Portal informativo de análisis político y social

LUCHAS SOCIALES | En lo particular

LUCHAS SOCIALES | En lo particular

Abr 30, 2016

En México las cuestiones político-electorales deberían tener responsabilidades y no excusas absurdas y es que aunque parezca un asunto fuera de la esfera social y más asociada a la política partidista de nuestro país, la cuestión de la exposición de los datos personales de los mexicanos, en Amazon, situación en la que es señalado el Partido Movimiento Ciudadano, como presunto culpable, no debe ser un asunto de solo grilla política nacional.

Cada ciudadano debería preguntarse ¿Por qué mis datos personales fueron expuestos? ¿Quiénes son todos los responsables? y ¿Qué debo hacer para responsabilizar sobre mis derechos en materia de datos personales?

Es cierto que en nuestro país los datos personales son garantizados por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en sus Artículos 6° y 16°, su regulación la encontramos en la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública, Lineamientos de Protección de Datos Personales, Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares, y en este caso en específico tratándose de un padrón nominal entregado a un partido político por el INE, será este el que sancione al Partido Movimiento Ciudadano, sin embargo y entrando a un poco de lógica jurídica y en la premisa de que un partido político es ya un sujeto obligado en materia de transparencia y acceso a la información, con la conclusión de que los partidos políticos son entidades privadas de interés público, pudiendo considerarse particulares.

Este penoso suceso en cuestión de la filtración de los datos personales de los ciudadanos mexicanos, también debería de ser un asunto del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), máximo órgano garante que debe responder de la transparencia, el acceso a la información y la protección de datos personales.

La problemática de la exposición de datos personales, en un país como el nuestro, con una reciente y todavía poco detonada cultura del derecho a la transparencia, la rendición de cuentas, el acceso a la información y la protección de datos personales, pudiera quedarse sin encontrar responsables, responsabilidades y autoridades competentes, pero nos dejará como lección que seguimos sin entender un derecho individual.

Ilógicas suenan las excusas de Movimiento Ciudadano, tratando de justificar el mal uso de nuestros datos personales, como lo es la presunción de que en México ejercemos estos derechos, solo porque tenemos leyes, reglamentos y organismos que tratan la materia, pero que en la práctica no ejercen la tutela de las normativas, que en algún momento político-social se anunciaron con singular alegría y beneplácito.

Con respecto a nuestra cultura político-partidista, no hay mucho qué decir, pues somos lo que seguimos fervientemente y lo que votamos, permitimos eludir responsabilidades en políticos, autoridades y gobiernos, por creer que la razón les asiste, con el falso argumento particular basado en la idea de que no los alcanza la ley y permitimos que hagan con nuestros derechos lo que les venga en gana, consintiendo el peor de nuestros cánceres como sociedad, la impunidad.

Habrá qué poner atención al desenlace de este suceso, que si bien es cierto y de comprobarse doloso en contra de la ciudadanía, tendremos qué evaluar en lo particular el porqué nosotros los ciudadanos seguimos permitiendo que la clase política goce de alta impunidad y nos respondan de la manera más tibia e impersonal «Nos hackearon, sus nombres, domicilios, firmas, entidades» que se resume en un «fue sin querer, queriendo».

 

monicaortizg@hotmail.com