Portal informativo de análisis político y social

Luchas Sociales: Espectáculo electoral y realidad social

Luchas Sociales: Espectáculo electoral y realidad social

Sep 9, 2017

Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Mónica Ortiz //

La política y la sociedad, son sin duda dos temas de gran responsabilidad, se encuentran situados uno frente al otro, no deberían requerir negociaciones para convencerse mutuamente, no son asuntos divisibles, ya que uno es el motivo del otro, son complementos exitosos del bienestar social, la administración pública, el ámbito legislativo y el desarrollo político-gubernamental del país.

Somos una sociedad que padece una crisis de identidad, se considera que la democracia es un término a discreción, cuyas condiciones generalmente son políticamente distorsionadas en función de la representación popular y la administración gubernamental, forjando cotos poder.

Son tiempos de transición política generacional, en los que se hace indispensable luchar por una conciencia social y el empoderamiento ciudadano, son épocas con actividad de desapego del ciudadano a la clase política, momentos de gran cantidad de información, en comparativa la democracia ya se puede contrastar y analizar, gracias a la tecnología, lo digital está convirtiendo al ciudadano en un ente autónomo, modificando significativamente el orden en las necesidades y exigencias del ciudadano al gobierno.

La sorpresa en materia política, recién surge a nivel nacional con el anuncio sobre un frente o alianza de partidos políticos para la contienda electoral del 2018, nos ofrecen la fusión incomprensible de visiones e ideologías, una mezcla extraña entre Acción Nacional (PAN), el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC) y es que resulta increíble que por historia de conservación el antecedente natural es unirse para vencer y ocupar territorio, es la repartición negociada de la adquisición de poder, situaciones que indiscutiblemente se refieren a una lucha de presencia y dominio, se preparan para la victoria o la derrota político electoral.

¿Cómo vencer a “la izquierda” de apellido Morena? ¿Cómo mantenerse en la jugada electoral, sin perder o disminuir la presencia nacional? ¿Cómo asegurar el posicionamiento político y la representación en el ámbito político? ¿Cómo salvar la política pragmática, de la democracia inquisidora? Tal vez son los cuestionamientos de los líderes de este nuevo frente amplio democrático. En este sentido el voto razonado, es deliberar mediante la responsabilidad individual, las consecuencias futuras e históricas de nuestra sociedad, sus decisiones y sus plazos, con argumentos sólidos originados de las cuestiones políticas, sociales y culturales, en el entendimiento de las democracias participativas y su relación con las posturas e ideas, con su complejo concepto sobre el ideal presuntuoso de lo que es el ejercicio político y público.

En este contexto, la alianza de este singular “Frente Amplio Democrático”, es el sarcasmo inteligente del propio nombre que se eligió, el juego de palabras que pueda en materia política llamar la atención del votante brindando seguridad y confianza, es solo anuncio de marca, sí Morena ganará las elecciones presidenciales, deberemos de manera estratégica visualizar el futuro inmediato en política, gobierno y sociedad, desde la doctrina política de izquierda, para un país que acaba de sufrir reformas estructurales y que tiene en puerta la reforma en justicia laboral en el 2018, un asunto delicado en materia legislativa y de consecuencias no compatibles con una izquierda en el poder.

Como ejemplo de la importancia de encontrarle la seriedad a este juego de reinos en materia política-electoral, podría pensarse seriamente en este próximo sistema de justicia laboral judicializado, en el cual la clase obrera pudiera perder su privilegio de clase trabajadora vulnerable y deberá defenderse como en cualquier juicio, buscando la verdad jurídica; una muestra de lo que una izquierda en México, pudiera encontrar en el camino cuya coexistencia no tendría lógica en una vida democrática participativa, con ropaje de izquierda y una oposición replegada, contracorriente en materia internacional y estructura gubernamental, será un verdadero espectáculo ¡primera llamada, primera llamada!


Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
468 ad