Portal informativo de análisis político y social

LUCHAS SOCIALES | Alta traición

LUCHAS SOCIALES | Alta traición

May 16, 2015

«Roma no paga a traidores»

 

En política, las cartas se juegan sólo en los momentos indicados para causar los efectos previstos y así es como a casi tres semanas de la próxima elección en el estado, el Partido Acción Nacional, vía su comité municipal Guadalajara, decide señalar al exgobernador Emilio González Márquez de alta traición y solicitar su expulsión del partido, en donde llegó a ser presidente del partido, alcalde de Guadalajara y gobernador.

Sin embargo, su ambición siempre ha sido tanta y desmedida que aunque ya se escuchaba entre pasillos antes del periodo electoral del 2012, le sería complicado mantener su coto de poder en el PAN, pues ya sufría el desdén de otras fuerzas políticas internas del mismo partido, que empezaban a medir el impacto de la visible derrota electoral, posible y probable razón para que el exgobernador tratara de levantar un nuevo poderío en un partido de color distinto, como lo es Movimiento Ciudadano, con su líder Enrique Alfaro.

Así lo denunció hace unos días el expresidente de la República, Felipe Calderón, quien abiertamente dice sabía de aquella traición a su partido en el estado y a sus militantes, cuando un gobernador panista le solicita el soporte para que se le brindara apoyo a Enrique Alfaro durante aquella contienda electoral.

Hoy el PAN Guadalajara se fajó los pantalones y se armó de valor con todo y lo que le pueda implicar en estas próximas elecciones, pero les salió un ya basta aunque muy tardío pues el daño que Emilio y su gente han causado al blanquiazul es de grandes magnitudes, su administración llena de desfalcos y corrupción también lastimó la confianza de la sociedad y así lo hizo sentir Jalisco al negarle al PAN continuar en el poder.

Pareciera que los mitos y leyendas de la antigua Roma vinieran hoy a ilustrarnos este episodio político. Dice la historia que a mediados del siglo II a.C. las tribus celtíberas, lideradas por el general Viriato, ocasionaron continuas derrotas a Roma durante catorce años, obligaron a éstos a buscar una solución, los romanos sobornaron a tres oficiales celtíberos: Audax, Ditalco y Minuro para que asesinaran al general Viriato, acto que ejecutaron una noche durante el sueño.

De vuelta al campamento enemigo para reclamar su recompensa, el cónsul Quinto Servilio Cepio renegó del trato convenido, pronunciando la famosa sentencia: ¡Roma no paga a traidores!, ordenó su ejecución acusándoles.

Ponga usted el nombre a los personajes, el asunto es el tema de las traiciones y los traidores, que siempre serán los mismos se pongan el color que se pongan. Es un tema de poder y ambición, que nada tiene que ver con servir al pueblo, gobernar o legislar para Jalisco, alguien llegó y se infiltró en la militancia del PAN, creció y dañó su historia, visión y objetivos. Se llama Emilio González Márquez y socios. Después consiguió una franquicia de nombre Movimiento Ciudadano, de esos partidos que nacen y crecen para ser empresas políticas, cuya meta es el poder político: recordemos que así la adquirió el crimen organizado en Guerrero y hoy lamentamos a los estudiantes de Ayotzinapa.

Después de esta situación, habría que cuestionarle a Movimiento Ciudadano sus frases, eslogan, discursos y sus intervenciones, si es que fuera cierto que el máximo operador de Enrique Alfaro es el exgobernador de Jalisco y que esto es una lucha de poder disfrazada de amplia y maravillosa democracia, entonces es cierto que la historia cambia en Jalisco, cambia de color azul a naranja, decía Napoleón que «Una cabeza sin memoria es como una fortaleza sin guarnición».