Portal informativo de análisis político y social

LUCHAS SOCIALES | En el nombre de la transparencia

LUCHAS SOCIALES | En el nombre de la transparencia

Sep 12, 2015

«Cree a aquellos que buscan la verdad, duda de los que la han encontrado».
André Gide

La Ley de Transparencia de Jalisco finalmente se armoniza. El Congreso aprobó su homologación con la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública promulgada en mayo del 2015.

En principio pudiera ser difícil de entender el proceso legislativo y la atribución que tienen los diputados de reformar para nivelar las leyes estatales, que deben ir al tiempo y forma con las federales; sin embargo, como siempre en materia de Transparencia, el problema radica en que la participación ciudadana, fundamental pero no decisiva, hace su lucha por intervenir en el tema.

La aprobación de dicha ley no es opaca, ni lleva implícito el retroceso, como lo quieren hacer ver mediáticamente algunas organizaciones civiles y el Partido Movimiento Ciudadano, quienes al sentirse desplazados por los Poderes Ejecutivo y Legislativo se molestaron porque consideran que no fueron tomados en cuenta para hacer sus aportaciones.

Habría que recordar, sin embargo, que hasta ahorita las organizaciones civiles no son constitucionalmente legisladoras. Los segundos, que por cierto son los que tienen las facultades legales y constitucionales para hacer la reforma, se involucraron por tener la etiqueta de «ciudadanos con partido», debiendo defender su estatus sólo por razones de lógica política.

Llamar a la Ley de Transparencia y Protección de Datos Personales «opaca» y utilizar el término «retroceso» es un simple y verdadero abuso de su desconocimiento en la materia y de su aportación ciudadana.

Convertir su molestia en un berrinche cotidiano, cuando los legisladores hacen sus funciones, y confundir a la ciudadanía porque sus propuestas no fueron tomadas en cuenta es simplemente una muestra manipuladora de presión, para seguir subsistiendo del tema de la transparencia y la rendición de cuentas.

La verdad de estos dimes y diretes entre CIMTRA, CESJAL y AMEDI JALISCO, apoyados por los diputados de Movimiento Ciudadano en el Congreso del Estado, contra la aprobación de la reforma que armoniza la Ley estatal con la federal, puede radicar en lo siguiente: los organismos civiles antes mencionados crearon foros de consulta para realizar propuestas en el tema y las presentaron ante la comisión de puntos constitucionales del Congreso de Jalisco, a cargo de Hernán Cortés Berumen; trataron y acordaron que entrarían sus modificaciones y propuestas, lo que no sucedió, quizás porque los ciudadanos no los elegimos de legisladores sino que son organizaciones civiles y no tienen tal atribución.

El problema es que se está usando el término transparencia para calificarla de opaca y un retroceso.

De la misma manera, en el Tercer Informe de Gobierno de Tlajomulco de Zúñiga se alardea de ser el primer lugar en Transparencia, sin embargo no dice con letra chiquita, como los contratos, que eso ocurre sólo en la evaluación de CIMTRA, una de tantas evaluadoras, y que ésta sólo valora la información publicada de su página web, donde se examinan alrededor de 36 rubros fundamentales de los 80 que contempla la ley en la materia.

Pero eso sirve para hacerle creer al ciudadano que es globalmente transparente y supera a todos los demás ayuntamientos.

Y así nos hacen sentir municipios exageradamente transparentes también creer que la ley aprobada y reformada es contraria a los lineamientos de la real transparencia, todo por causar ecos y conseguir, en su nombre, los reflectores.

Y es que por ser desconocido para muchos, es perfecto anzuelo mediático y político para que nos cuenten cuentos de hadas.