Portal informativo de análisis político y social

Los sucesores de los alcaldes

Pasó ya un año y dos meses desde que asumieron las presidencias municipales los alcaldes metropolitanos y ya se comienzan a perfilar en los diferentes equipos de trabajo los sucesores de los ediles que pueden tener una nueva candidatura en el próximo proceso electoral.

Tres de los cuatro presidentes municipales metropolitanos de Guadalajara tienen en sus planes ser candidato a gobernador por su partido. Algunos con más posibilidades que otros y en todos los equipos de trabajo ya se habló de las alternativas para dejar a los interinos y también se comenzó a trabajar en los proyectos de los que calculan pueden ser los candidatos a sucederlos por sus respectivos partidos.

En Tlajomulco, donde calculan de acuerdo a la popularidad de Enrique Alfaro Ramírez, que sí será necesario reestructurar el equipo de trabajo en este mismo año, consideran que el interino, en lo que Alfaro busca la candidatura a gobernador, podría ser el actual síndico, Alberto Uribe Velasco, hombre muy cercano y leal al alcalde, miembro del primer círculo político del proyecto. El candidato a presidente municipal, está claro, sería el actual secretario General, Ismael del Toro, conocido en el medio político como “El Pope”.

En Tlaquepaque, todo parece indicar que Miguel Castro, a quienes algunos ubican en la segunda posición de las posibilidades para aspirar a candidato a gobernador por el PRI, todo indica que no se ha considerado a fondo quien sería el interino, pero se quedaría alguno de los regidores más cercanos a Alfredo Barba Hernández, líder político del grupo priísta de ese municipio o bien el síndico Marco González Fierros. De cualquier manera, el control del ayuntamiento lo mantendría la cúpula de ese mismo grupo político, que encabeza el hijo del “Güero” Barba, Alfredo Barba Mariscal. Lo que sí está bastante claro en ese equipo es que el próximo candidato a presidente municipal será el actual diputado local, Luis Córdova, según –dicen– ya se acordó en el primer círculo cercano al líder de la CROC.

En Zapopan, donde siguen pensando que Héctor Vielma Ordóñez tendrá un repunte en la segunda parte de su gobierno, están tan seguros de que el presidente municipal llegará a candidato que ya han hablado el tema al interior del grupo de poder en el gobierno zapopano. El perfil de Vielma nos dice que seguramente dejará como interino a alguien de todas sus confianzas, alguien que acepte que la toma de decisiones las siga haciendo el candidato a distancia y que le cuide las espaldas. En este caso no está muy claro quién podría ser, aunque no se puede descartar a Ismael Orozco Loreto, quien ya tiene experiencia en la misión, al quedarse de interino en tiempos de Arturo Zamora Jiménez hace seis años.

En Zapopan, lo que sí está claro es que el candidato del presidente será Héctor Robles Peiro para quien se han acomodado las cosas, con miras a que suceda a Vielma. En el caso de Zapopan hay que considerar que el PRI ganó coyunturalmente por las divisiones del PAN. Si el partido blanquiazul logra unirse en torno a un solo proyecto político, quién sabe si renazca el panismo zapopano que atropella con facilidad al PRI, como lo hizo hace seis y 12 años.

Resta el caso de Guadalajara donde las encuestas le dan más posibilidades al presidente municipal, Aristóteles Sandoval, no sólo para llegar a la candidatura sino al gobierno de Jalisco. Por la misma razón las cosas están menos claras sobre quiénes podrían ser los actores de los relevos. El interino podría ser el síndico, Héctor Pizano. Aunque es un joven político con trayectoria partidista, en el actual gobierno ha participado en las divisiones de su partido encabezando uno de los movimientos internos, luego entonces, no gozaría de la aprobación de una parte del equipo priísta tapatío. Pero es el que se menciona hasta el momento.

En la candidatura del presidente, tampoco está muy claro: el diputado federal, Salvador Caro, afirma que cuenta con la aprobación del alcalde Aristóteles Sandoval para buscar la candiatura, amén de los amarres que viene tejiendo desde hace meses en el priísmo nacional. Y eso no suena descabellado ya que al interior de su equipo hay divorcios entre grupos políticos que se profundizarían si Aristóteles mostrara su preferencia por alguno de ellos. Hay quienes afirman que lo mejor para el proyecto político sería que el presidente municipal asumiera de una vez el liderazgo político del grupo que encabeza, el del ayuntamiento, para unificar objetivos, definir proyectos y buscar el liderazgo del tricolor en el Estado. No obstante, al parecer Aristóteles no quiere tomar el timón para evitar desgastes a tanta distancia del próximo proceso electoral y esperar a los tiempos o que las circunstancias –encuestas– indiquen quién debe ser el líder priísta en el Estado, amén de la dirigencia del partido.

Por cierto, otro que podría ocupar la candidatura, antagónico al grupo político de Pizano, es Roberto López Lara, actual secretario General del ayuntamiento. Esa posición se podría comenzar a aclarar este mismo año, cuando haya elecciones para renovar comités municipales, cuando se defina al relevo de Eduardo Almaguer.

 

E-mail: alfonso_@hotmail.com