Portal informativo de análisis político y social

Luchas Sociales: Guerras electorales y estrategias mediáticas

Luchas Sociales: Guerras electorales y estrategias mediáticas

Dic 2, 2017

Por Mónica Ortiz //

Los tiempos electorales, podríamos traducirlos en las evaluaciones como herramienta medición del sentir de esta sociedad al referirse a su clase política, gobierno y políticas públicas; si bien es cierto que en materia política y electoral, la ciudadanía desconoce de sus formas y fondos, así como de las estrategias y procederes que se tienen en el país para generar acuerdos, coaliciones y frentes, resulta terriblemente común que el lenguaje social, no sea el político y viceversa, quizás una de las razones por las que estamos observando actualmente comportamientos radicales e insólitos en materia política electoral, es la falta de afinidad entre ambas.

En este sentido, podríamos enumerar un sinfín de situaciones, donde las estrategias políticas de perfil y posicionamiento, nos sorprende y desconciertan; en realidad es la clase política la que está confusa de las vigentes preferencias de la sociedad mexicana.

A nivel nacional el destape del candidato del Partido Revolucionario Institucional PRI, Antonio José Antonio Meade Kuribreña, sorprendió por su clasificación de no ser el típico político priista de “hueso colorado”, sino un aparentemente servidor público de carrera, al parecer en esta medición de reflejo social, podemos observar, la simpatía social que está generando según encuestas, por lo que indica que salir de los rituales tradicionales, es una fórmula que se presenta contraria a la preestablecida en códigos internos y políticos, podría funcionar, el punto está en que debe ser posicionamiento ausente de egoísmos partidistas y viable, donde la prioridad ya no es el poder heredado en el liderazgo, sino la política social.

En Jalisco asombra, otro de los comportamientos políticos radicales de este proceso electoral, el Frente Ciudadano de partidos políticos PAN,PRD,MC, cuyas ideologías completamente distantes unas de otras, los aleja inevitablemente de sus militancias y marca la prescripción de las creencias e ideales clásicos para la formación de sus bases estructurales, las que dieron origen a sus colores estatutos y defensas; Si las organizaciones políticas están en franca extinción y notamos más la mezcla de estas, entonces la política está cambiando y el país está contrastando sus propias decisiones, las que hoy orillan a los partidos a buscar la forma, pero no el fondo para ganar la preferencia social.

En este contexto tenemos a Enrique Alfaro Ramírez, aspirante al gobierno del Estado, anunciando su posicionamiento sobre el Frente Ciudadano en Jalisco, en un argot diseñado para transmitir paz, confianza y seguridad, simulado de espontáneo, donde imperó el argumento de sus necesidades marcadas por el individualismo, con objetivos particulares fundados en conseguir lo que siempre se propone, mediante la justificación del merecimiento; nos deja claro no solo a la sociedad, sino al Frente Ciudadano Local que no existen los actos políticos libres de intención, ni encuestas ajenas al posicionamiento, menos los frentes partidistas libres de ambiciones políticas.

El Frente Ciudadano en Jalisco, tiene inestabilidad y lucha de poderes, aún sin empezar el tiempo oficial de campañas, los protagonismos en el Estado y los egoísmos de compartir e incluir proyectos políticos marcan ya un fracaso, entrampados en el músculo político y la fuerza proyectada para posicionarse ante el electorado, si en el fondo el frente ya genera una sensación de acto desesperado, agregarle las luchas por figurar, sólo nos trasmite el verdadero mensaje de estas nuevas figuras políticas, se traducen en la ausencia de interés público y social, así como en la falta de entendimiento del cambio social que estamos transitando en el país, cuyo origen es de diversas índoles globalizadoras.

Las estructuras sociales se mueven y “se están cayendo del librero, las figuras de porcelana de la abuela”, es la manera más sencilla de analizar que es un momento de cambio; la política y la sociedad, se encuentran en un instante turbulento, en el que se enfrentan hartazgo vs estrategia y contra el peligro que se cree y pudiera representar, cualquier izquierda simulada y radical, con candidatos populistas, como es el caso Andrés Manuel López Obrador, habrá que imaginarse porqué tantas situaciones increíbles en los comportamientos necesarios de estos tiempos electorales, el cuestionamiento es ¿hasta dónde peligra, realmente la democracia? Son evidentes las situaciones que rozan en la impotencia, por cautivar al elector y mantener el paternalismo partidista.