Portal informativo de análisis político y social

LUCHAS SOCIALES | Antitalibanes

LUCHAS SOCIALES | Antitalibanes

Ago 29, 2015

«El trabajo es el único capital no sujeto a quiebras»
Jean de LaFontaine

En Jalisco tenemos casi lista la mal llamada «Ley antitalibanes», misma que está ya aprobada por el Congreso del Estado y que marca como penalidades los fraudes procesales porque se aprobó reformar el artículo 154 del Código Penal, tipificando como delito las malas prácticas de abogados para ganar juicios de forma dolosa.

Las sanciones se aplicarán a quien simule un acto jurídico, altere elementos de prueba, presente testigos con documentos de prueba falsos y realice actos que induzcan a error de la autoridad jurisdiccional o administrativa con sanciones de tres a seis años de prisión y una multa que asciende de 100 a 500 días de salario mínimo.

En este contexto, es aplaudible que se sancione la ausencia de ética profesional. Es correcta la parte en la que hace necesaria esta actualización que desemboca en reforma; sin embargo, en Jalisco nos pintamos solos para las etiquetas. «Talibanes» podríamos decir que son aquellos que infunden terror en los empresarios, los Ayuntamientos y el Gobierno, ocasionando menoscabo en sus estructuras financieras.

Siendo así, ¿cómo definiríamos la contraparte?, sobre todo hablando de los empresarios en Jalisco o, mejor dicho, de los patrones en términos laborales: aquellos que no registran a sus trabajadores ante el Instituto Mexicano del Seguro Social con el salario real, que no pagan las prestaciones de ley establecidas en la Ley Federal del Trabajo, los que cambian de razón social cada que perciben algún problema fiscal o legal, o aquellos que explotan a sus trabajadores de forma cínica, con evidente ausencia de lo establecido en la Constitución y en la Ley Federal del Trabajo.

¿Dónde están? las estadísticas y la investigación profunda sobre las empresas que también cometen fraude en sus relaciones laborales o donde titulares de prensa en donde se acrediten las malas prácticas contra los derechos humanos en el enfoque laboral y la evasión de obligaciones patronales. En pocas palabras, ahora quién va a buscar en las trincheras empresariales a todos aquellos que se hacen ricos y poderosos, mientras sus empresas y establecimientos lucran con la dignidad del trabajador; ¿Cómo encontrar un equilibrio transparente entre el que paga y el que labora para sobrevivir?

Así las cosas, mientras hoy festejamos y aplaudimos una reforma al código penal contra las malas prácticas profesionales, en las fábricas, en los comercios, en los gobiernos y hasta en las dependencias tenemos clases obreras, empleados y trabajadores, víctimas de acoso laboral, de la ausencia de prestaciones de ley, de seguro social o de gastos médicos, trabajadores que se van a pensionar con dos mínimos salarios cuando ganaban cuatro salarios mínimos, con una ley del seguro social tibia para sancionar al patrón por esta tan obvia y recurrente práctica.

Aquí el asunto es que la nueva ley antitalibanes, «terroristas fanáticos de la clase empresarial y gubernamental», debe tener un contraste, porque si no lo hubiera entonces estamos hablando sólo de que la balanza se inclina hacia el lado de los poderosos llamados patrones. Pero y ¿lo social?, ¿el trabajador? A él quién le va a buscar en Jalisco a los fundamentalistas empresariales.

En Jalisco era necesario evidenciar, sancionar y encarcelar a los nefastos profesionistas que hacen del derecho un negocio, valiéndose del fraude procesal, a los funcionarios públicos que se presten a dichas prácticas, a los trabajadores que incurran en actos simulados, sí, claro, es obvio, sano e indiscutible, pero también a quien usando la victimización se cuelgue de dicha ley.

Yo en lo personal me quedaré esperando también el asunto político mediático contra las malas prácticas obrero-patronales, o la simulación de relaciones laborales, confiando, pues, en que algún día como película de ficción hollywoodenses ganen los malos que parecían buenos y viceversa. En conclusión, la contraparte de la «ley antitalibanes».

monicaortizg@hotmail.com