral en la elección intermedia, lo devoró– se quedó sin candidato. Sus cartas principales a mitad de sexenio se agotaron, desaparecieron.

Mientras el PRI y el PRD tenían muy claras sus opciones –Peña Nieto, el primero y AMLO y Marcelo Ebrard, el segundo–, en el PAN ninguno de los calderonistas ha podido crecer y ha resultado el foxista Santiago Creel Miranda, el que mayor apoyo ha acumulado tanto al interior del PAN como entre la población abierta.

El Jefe del PAN estimuló a su secretario de Hacienda, Ernesto Cordero y le fue pavimentando el camino hacia la candidatura presidencial, sin embargo, este personaje de la tecnocracia no logra entusiasmar al respetable; otro proyecto que no se le ve que logre cuajar es Sergio Lujambio, secretario de Educación, quien simplemente no sube en las preferencias, con todo y el esfuerzo que ha venido realizando para lograr un posicionamiento dentro del PAN y entre los ciudadanos.

¿Con quién entonces jugará Felipe Calderón? Ahora intenta una tercera opción, el poblano Javier Lozano, el secretario del Trabajo, el miembro del gabinete que sí le ha ofrecido buenas calificaciones, hombre de resultados, quien extinguió la energía del Sindicato Luz y Fuerza del Centro y terminó con el poder y soberbia de Napoleón Gómez Urrutia.


AUTORITARIO E INTOLERANTE

Felipe Calderón, formado en la escuela del panismo doctrinario y desde la trinchera de la oposición, pocas diferencias presenta frente a otros presidentes del viejo sistema priísta. Escasos son también los cambios que ha impulsado durante estos cuatro años de gobierno. La vieja escuela de artes y oficios del modelo priísta, sigue intacta con sus usos y costumbres que el político michoacano no logró o no quiso cambiar.

El autoritarismo y la intolerancia ha sido su distintivo. Con piel extremadamente delgada y sensible, ha perseguido a sus críticos al interior del PAN, como es el caso de su ex dirigente nacional, Manuel Espino, a quien no le permitió la crítica y la venganza se tradujo en operar la expulsión del partido fundado por Manuel Gómez Morín.

El Presidente Felipe Calderón tampoco ha sido un político reformista. No hay cambios de fondo al sistema político, ni a la figura presidencial. La tentación de meter la mano en el PAN, lejos de aquella sana distancia a la que se refirió el Presidente Ernesto Zedillo, el michoacano metió las manos, los brazos y todo el cuerpo. Allí está la recriminación que con mucha razón le ha hecho la aún presidenta del PRI, Beatriz Paredes Rangel, quien acuñó la frase “Calderón ha sido un muy buen presidente… pero del PAN”.

Y es cierto, Felipe Calderón es el dueño indiscutible del Consejo Nacional del PAN. Para quien lo dude, pregúntele a Francisco Ramírez Acuña, el político jalisciense que lo impulsó a la Presidencia de la República. Calderón ni le fue agradecido y menos generoso, conforme al trato que le dio al sacarlo de la Secretaría de Gobernación, además de que se le cruzó en su proyecto de la Presidencia del PAN, al impulsar a Roberto Gil y Gustavo Madero, quedando éste último con el apoyo del Grupo del Yunque.


EL CANDIDATO DE CALDERÓN

Hoy el Presidente Felipe Calderón busca candidato y seguramente en este momento no tiene con quién, porque ninguno de los suyos ha crecido. El senador Santiago Creel Miranda, a quien el autollamado “el hijo desobediente” derrotó en la pasada justa, es el que aparece en las preferencias muy por arriba de sus candidatos; en segundo lugar está Josefina Vázquez Mota, de acuerdo a una encuesta de El Universal publicada la pasada semana.

Santiago Creel tiene hasta el momento una amplia ventaja de conocimiento (62% contra 38%) que se traduce en un mayor respaldo a su candidatura que a la de Vázquez Mota (21% a 10% entre la población en general y de 17% a 7% entre los militantes y simpatizantes del PAN).

En contra partida, el resto de los candidatos calderonistas ni pintan. Lejos están de Creel.

En ese escenario decide entrarle a la competencia el gobernador de Jalisco, Emilio González Márquez, consciente que no hay candidato fuerte y en un momento dado podría dar la sorpresa.

Conclusión: Felipe Calderón no tiene candidato y ha lanzado a Gustavo Madero a que mueva a los aspirantes, donde la sorpresa es Javier Lozano, quien podría ser el caballo negro, todo depende de la respuesta del panismo en las próximas semanas y meses, porque Cordero no ha crecido, y Lujambio se ve lento.