Portal informativo de análisis político y social

LUCHAS SOCIALES | La inseguridad impera en Jalisco

LUCHAS SOCIALES | La inseguridad impera en Jalisco

Oct 22, 2016

¡Vaya descaro! Durante estas últimas semanas, Jalisco en materia política y gubernamental ha tenido temas con importante contraste y de absoluta atención ciudadana, convirtiéndose predeciblemente en asuntos mediáticos.

Mientras los medios exponían y daban a conocer los conflictos ocasionados por la innecesaria presión que ejercieron los alcaldes de Movimiento Ciudadano al Gobierno del Estado de Jalisco para la creación de la policía metropolitana, en la calle se vivían los peores días de violencia e inseguridad, pero desde el mundo utópico de los políticos gobernantes en funciones, de todos los niveles, la lucha por ser mejor a nivel gubernamental para ganar el reflector o arrebatar la antorcha, es su objetivo general. La realidad de la calle y de nuestros municipios sean del color que gusten, es otra, una cruzada constante por no ser estadística de la inseguridad que impera en Jalisco.

En este tenor y en materia de seguridad pública en la zona metropolitana y sus municipios, las cosas evidentemente no van bien, recordaremos que no hace tanto un desequilibrado ingresó a la Fiscalía y abrió fuego contra su personal; en un asalto tipo conejero murió un escolta de un senador por Jalisco, a cinco personas le amputaron las manos como castigo dentro de una cédula delictiva, a un jovencito lo asesinaron por una camioneta y así podemos mencionar varios hechos que no pasan de más de tres meses y deben ser los motivos de exigencia ciudadana, porque nuestros gobiernos están atentos a las intenciones de voto anticipadas, buscando cómo favorecerse en la percepción del ciudadano.

Es preciso entender que la política y los políticos, con todo y sus poses, no tienen peso cuando la apreciación de la sociedad es que la inseguridad está superando por mucho, las políticas públicas y la calidad de servicios públicos que pueden otorgar los gobiernos. No obstante de no aterrizar las obligaciones gubernamentales le agregamos politiquería, ineficiencia, descrédito; casos como el del magistrado Vega Pámanes con sus defensas voluntarias telefónicas o el Comisario de Guadalajara Salvador Caro, donde no existe forma congruente de admitir que toda la defensa por su perfil inadecuado, no ha generado la diferencia en materia de seguridad pública en Guadalajara, así podemos encontrar un variado número de temas político-partidistas que nos y los desvían de momento a los que tienen obligaciones y a los que tenemos derechos.

El punto discutible es que para nuestra clase política, el show debe continuar sin importar las situaciones adversas del ambiente en el que el ciudadano enfrenta el día a día y evidentemente no logra sentirse seguro. El tema más importante y trascendente para la sociedad es y seguirá siendo la seguridad, aquella que debe otorgar el Estado y gobierno de cualquier nivel, ya sea de forma preventiva, en reacción inmediata o en la impartición de justicia de cara a la sociedad.

Jalisco está dando muestra innegable de que las expectativas de la clase política están entrando en el estrés preelectoral, contaminándose de las próximas elecciones y por consecuencia están descuidando el valor de sus respectivos papeles, en materia de seguridad pública.

Así las cosas, cuando los gobiernos pierden el interés por sus representados y comienzan a preocuparse por su imagen para la próxima elección, sin tantita pena dejan de ver como vital aquello para lo que realmente y de manera democrática la sociedad les permitió ocupar un puesto de elección popular y comienzan a entrenarse para dar batalla, tratando de generar buena percepción y confianza, habría que recordarles que la seguridad pública no tiene colores, pero cuesta mucho políticamente en las urnas.

Mientras tanto en las calles de los municipios todos, aun y con las promesas de ciudades dignas y esperanzas, no ha pasado nada y seguimos sin saber dónde dejar el carro, no podemos caminar por las calles sin el miedo a que te asalte, no confiamos en salir del banco después de retirar, no sentimos seguridad cuando transitamos por las mañanas a laborar ni a estudiar, tampoco tenemos la certeza de regresar íntegros; nuestras necesidades básicas nunca son sus prioridades para gobernar, como siempre solo somos su único medio de ascenso al poder político a través del poder público, lo peor es cuando se le empieza a notar.

monicaortizg@hotmail.com