Portal informativo de análisis político y social

LUCHAS SOCIALES | Hasta la próxima

LUCHAS SOCIALES | Hasta la próxima

May 30, 2015

«No eres tú, soy yo»

 

Los ciudadanos observamos guerras y partidismo en esta recta final de las campañas que culminarán a media semana, para esperar tras un tiempo de reflexión el día de la verdad, el próximo 7 de junio.

Se trata de una elección que se visualiza tensa en Jalisco, porque los partidos y candidatos se dieron con todo lo que les pasó por enfrente. Pareciera que la contienda electoral se retiró visiblemente del objetivo de convencer estratégicamente con propuestas sobre gobernabilidad o, en el caso de las diputaciones, de bien legislar para el estado de Jalisco.

A estas alturas de cierres de campaña ya no hay nada productivo ni rescatable en lo que resta a este proceso.

Cambia ahora el mango de la sartén, viene el momento de los ciudadanos, quienes deberemos tomar muy en serio la parte de responsabilidad y obligación de acudir a las urnas que nos toca, así como el precio de haber evaluado la contienda electoral, atribución por la cual la mal llamada «guerra sucia» podría marcar la tendencia del voto, indicándonos que los que definen, los ciudadanos votantes, seguimos sin informarnos, sin darle la suprema importancia a elegir a nuestros gobernantes para después lamentarnos y quejarnos.

Sin embargo, queda claro, en este como en otros procesos electorales, que manejamos un círculo vicioso del sistema partidista en México, asumiéndolo como paternalismo, al que le sumamos el conformismo y la desinformación, por lo que tuvimos más de lo mismo: propuestas vacías, nada sorprendente, ataques, descalificación de partidos y candidatos, que nos hace sentir amplia apatía por la política y sus menesteres al final de cada elección.

El que gana en cuestión de procesos electorales debe ser el ciudadano, no un color o línea de poder, pero contrario a esta simple y sencilla premisa son los partidos los que conquistan el poder y territorio, pues no tenemos la conciencia del voto pleno, libre y responsable.

Por cultura no analizamos, por falta de interés y tiempo no discernimos en los tiempos electorales, con la correcta visión de los papeles y alcances que debe tener un gobernante o un legislador, pues carecemos, nosotros los ciudadanos, todos, de la capacidad de bien informarnos pensando en la correcta administración y la excelente gobernabilidad.

No debe otorgársele a quien pegó más y bien, y menos a quien se excusa en que son falsas confrontaciones en su contra para desvirtuar su campaña, pero caemos en los juegos sucios y maquiavélicos de la política y la creencia partidista, razón por la cual nunca, mientras no cambien los ciudadanos el método ingenuo de participar de la vida democrática del país y la entidad, podremos aspirar a buenos gobiernos y procesos electorales serios, llenos de iniciativa, proyectos viables y propuestas para bien vivir en sociedad.

Ni el abstencionismo, ni el voto nulo, menos aún el voto útil, serán trascendentes y contundentes según sus teóricos efectos electorales, porque el ciudadano no los diferencia, menos sabe de sus posibles alcances.

De la misma manera, ni el mejor partido o el candidato ideal llegará nunca a gobernarnos o a legislar, pues tampoco conocemos la importancia y la responsabilidad de elegir con información y responsabilidad, razón que le da origen a la guerra sucia, el abstencionismo, el voto útil y el nulo.

Somos nosotros, la sociedad, los que durante décadas de supuesta y mal alcanzada democracia, hemos abonado y participado de elecciones partidistas desproporcionadas de lo que realmente importa en materia de gobernabilidad y sobre todo carentes de sentido común, falsas expectativas con respecto a lo que se debe conseguir en un proceso electoral, democrático, de participación ciudadana efectiva, somos pues lo que merecemos y lo que toleramos.

 

monicaortizg@hotmail.com