Portal informativo de análisis político y social

LUCHAS SOCIALES: El G10

LUCHAS SOCIALES: El G10

Ene 25, 2014

Por Mónica Ortiz —-

“Quien engaña encontrará siempre quien se deje engañar”.

Nicolás Maquiavelo

El Poder Legislativo cada día es más protagónico. El asunto del G10, bloque opositor que desde el 2013 ya traía su ruido político pero sin mucho revuelo, sólo el de ser un muro de contención para el partido en el Poder Ejecutivo, descalifica y cuestiona, con su argumento de no ser político sino legislativo, para combatir intereses propios del trabajo legislativo y de la agenda próxima.

Los temas que pretenden concretar son, entre los más importantes: La elección de los magistrados del Supremo Tribunal de Justicia del Estado, la Ley de Austeridad y Ahorro, la Ley de Participación Ciudadana, la Reforma a la Ley de Responsabilidades, la Reforma al Instituto de Pensiones, la Ley de Deuda Pública, el nuevo Sistema de Justicia Penal, la Ley de Coordinación Metropolitana, la reforma electoral para el Estado de Jalisco.

Sin embargo, aseguran que no se oponen por el afán de oponerse sino que pretenden construir.

El dilema es ¿quién construye con muros políticos de interés partidista y pinta fachadas de trabajo legislativo? Porque todo lo votado en el Congreso hasta el día de hoy también hubiera requerido de una supuesta alianza de partidos y diputados.

Pero les mueve lo que se avecina en el 2015 y su futuro político, al grado de presentarse como los súper diputados preocupados por los asuntos legislativos, o sea ¿antes no?

Extrañamente el trabajo que está por venir para los diputados no tiene mucho tinte social y ciudadano, sino de instituciones y gobierno, razón por la cual si fuéramos malpensados podríamos interpretar como su urgencia de cuidar intereses, aparecer en los titulares de los medios y crear la imagen de responsables de legislar pensando en Jalisco.

Nunca las alianzas en materia política han sido o serán de buena voluntad, sino de resguardo e intereses propios de grupo o de partido, de tal manera que sigue siendo una pena que después del tremendo show de las Casas de Enlace y la falta de ética política ahora vengan a vendernos un grupo opositor que en realidad no buscan generar cambio en el Poder Legislativo con su extraña forma de mentir al ciudadano y hasta creerse que es verdad.

Yo, al igual que usted, ciudadano, voté por mi diputado, en mi distrito y fue para que representara mis intereses y votara según mi ideología política, para que fiscalizara las obligaciones del gobierno, no para que se agarre de la mano con otro diputado de distinto partido haciéndose amigos de simulación política.

¿Cómo es que dejamos de tener control sobre nuestro representante? Porque terminan siendo tutores dictadores del incapacitado ciudadano, con amplio poder ilimitado de decisión y criterio.

La crisis interna del Partido Acción Nacional le aporta al G10 a los más rebeldes e incómodos de sus diputados y podríamos concluir con la suposición de que el Partido Movimiento Ciudadano les ofrece a cambio un lugar en el partido naranja de izquierda, pues de todas formas no se entendían con su coordinador Gildardo Guerrero.

La opción de la adopción política justifica de forma perfecta en tiempo preciso para que los vayan ubicando en Movimiento Ciudadano y no les digan traidores después. Total, aquí lo que importa es no salir del cuadro político, aunque sea apretaditos pero sonriendo en la foto 2015.