Portal informativo de análisis político y social

LUCHAS SOCIALES | ¿Cómo pasó?

LUCHAS SOCIALES | ¿Cómo pasó?

Nov 12, 2016

Nuestro vecino país y socio comercial ha elegido un nuevo presidente, Donald Trump, sin embargo, para una cantidad considerable de países, sobre todo en Latinoamérica, la noticia no cayó muy bien en el ánimo de múltiples sociedades y la causa es perfectamente justificable, existe poca certeza en diversos escenarios: democracia, economía, política, derechos humanos, relaciones internacionales, etcétera.

Es innegable que nuestro país, México, uno de los varios países intranquilos, no solo por la cercanía territorial, sino por las relaciones vecinales de tipo político, comercial y económico, quien de manera ineludible provoca tener como colindante a los Estados Unidos de Norteamérica.

Sin embargo, todo lo relacionado con la inesperada contienda electoral en Estados Unidos, tiene diversas explicaciones fundamentadas en las teorías sociales y políticas de todos los tiempos, así como en los miles de análisis y críticas al comportamiento sociopolítico de los países, en los cuales podemos quizás desglosar un sinfín de consecuencias que derivaron en el efecto del cual el empresario Donald Trump resultó electo presidente.

Buscar los futuros escenarios, las desventajas o ventajas de tan avasalladora realidad, implica conocer de manera general el sistema político gubernamental de los Estados Unidos, sin descuidar su historia y cultura, así como su sentir patriótico exaltado por costumbre y tradición, terminaríamos quizás comprendiendo que es parte de la vida y desarrollo histórico de las naciones, quienes perciben que van perdiendo su confort e identidad y reaccionan convenciéndose de que el cambio de políticas gubernamentales sería lo más cercano a proteger y recuperar lo suyo, territorio e identidad, con todos los aspectos que implican los conceptos de espacio que habitan, como ciudadanos norteamericanos.

Tal vez de esta manera y apelando a la forma de voto indirecto que tiene EE.UU., el republicano Trump logró tocar las fibras de los norteamericanos tradicionales, mostrándoles empatía por las fobias concebidas a las minorías de ciertos grupos sociales, evidenciando que existen y es derecho natural por la defensa de su nación, conductas sociales propias de los ciudadanos con patriotismo radical, para fundarles un sentimiento de verdadera posesión sobre su nación. El magnate llegará a convertirse en el presidente de una de las naciones más poderosas del mundo, por lo menos hasta el momento, recordando que todo gran imperio tiene su declive en manos de un tirano, un dictador o hasta un monarca loco.

La pregunta del ¿cómo pasó?, es ya innecesaria, solamente que sea a manera de reflexión, dato duro o histórico y tomando la primera como referencia, para nuestro país México ¡sí, claro! qué debe ser un episodio reflexivo más que preocupante, habrá que recordar en cada proceso electoral la impotencia y la incertidumbre, cuando ves desde otra perspectiva la importancia de recapacitar el voto, de utilizar la conciencia midiendo apasionamientos, sabedores somos de la consecuencia de ejercer con responsabilidad nuestro sufragio, pues al final siempre terminaremos presos de nuestras decisiones colectivas pensadas desde la idiosincrasia o siendo responsables de no saber dimensionar el impacto político y social, de ser esclavos de la partidocracia de pobre perfil, exceso de ego, principios de soberbia y muy grandes promesas que tiene nuestra clase política.

Quedará para la historia, será la referencia en los procesos electorales de cualquier sistema político y nos obligará a salir de nuestro letargo social y político; esta escena apenas comienza, es evidente que causa desequilibrio, debemos recordar que para nuestros políticos este será el pan nuestro de cada día y el referente perfectamente conveniente para crear en la sociedad rumbo al 2018, la imagen contraria y opositora al nuevo presidente de los EEUU generando confianza a cambio de un voto, sin embargo no existe forma alguna de evitar las consecuencias ni generales ni particulares de esta elección a nivel internacional.

Para los Estados Unidos nada debe ser una amenaza y si la sienten la destruyen por lógica histórica actualmente, para el resto del mundo la amenaza es su recién electo presidente.

monicaortizg@hotmail.com