Portal informativo de análisis político y social

LUCHAS SOCIALES: ¡Hasta que les interesó!

LUCHAS SOCIALES: ¡Hasta que les interesó!

Mar 14, 2017

Por Mónica Ortiz Gómez /

SON REDITUABLES LOS BONOS QUE DEJAN ASUNTOS COMO EL DE ALBERTO BARBA PARA LOS TIEMPOS PREELECTORALES, NADIE PODÍA EVITAR EL TEMA A TAN CORTO ESPACIO PARA LAS CAMPAÑAS, SERÍAN TACHADOS DE INSENSIBLES O ENCUBRIDORES DE LOS ACTOS QUE YA SE VENTILAN.

El Tribunal de lo Contencioso Administrativo y sus escándalos de la Sexta Sala que preside el famoso magistrado Alberto Barba Gómez, personaje del que todos sabemos, es señalado desde hace bastante tiempo como el presunto responsable de actos aparentemente legales y jurídicamente correctos, pero con consecuencias que podrían clasificarse de irregulares y opacas, mediante la recurrida figura jurídica de la Afirmativa Ficta, que al parecer ha dado grandes resultados a los particulares con los recursos del poder y mucho tema mediático a los partidos políticos y gobiernos.

Partiremos primero en definir de manera simple la Afirmativa Ficta y la Negativa Ficta, según una tesis jurisprudencial se puede entender bajo este concepto: Dentro del derecho administrativo, existen las figuras jurídicas que se conocen comúnmente como afirmativa o negativa ficta, es decir, que el silencio administrativo, la inactividad, inercia o pasividad de la administración frente a la solicitud de un particular, deba tenerse como resuelta en sentido positivo o negativo, según sea el caso.

En este contexto, tenemos en la cartelera del escenario político gubernamental toda la maquinaria lista para el proceso de juicio político y juicio de procedencia para Alberto Barba Gómez, pues desde hace años se denunciaba y señalaba su actuar, al parecer indebido, cuando de otorgar por medio de la afirmativa ficta, el favor a algún particular que desea y le conviene sea este el procedimiento administrativo, pues de otra forma no podría obtener permisos, licencias y otro gran número de actos administrativos regulados por la administración pública, en consecuencia podría ser este un caso absoluto de corrupción, manejado desde la óptica de la interpretación jurídica a modo, para generar los intereses de poderosos particulares y no del interés público.

Muy bien, ya tenemos aprobado por los diputados en unanimidad, pero con algunas ausencias que después dan a sospechar, el juicio político de Alberto Barba Gómez, la pregunta es muy simple ¿hasta ahora les interesó a los legisladores indignarse por el magistrado? Será que los tiempos electorales empiezan a percibirse, entonces todos los actores políticos desde sus partidos o en lo particular comienzan a intentar generar en el noble ciudadano la aprobación justiciera, acercándose más al 2018, por aquello de que somos de memoria corta, actualmente y de aquí a diciembre todos buscan el tema que los catapulte en las preferencias.

En este caso específico, habrá que hacer notar que todo servidor público en el nivel que se encuentre, no debe de caer solo cuando las constelaciones políticas electorales se acomoden por campañas en franca alineación, se les debe cortar la cabeza desde el inicio de la presunción que marque una probable conducta dolosa y las denuncias que lo señalen de posible abuso de poder y corrupción.

Sin embargo, eso no pasa porque a la clase política le importa «una pura y dos con sal» el magistrado Barba Gómez, pero les sirve enormemente posicionarse para la foto, la rueda de prensa, el enojo y el grito al micrófono. El punto es que lo que hacen ahora, lo tenían que haber hecho mínimo hace un par de años, pero indudablemente los vientos son propicios; independientemente de la culpabilidad o inocencia que se decida mediante los procedimientos legales que tendrá que afrontar Alberto Barba, es ridículamente político actuado, lo que observemos hoy con respecto al tema, todos están indignados como si apenas el fin de semana pasado se hubieran enterado de las fechorías de un magistrado con una charola de afirmativa ficta.

Son redituables los bonos que dejan asuntos como el de Alberto Barba para los tiempos preelectorales, nadie podía evitar el tema a tan corto espacio para las campañas, serían tachados de insensibles o encubridores de los actos que ya se ventilan, el funcionario debió ser llamado a juicio desde el primer cuestionamiento, pero como todo en política no dejaba ganancia electoral, todo es cuestión de enfoques y este es un asunto mediático, político y retrasado por interés.

E-mail: monicaortizg@hotmail.com