Portal informativo de análisis político y social

Luchas Sociales: El enamoramiento social

Luchas Sociales: El enamoramiento social

Nov 25, 2017

Por Mónica Ortiz //

Benditas las temporadas de procesos electorales en el país, las cuales nos brindan la oportunidad de estimar nuestras condiciones políticas y gubernamentales en presente o futuro, es en este punto cuando más cerca de los políticos y las políticas públicas nos encontramos como sociedad, para escuchar lo aptos que han sido aquellos que ejercen o ejercieron cargos públicos y hoy buscan generar ciertos puntos de aceptación, percepción y crÍtica aceptable, para así poder convencer a sus partidos y cuadros políticos que son quienes les pondrán en una boleta con altas posibilidades políticas en el 2018.

Estamos en el momento justo, en que nos podemos sentir como si nuestros caminos se cruzaran cíclicamente cada tres o seis años, ni antes ni después existe realmente la manera de que la sociedad y la clase política puedan coincidir, es por lo tanto esta la etapa de enamoramiento, donde las opiniones cuentan como participación ciudadana y la participación política, es la utopía de la democracia hecha realidad, en un discurso de merecimiento.

Sin embargo, el instante debe darnos la paciencia suficiente para observar y asimilar las ideologías políticas que indiscutiblemente no son parecidas a las de la sociedad; para poder ser ciudadanos sensatos de las elecciones y obligados sociales de los resultados de nuestras propias deliberaciones, habrá que hacerse la pregunta clave: ¿Estamos satisfechos con los políticos que dejan sus cargos hoy? ¿Los queremos, en otro cargo público?

Es por eso que la grillita de destapes y pre postulaciones, tiene un eco evaluador para la clase política, es la hora para pasar al frente, levantar la mano, medir el sentir de los diversos sectores y calcular, si les da para ser candidatos entre las respuestas y hasta los silencios al comunicar sus aspiraciones.

A nivel nacional tenemos el no destape de José Antonio Meade y varios nombres de presidenciables o por lo menos el despiste, para escuchar como suenan y caen ciertos políticos, entre la especulación, la crítica o la opinión, se asomen nombres de aquellos que se puedan percibir como aceptables, es por eso que la política es de aquellos que pueden entenderla, planearla y aplicarla, como un hecho natural de la sociedad.

En Jalisco el Partido Revolucionario Institucional (PRI) ya tiene un catálogo amplio de posibles pre candidatos a cargos públicos: Miguel Castro Reynoso, Eduardo Almaguer, Paco Ayón, Tomás Figueroa, Claudia Delgadillo y en especulación hasta Arturo Zamora, más los que se agreguen según los tiempos electorales, todos ellos y los que levanten la mano de partidos, frentes o independientes, desfilarán por los medios hablando de sus pretensiones, entre charlas amenas y relajadas, sin mucho apasionarse pondrán sobre la mesa, lo que han logrado desde sus cargos públicos o políticos.

En este sentido, sólo el trabajo aplicado a la sociedad desde la óptica de las buenas prácticas políticas, la transparencia y el ejemplo de sus actos probados, deberían contar para la ciudadanía; la política tradicional debe cambiar para que más allá de un partido o una figura, se pudiera ser un candidato con posibilidades amplias para ser votado por una mayoría en participación, pero no por el trabajo político, no es lo que le interesa a esta sociedad, cansada de ver y oír como siguen haciendo política caduca, fuera de tiempo, subestimando la lógica social y sus necesidades.

Por consecuencia en Jalisco veremos durante los próximos 7 meses, un interesante proceso político electoral con variables radicales, de donde saldrá nuestro siguiente Congreso del Estado de Jalisco y deberá legislar para la sociedad, no para sectores específicos, tendrá que demostrar que fiscaliza a los otros poderes en auténtica representación de sus ciudadanos, igual que nuestro Poder Ejecutivo, que mediante su gabinete, deberá crear las políticas públicas que nos permitan el desarrollo y la competitividad en el resto del país, a esto se refiere la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos cuando se dice, el poder reside en el pueblo, es la elección que ejercemos para dotar con representatividad, acción que se ejerce mediante participación ciudadana de manera democrática.

Pero para lograr lo que socialmente merecemos, habrá que poner suma y especial atención en cada candidato de cualquier partido o sin partido, porque lo que realmente depositamos en ellos a manera de investidura y administración pública, no podremos remediarlo con hartazgo ni consignas de descrédito, sino hasta la próxima etapa de enamoramiento político social o proceso electoral, en donde nos preocupe más eso de decidir por un candidato o por nosotros, al final somos lo que votamos.

%d bloggers like this: