Portal informativo de análisis político y social

Luchas Sociales: Doce años de transparencia y política

Luchas Sociales: Doce años de transparencia y política

Jul 8, 2017

Por Mónica Ortiz //

Se cumplen 12 años de la creación del Instituto de Transparencia, Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de Jalisco (ITEI), es el máximo órgano garante del Estado encargado de la promoción de la cultura de la transparencia, debe garantizar el acceso a la información pública, resolver controversias que se originen durante el ejercicio activo de este derecho, habrá entonces que ponderar el papel que este órgano garante juega al desempeñar sus funciones ante la sociedad, los gobiernos y la política en nuestro Estado.

En este sentido, la trascendencia del ITEI en el Estado adquiere vital importancia en el peso de las políticas públicas y las acciones de gobierno generando la certeza de su realidad, para que sean percibidas por la sociedad como ciertas y comprobables, mediante el acceso a la información pública, para que esto suceda este órgano garante debe privilegiar al máximo la cultura de la transparencia mediante la constante socialización del ejercicio de este derecho fundamental que indudablemente empodera a la sociedad e inhibe la corrupción y la simulación.

El ITEI tiene dos funciones principales: la promoción de la cultura de la Transparencia y la intervención en los conflictos que se susciten entre los ciudadanos y los sujetos obligados al pedir información pública o bien al emitirla, sin embargo durante estos doce años de existencia y de formación de este organismo autónomo de los poderes de gobierno, han existido como en cualquiera a los doce años de edad, inmadurez, protagonismos y falta de concentración en las obligaciones que ha ido adquiriendo durante su desarrollo, mediante los procesos legislativos pertinentes que ha sufrido el derecho al acceso información pública que permite la certeza jurídica y moral de aquellos que utilizan dinero público y con mandato ejercen la administración pública.

No podemos negar que durante estos doce años la politiquería, la cerrazón y la ambición por controlar al órgano garante han estado presentes en cada elección a comisionados, donde la repartición de cuotas y los favores convenientes son parte de cada proceso, sin embargo y quizás por ser la materia y el rubro de la transparencia y el acceso a información pública, no le queda la simulación ni ambigüedad, es por eso que no del todo libres de colores partidistas ni de cotos de poder, se posiciona cada vez más en un sitio alejado del peligro de secuestro político, aunque a menor escala siempre latente, el ITEI es tentativo por ser la potestad de la información pública.

En este contexto habrá que ser congruentes con las realidades de nuestro Estado, no podemos considerarnos satisfechos todos de este gran festejo de doce años de aparición del ITEI, pues no tenemos grandes resultados en lo que le compete a este órgano garante, su proceso sigue siendo lento al igual que su desarrollo; para poder aplaudir la existencia de la cultura de la transparencia, la rendición de cuentas, acceso a la información pública y la protección de datos personales, entonces deberíamos de entender este ejercicio de derecho como una actitud personal y social, de la clase política y los gobiernos.

Sentirnos orgullosos de un organismo encargado de tutelar y vigilar que se cumpla con el acceso a la información pública y lo que implica su función, al ITEI correspondería poner más esfuerzo en la socialización, capacitación y educación de todos los sectores, los que están obligados a dar y tener la información pública, así como los ciudadanos que ejercen su derecho a solicitar, convendría privilegiar la solución de controversias suscitadas entre las partes, con mayor difusión y menos protagonismo, pero no es lo que sucede con respecto a su sana funcionalidad, cotidianamente hemos encontrado la frivolidad de una elite de transparentólogos, esperando que la sociedad vaya y les pregunte. ¿Qué es la transparencia y el acceso a la información pública?

Esperemos que no pasen doce años más para que el ITEI a modo institución madure, deje los festejos de pastel y gelatinas, cambie su actitud por aptitud y salga a socializar compartiendo con la sociedad aquello que está obligado a realizar, fomentar la cultura de la transparencia, así poder anular la incertidumbre, la apatía y el enojo que el ciudadano tiene cada que se acerca un periodo electoral, al considerar la herramienta que le brinda el derecho a la información y pueda entonces creer que en Jalisco la Transparencia ha transformado la forma y el fondo de la clase política, el poder es del que tiene información y ese siempre debe ser el ciudadano.