Portal informativo de análisis político y social

Luchas Sociales: El talón de Aquiles llamado seguridad

Luchas Sociales: El talón de Aquiles llamado seguridad

Ago 12, 2018

Compartir en redes sociales:
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Shares

Por Mónica Ortiz //

La seguridad pública en este país y en el estado de Jalisco debe ser el principal motivo y obligación de los siguientes gobiernos entrantes, en el tenor de la evidente crisis de seguridad y violencia que manejamos a nivel nacional que se añeja aproximadamente desde hace dos sexenios y en la que nuestro estado no se puede presumir ajeno a decir que vivimos un fenómeno violento de gran tamaño y al parecer sin control de los gobiernos de todos los niveles involucrados.

Hablar de consecuencias es encontrar culpabilidad, responsabilidad e incapacidad de los gobiernos y las clases políticas llenas de entes corruptos que alimentan la impunidad y sabotean conscientemente la lucha del combate a la delincuencia y el crimen organizado, sin dejar de lado la parte que le puede tocar a nuestra sociedad insensible a los valores y alejada de las estructuras familiares construidas en la ética social y ciudadana para desarrollo sano de nuestro tejido social.

Para tratar asuntos tan importantes como la pacificación del país, el control y combate de la violencia y la delincuencia en el país, es necesario el estudio profundo de los factores y detonantes de la abundancia de circunstancias que dan origen a grupos delictivos y situaciones violentas que ponen en riesgo a la sociedad generando nuestros peores cánceres la inseguridad, la impunidad y la corrupción.

En este sentido, debemos ser conscientes y críticos de la situación de seguridad pública que es obligación de todos los poderes en todos sus niveles y en su momento fueron promesas de campaña para llegar al poder, basadas en el control o extinción de la delincuencia y sus formas existentes. Sin embargo, la mayoría de los ciudadanos vota por ejes básicos de gobierno, como la economía, servicios básicos, empleo, temas de seguridad social y claro por la seguridad pública en la lógica de ser el ideal social.

Pero no se cumplen los estándares gubernamentales que prometen en campaña porque la inseguridad y la violencia nos supera, una sociedad sin las garantías de la administración pública del gobierno federal, estatal y municipal, no puede jactarse de éxito político y gubernamental cuando no existe la seguridad necesaria para el desarrollo personal ni general de cualquier sociedad, de nada sirve arrasar en la elección y ganar la confianza de una sociedad si no se termina la violencia en el país y en el Estado de Jalisco.

Actualmente a nivel federal, tenemos las mesas de pacificación del país del siguiente presidente de la república Andrés Manuel López Obrador, de los análisis y discusiones se puede entender que es un problema complejo en extremo enraizado en la cultura mexicana, resulta inquietante se relacione con distintas variantes que alimentan el crimen y la violencia en la necesidad de cierta parte de la sociedad de generarse recursos y el impacto del miedo que genera en la sociedad el crimen organizado y un gran número de circunstancias que crean, mantienen y generan los numerosos temas de inseguridad en el país.

En este contexto Jalisco tiene un tema delicado sobre los hombros, las fosas clandestinas dentro de casas habitación y fraccionamientos que son tierra de nadie, es un problema que rebasa y pone al descubierto hasta la capacidad del Servicio Médico Forense (Semefo) y del entendimiento social, pues no es solo un asunto de responsabilidad para el Gobierno del Estado, sino también de las autoridades municipales encargadas de la prevención, en el caso de los fraccionamientos en Tlajomulco de Zúñiga el problema delincuencial de la zona es más profunda y añeja, data de varias administraciones anteriores, criticada la zona desde siempre por el exceso de edificación y construcciones que se sabía terminarían en inhabitables y que hoy alojan grupos delincuenciales con diversas formas de operación en circunstancias que permitieron el caldo de cultivo favorable desde hace años atrás.

Por lo anterior contemplar el tema de la seguridad en todas sus diferenciaciones desde la pacificación nacional que busca el próximo gobierno federal, hasta nuestros propios focos rojos en fosas clandestinas y desapariciones en Jalisco, nos debe llevar a valuar el papel de la violencia y el crimen organizado pues estamos superados todos y en todo, los gobiernos anteriores de cualquier color y tiempo también; no debe existir forma de justificar la incapacidad del que se va, si no tenemos la certeza de que el que llega, sí tendrá estrategia y capacidad para operar en contra del peor de nuestros males, recordando que nos podrán prometer economía, desarrollo, empleo y un montón de obligaciones gubernamentales atractivas para conseguir el voto, pero de nada nos sirve sí la inseguridad, la impunidad y la violencia mandan en este país.


Compartir en redes sociales:
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Shares
468 ad