Portal informativo de análisis político y social

Luchas Sociales: Expectativa de gobierno polarizada

Luchas Sociales: Expectativa de gobierno polarizada

Nov 5, 2018

Compartir en redes sociales:
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

Por Mónica Ortiz //

El gobierno y las decisiones populares, implican la interacción de ambos como disposición de una positiva participación ciudadana, producto de la elección de nosotros los gobernados y aplicada en el ejercicio público del gobierno electo, como la manera de tomar decisiones y expresarnos como pueblo, está actividad también puede recaer en las herramientas de participación ciudadana, como la ruta más objetiva donde la vox populli subscribe la implementación de las acciones gubernamentales o políticas públicas.

Las consultas ciudadanas, los plebiscitos, el referéndum y la ratificación de mandato son algunas de las formas de participar activamente de la vida democrática de un país, permitiendo el sondeo del sentir ciudadano y generando la opinión de la sociedad.

Así hemos vivido la primera consulta ciudadana nacional no vinculante en el país, de la que se desprende el supuesto sentir de la sociedad, con respecto al destino del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) en dos proyectos: Texcoco y Santa Lucía. Sin embargo más allá de los resultados obtenidos o de la innegable opacidad y ausencia en la certidumbre de dicha actividad, el conteo de los resultados o la cantidad de votantes como mayoría o minoría, el análisis y lectura correcta de esta masiva consulta de participación ciudadana radica en la forma en la que se vende, usa y expone políticamente, por lo que resulta ser solo el fondo mediático, aplicado como bálsamo social, con un evidente exceso de provecho político a través del uso indebido de las herramientas de participación ciudadana, cuyo claro objetivo es auto generase resultados y marcar la sensibilidad social.

En este sentido, estas nuevas formas de concurrencia social encaminadas a guiar la representación gubernamental, sin ser vinculantes, legales o transparentes, provocan en la sociedad una especie de tranquilidad y confianza en el gobernante, por la simple percepción de ser escuchados y tomados en cuenta, el resultado lo observamos actualmente en la consulta sobre el destino del NAICM, las consecuencias sociales, económicas y políticas también pueden ser históricas e inimaginables, habrá que recordar que el próximo presidente gusta y disfruta del uso constante de las consultas ciudadanas, lo que quedó claro durante su gestión como jefe de gobierno del Distrito Federal tiempo en el que realizó diversas.

El presidente electo Andrés Manuel López Obrador, no en funciones pero por primera vez legítimo, invita a decidir con la promesa firme de acatar, pero existe una cuestión que podría poner en duda la efectividad y la certeza de este tipo de participación ciudadana a modo y persuasiva para el ejercicio gubernamental, pero positiva en la justificación de la representación, es la simulación de su razón y de su efectividad, al no contar con el respaldo de instituciones y organismos reconocidos en los ámbitos gubernamentales, público y social; el objetivo teórico de este tipo de participación es que los ciudadanos solventen las políticas públicas y acciones gubernamentales, sin embargo en la práctica política o en el ejercicio gubernamental solo se traduce en justificar con el aval del pueblo, teniendo como ejecutante al gobierno en franca responsabilidad compartida.

En esta primera y anticipada acción pre gubernamental de la consulta ciudadana a nivel nacional, la herramienta participativa obtuvo reacciones y consecuencias, varias de suma importancia, desde la molestia de algunos sectores empresariales y de los implicados en el proyecto ya en proceso, hasta la reacción de las calificadoras de riesgo financiero de visión internacional con la modificación de la categoría de nuestra estabilidad y la aclaración de Francia con respecto a el asunto de Santa Lucía, quienes terminaron desmintiendo a López Obrador, lo que no debe ser bien visto por esta sociedad que votó por hartazgo y en pro de cambios reales alejados de la simulación política.

Nos corresponde ser escrupulosos de lo que concebiremos y consentiremos de nuestro nuevo gobierno federal en el ámbito social, económico e internacional, es importante la estabilidad no la apariencia de su existencia, donde la cooperación y la percepción social sean una realidad de nuestros sistemas de gobierno, ya que las circunstancias y la expectativa social se mezclan peligrosamente en esta consulta ciudadana nacional, nuestro próximo presidente sigue siendo una expectativa de gobierno federal y la realidad es que peca en detalles opacos, inoperantes y vacilantes, ésta no debe ser la nueva concepción en la toma decisiones, ratificadas mediante herramientas de participación ciudadana simuladas e inciertas, invocando una transparencia irreal y una representación justamente democrática basada en minorías.


Compartir en redes sociales:
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share
468 ad

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *