Portal informativo de análisis político y social

LUCHAS SOCIALES | Corte de caja

LUCHAS SOCIALES | Corte de caja

Ene 16, 2016

Al llegar al corte de los 100 días de gobiernos municipales en Jalisco, más allá de decir si van bien y lo pueden hacer mejor, el tema está en el cumplimiento de sus funciones como gobernantes. Hasta ahora el respeto y la cordura han reinado en la relación con el Gobierno del Estado de Jalisco, en los ayuntamientos de partidos distintos al del gobernador.

Sin embargo, en el caso de los ayuntamientos del Partido Movimiento Ciudadano, encontramos que no todos han conseguido el respeto de sus gobernados y salir ilesos de las críticas, aunque otros de plano no se levantan de una cuando ya resbalaron en otra. Los casos emblemáticos son Zapopan y Tlaquepaque, pues a los 100 días de gobierno (el corte de caja de 100 días lo hicieron ellos), siguen a prueba y error, sin poder encontrar la estabilidad, mientras Guadalajara y Tlajomulco imprimen cierta fuerza y madurez en sus acciones y controlan reacciones.

En Guadalajara, con Enrique Alfaro Ramírez, el tema es la limpia y reordenación de la ciudad, en donde se han presentado situaciones ríspidas que ya creó con casi todos los tipos de comerciantes del Centro Histórico, principalmente por su mano excesivamente dura, lo que le ocasiona una percepción en los sectores afectados de inevitable desilusión del gobierno por el que, con esperanza, votaron.

Y es que dicen que nunca imaginaron que su voto los llevara a perder su forma de subsistir (buena o mala), mientras que en el asunto del parque de Colomos cumplió con retirar el costo de las entradas a los parques públicos, pero le dio la vuelta al tema y buscó cómo recuperar el ingreso retirado y se le ocurrió incrementar el costo en el estacionamiento del lugar, lo que tiene a los visitantes frecuentes en clara y franca molestia.

La medida le da una imagen de autoritario, a decir de sus opositores, y no están tan alejados de la realidad, pues aun cuando pretende demostrar que gobierna eficientemente, con control y autoridad, impone sus normas sin lugar a discusión; su trabajo es vertical, pasa por encima de todo y todos.

En Zapopan también existe tela de dónde cortar, en este caso y al interior del ayuntamiento con su equipo y funcionarios se critica la permisividad de Pablo Lemus, generando una imagen de alcalde tibio y descuidado al interior de su ayuntamiento, los señalamientos y las situaciones señaladas son graves como el caso del excoordinador de Análisis Estratégico y Comunicación, Zul de la Cueva, quien salió después de protagonizar un pleito en el estadio de Charros de Jalisco.

A eso le agregamos su considerable lista de más de tres funcionarios que sin dudar entre lo correcto y lo abusivo, tenían trabajando a sus familiares directos. Poca fuerza de orden y limpieza muestra Pablo Lemus desde el interior de su administración; evidentemente es de lo que estamos hartos los ciudadanos de tanta farsa político-gubernamental.

Para finalizar el caso de alcaldes casi recién estrenados y los tropiezos que no podemos dejar de lado, pues todo debe contar para evaluar en la próximas contiendas electorales, está el caso de María Elena Limón, la más atacada y señalada, no por su condición de ser mujer, sino porque en realidad podemos contar con una lista de cosas que no se deben hacer cuando se tiene a cargo la confianza del ciudadano y la responsabilidad de un Ayuntamiento a cuestas.

El tema del nepotismo también tiene presencia en el nuevo gobierno de Tlaquepaque; el aumento de sueldos, por considerar que su calidad de alcaldesa lo vale y lo merece, sin demostrarlo; las importantes ausencias físicas de la alcaldesa; los numerosos y frecuentes despidos de su propio equipo de trabajo, que indican completa inestabilidad al interior de su Ayuntamiento, y su terrible falta de conocimiento en materia de Transparencia Municipal dejan a Tlaquepaque como municipio opaco, en la práctica cotidiana; denota una completa y absoluta ausencia de autogobernabilidad de la señora María Elena Limón, que recae en su función y falta de obligación hacia quienes le dieron voto de confianza.

El tema no es presentar los primeros 100 días de nuevos gobiernos municipales, y adornarlos de pequeños logros y futuros maravillosos para sus respectivos ciudadanos, sino tener en cuenta todos los puntos para poder crear un efectivo criterio, que en época electoral responsabilice al ciudadano de sus elecciones, desistiendo de creer en campañas de ensueño y de confundir cómodamente la política con la gobernabilidad de cualquier nivel, de cualquier color.

monicaortizg@hotmail.com