Portal informativo de análisis político y social

LUCHAS SOCIALES | El libre tránsito

LUCHAS SOCIALES | El libre tránsito

Jul 25, 2015

«Somos esclavos de la ley para poder ser libres».
Cicerón

En Jalisco, lo importante tiene nombre, se llama seguridad pública y procuración de justicia. Este rubro tan simple y a la vez tan complejo recae en la Fiscalía General del Estado, quien estrena titular desde hace casi 22 días.

Ahora a cargo de Eduardo Almaguer Ramírez, quien no tiene nada fácil llevar por buen camino el desempeño de la fiscalía, podríamos deducir que es una tarea difícil, pues tiene demasiadas atribuciones y responsabilidades respecto a la estabilidad del estado y su sociedad, un movimiento en falso sacude la política, la sociedad y los tres poderes del estado con sólo un pestañeo. De ahí la preocupación de muchos en el perfil del nuevo fiscal.

Y le guste o no al nuevo fiscal, inició con un resbalón en su declaración sobre las revisiones a automovilistas y centros nocturnos, aunado a la negación de que se llaman «volantas o retenes» lo que originó por obvias razones opiniones, críticas y cuestionamientos, no todas en desaprobación pero tampoco generó lo contrario.

El nuevo fiscal dio paso atrás y buscó justificar que fue malentendido en sus declaraciones, aclarando ser sólo un operativo especial, sin embargo un fiscal no debe evidenciar su falta de conocimiento y permitirse autocorregirse, aunque así lo hizo después de su visita a la Comisión Estatal de los Derechos Humanos Jalisco, en donde pareció que le explicaron el posible inconveniente de la inconstitucionalidad y las cantidades de recomendaciones que recibiría la Fiscalía por este acto que contrapone tanto derechos humanos como el derecho de libre tránsito del ciudadano.

Lo ambiguo radica en llegar imponiendo, con la premisa de su posible aprendizaje al frente de la Secretaría del Trabajo y Prevención Social, donde impuso mano dura y dice haber acabado con los malos, pudiendo ser cierto que desintegró una de las mafias más notorias del ejercicio del derecho laboral en el estado, sin embargo también satanizó dicha labor profesional por su falta de tacto político.

El ciudadano puede darse el lujo de ignorar, de carecer del conocimiento básico sobre derechos y obligaciones del estado y hasta de la sociedad, pero un fiscal no puede llegar equivocándose, no es la mano dura lo que requiere la estabilidad, la seguridad y la tranquilidad del ciudadano, es la coordinación y la estrategia milimétrica del aparato de seguridad del estado. Y esa no necesita tanta palabrería en medios de comunicación, la sociedad se percata inmediatamente cuando su municipio y estado están dando resultados en la materia, es una de las circunstancias que no se pueden esconder, ni disfrazar detrás de un discurso de promesas políticas, genera en automático una sensación de satisfacción social.

La sociedad está harta del sistema político y la clase política a todos los niveles: municipal, estatal y federal, requiere esmero y busca satisfacción, nuestra mayor preocupación siempre será la seguridad, pues sin ésta la economía, educación, cultura y empleo tienen reflejo alguno en la ciudadanía, son líneas transversales perfectamente coordinadas, para lograr los objetivos necesarios y suficientes a nivel gubernamental, para ser premiado o castigado con la confianza en los momentos electorales.

Que se empiece a sentir el cambio en la seguridad y la coordinación entre dependencias municipales, estatales y federales, porque de explicaciones y aparición continua en medios de comunicación, con la promesa de lo que deberá hacerse en materia de seguridad y procuración de justicia, no hace que suceda.

monicaortizg@hotmail.com