Portal informativo de análisis político y social

LUCHAS SOCIALES | Ayuda transparente

LUCHAS SOCIALES | Ayuda transparente

Oct 31, 2015

«Hay que vigilar a los que no pueden hacer nada sin dinero y a aquellos que quieren hacerlo todo sólo con dinero»
Indira Gandhi

Los estragos del huracán «Patricia» en Jalisco no son menores. Aunque se esperaba una devastación demoledora, los medios y autoridades atendiendo la alerta nacional se enfocaron en la espera del impacto. Pareciera que pasó menos de lo que se esperaba, pero resulta que en Jalisco el paso del fenómeno natural sí dejó destrucción en varias comunidades, lo que indica que habrá qué bajar y obtener recursos para los afectados.

Sin embargo, en esta sociedad infectada de incredulidad, corrupción e impunidad, es completamente difícil confiar en que los recursos de gobierno lleguen a quien lo requiere, sobre todo si hablamos de consecuencias de los fenómenos naturales. Es más fácil organizarse en sociedad para aportar en casas o lugares de acopio, que asegurar que el gobierno federal, estatal o municipal atenderá emergencias y situaciones como las originadas por los fenómenos naturales.

Garantizar que los recursos lleguen a los destinos y personas pertinentes está en supervisar el reparto de los menajes de casa y en ese contexto el Gobierno del Estado, a través de su Secretaría de Desarrollo e Integración Social (SEDIS) a cargo de Miguel Castro Reynoso, así como el Instituto de Transparencia e Información Pública de Jalisco (ITEI), pretende marcar precedente en la fiscalización del reparto y correcta entrega de los recursos, con el uso de la transparencia.

Este modelo innovador y evidentemente transparente de guardia e inspección para los apoyos presupuestados a los damnificados contempla consiste en que en cada municipio implemente una contraloría que deberá ser integrada con el presidente municipal, un regidor de cada fracción, un representante de la sociedad y el titular de transparencia del municipio, obligando a generar certeza gubernamental y rendición de cuentas que coadyuven en dicha fiscalización de recursos a sus propias comunidades, favoreciendo las cuentas claras en el proceso de entrega y uso de los recursos.

Sobra decirlo, la información deberá ser publicada.

Con dicha acción se pretende evitar el desvío de recursos, se garantice que lo indispensable llegue a las poblaciones afectadas y advierte enérgicamente a aquellos que provoquen o busquen un manejo irresponsable serán consignados ante las autoridades.

Lo trascendente de dichas acciones de gobierno no radica en la intención, ni en los acuerdos de transparentar y mantener un micrositio web, que se irá alimentando de la información de entrega y uso, sino la participación de la sociedad monitoreando dicho proceso.

Tener la opción de evaluar el actuar de las autoridades, saber qué proveedores tendrá el gobierno dejará de lado la terrible práctica de comprarle a fantasmas, garantizar que no adquieran productos a sobreprecio, observar montos y entregas, poner en vitrina de cristal la información que indudablemente debe ser pública y de fácil acceso.

El cambio de la desconfianza social hacia el gobierno no depende de instalar el aparador, sino en el uso de estas herramientas por los ciudadanos, adquirir la costumbre de revisar y observar que sea como lo proponen y que genere certidumbre y confianza en que los pobladores afectados se les entregue la ayuda gubernamental a la que tiene derecho sin excusa, con certeza, para que eso suceda en todo momento.

El ciudadano deberá usar la información expuesta para que se cree un hábito social de involucrarse supervisando vía transparencia y así quedé firme que cuentas claras amistades largas.

monicaortizg@hotmail.com