Portal informativo de análisis político y social

LUCHAS SOCIALES | El cuarto informe presidencial

LUCHAS SOCIALES | El cuarto informe presidencial

Sep 3, 2016

El cuarto informe presidencial de Enrique Peña Nieto deja mucho qué desear en un momento complicado política y socialmente. Dentro de las observaciones del enérgico cuestionamiento social, podemos prestar atención al delicado periodo de descrédito en el que se encuentra el presidente, lo que está generando un abismo entre la opinión pública y el estatus del Poder Ejecutivo federal.

Por desgracia para la sociedad, la fallida y vapuleada imagen de Enrique Peña Nieto viene cargando con numerosos asuntos públicos sumamente reprochables entre escándalos, que evidentemente se ven reflejados en el sentir social, permitiendo un conveniente ambiente para la oposición de aquelarre directo a la máxima figura del Poder Ejecutivo.

Aun cuando en sus dos primeros años las expectativas seguían siendo altas en torno a las posibles consecuencias positivas de las reformas estructurales, las cuestiones de posible opacidad, debilidad y falta de estrategia, terminaron por acabar con las posibles futuras expectativas, ahora es imposible solventar enfrentando las crisis en las que ha caído la imagen del presidente.

Después de ayer parece que el fuego prendió, ni el perdón ni las explicaciones simples a las contradicciones han dado con el antídoto para desactivar una serie sistemática de errores políticos, evidentemente nos podrían permitir percibir que el asesoramiento y el acompañamiento alrededor de Enrique Peña Nieto está en su etapa más comprometida, consintiendo un sentimiento generalizado en la mayoría de los mexicanos, sostenido en la innegable decepción de la débil y agonizante credibilidad de la representación del presidente ante sus gobernados.

Sin embargo, el sentir mexicano no debe ser sobrevalorado para la clase política del país, debe observar la obligación de darse por enterados, asimilando que la política enérgica de respeto y autoridad para las figuras en las que recaen el Poder de la Unión y de los estados, llegó a un proceso de evolución, desarrollo y posiblemente marque la pauta el hartazgo del sistema de partidismo político, que rigen los actuares de gobernados y gobernantes, tendría que ser rescatable la premisa válida de que está siendo insuficiente solo ejercer el poder.

La sociedad debe comprometerse con este proceso de cuestionamiento, teniendo la capacidad de crítica y análisis con respecto a los entes políticos y los gobiernos a todos sus niveles, separando la idea partidista en la que regularmente recargamos dejando la carga de la culpa y la responsabilidad, por consecuencia lograr deducir el nivel de tolerancia que manejaremos al volver a elegir gobierno, con mente fría y el conocimiento acertado de las obligaciones y responsabilidades de los poderes que nos representan, así como la corresponsabilidad al decidir en aras de la mejor opción.

Tenemos lección sobre la mesa que nos tiene que permitir discernir sobre la verdadera conciencia del voto, las carencias y necesidades de nuestra sociedad, pero nunca los errores del Presidente y su gabinete, deben ser el pretexto para dejar de exigirnos a nosotros como sociedad, lo cual da un hartazgo que nos lleve a caer en imágenes creadas por el marketing político e incisiva marca de la polarización de lo mediático con fines anticipados al próximo proceso electoral.

Hubo error, mal manejo de crisis y falta de estrategia política, evidentemente temas como la casa blanca, tesis y la visita del non grato Donald Trump, son los acontecimientos que le generaron a la figura presidencial el descrédito, somos más susceptibles a los puntos mediáticos, de lo más delgado se rompen las cuerdas, poseemos temas más complejos que involucran evidentemente análisis más estrictos, como las reformas estructurales y sus consecuencias, por ejemplo la reforma educativa, así como el enfoque de gobierno represor que se le pretende colocar, la sociedad está sensible y molesta con asuntos de abuso de autoridad y conjeturas en materia de seguridad, sin embargo la indignación siempre será mayor en sucesos que cierta lógica de pensamiento social lo convierten en fenómenos sociales, como el desprecio a un candidato presidencial del país vecino o una tesis señalada de plagio, será difícil para el presidente nivelar en los próximosmeses su figura, descuidada y abandonada con cierta alevosía evidente.

monicaortizg@hotmail.com